Luego de conocerse el proyecto legislativo que propone la creación de la UNICABA, estudiantes terciarios y docentes vuelven a salir a la calle. El oficialismo anunció que cuenta con los votos necesarios para aprobar la reforma, lo cual intensificaría el conflicto con los profesorados.

La semana pasada se difundió el proyecto de ley de UNICABA, salido de la Legislatura y que busca reformar el sistema de formación de la Ciudad de Buenos Aires. La ley intenta unificar la formación docente de manera centralizada, desintegrando los 29 profesorados que actualmente funcionan en el distrito. “Es un gobierno que cree que sobran universidades y ahora viene a reemplazar 29 instituciones por una”, precisó Juan Deltín, secretario directivo del Normal 1, en diálogo con El Grito del Sur.

Luego de que el proyecto de UNICABA fuera modificado por pedido de la bancada de ECO, la fuerza política de Martín Lousteau -ahora integrada a Cambiemos-, el oficialismo adelantó que cuenta con la mayoría necesaria para aprobar la reforma. En respuesta a las exigencias de ese sector, el macrismo optó por una reforma que “sostendría los terciarios”, pero avanzaría de todas formas con el proyecto de UNICABA. Desde la oposición se reclama la falta de información sobre el proyecto en cuestión y la bancada de Unidad Ciudadana denunció que la ciudad “no va a estar preparada en términos edilicios, administrativos y de asignaciones de cargos docentes y materias para marzo”, plazo en el que se plantea que el nuevo formato entre en vigencia.

“Consideramos que el borrador presentado el día viernes en la legislatura es un cheque en blanco porque no asegura la permanencia de los 29 profesorados sino que plantea -sólo en algunos casos- la coexistencia, algo inviable en un contexto de ahogo presupuestario”, apuntó el consejero estudiantil del Normal 1. Por su parte, Mariano Romano, presidente del centro de estudiantes del Joaquín V González, celebró “que el proyecto presentado el 22 de noviembre pasado quede obsoleto y desprestigiado”, aunque advirtió que el nuevo documento presentado “maquilla lo que va a terminar siendo el cierre de los profesorados. Si bien ahora no plantea la transferencia ni la eliminación de los 29 terciarios, se apuesta hacia un camino que apunta directamente a la muerte lenta de las instituciones”.

El borrador presentado establece la continuidad de los profesorados, pero al mismo tiempo abre la posibilidad de un desfinanciamiento y una pérdida de autonomía, mientras que otorga mayor incidencia y capacidad de intervención al Ministerio de Educación en materia de formación docente. “Hoy en día tenemos una gran democratización puertas adentro en cuanto nuestra forma de organización y de cogobierno de las instituciones, ahora quieren que eso desaparezca para que haya un tutelaje del Gobierno de la Ciudad”, agregó Deltín. El proyecto establece en su artículo tercero que los profesorados “funcionan y continuarán funcionando garantizando la igualdad, la equidad, y respetando en un todo, los lineamientos que en materia de política educativa define el Ministerio de Educación”. Sin embargo, las representaciones estudiantiles y rectores de diferentes institutos denuncian que se orienta a un cierre a corto y mediano plazo de los profesorados a costa de la reducción presupuestaria. A su vez, el proyecto no brinda precisiones sobre el modo de financiamiento de la futura Universidad. “No se trata de mejorar la formación docente sino de duplicar el presupuesto para construir un edificio y ganar un sello. Se sigue sin explicitar siquiera qué carreras se van a dictar. El proyecto de coexistencia atenta contra la autonomía de las instituciones”, apuntó Romano.

El proyecto además introduce nuevas evaluaciones para quienes se forman dentro de los profesorados. Al igual que la evaluación Aprender y distintos métodos aplicados en otros niveles educativos, el gobierno busca evaluar a los futuros educadores. “Tenemos la experiencia de distintas evaluaciones educativas que poco tienen que ver con la formación docente o la calidad educativa de las instituciones”, alerta el representante del Joaquín V González.

En ese marco, los y las estudiantes terciarios volverán a salir hoy a la calle junto a sus docentes y autoridades en una movilización que partirá desde el Palacio Pizzurno y llegará hasta la Legislatura porteña, donde se reunirá la Comisión de Educación. Al finalizar instalarán una carpa educativa donde funcionarán distintas actividades y permanecerá frente al palacio legislativo hasta el día viernes. Referentes políticos y de los organismos de DDHH participarán d el año jornada en defensa de los  29 profesorados de la Ciudad.