Participaron Hugo Moyano, Jorge Taiana y Alcira Argumedo, entre otres

Cónclave peronista para celebrar los 70 años de la Constitución del 49

Dirigentes políticos, intelectuales y referentes sindicales conmemoraron en la sede del Partido Justicialista los 70 años de la Constitución de 1949, que plasmó un cúmulo de avances en materia de derechos y soberanía política durante el primer gobierno de Perón.

La sede porteña del Partido Justicialista (PJ) fue la anfitriona de un encuentro multisectorial ayer para conmemorar los 70 años de la Constitución de 1949, que significó la expresión política más avanzada del primer peronismo y que luego fue derogada en 1956 por el dictador Pedro Eugenio Aramburu. El acto fue también el pretexto para la reunión de dirigentes que hace mucho no compartían escenario. Participaron además intelectuales y referentes sindicales, sociales y políticos. Todos homenajearon a partir de una charla-debate al General Juan Domingo Perón, al Dr. Arturo Sampay y a los constitucionalistas que dieron forma y sancionaron un texto que incluyó derechos laborales, sociales y políticos, y además contempló la función social de la propiedad.

Recientemente el presidente Mauricio Macri sostuvo que “en 3 años no se puede salir de una fiesta de 70 años”. Si bien el mandatario no se refirió directamente a la Constitución del ´49, sus palabras apuntaron en forma clara contra la llegada de Juan Domingo Perón al poder. En marzo de 1949, Sampay aseguraba que “la necesidad de una renovación constitucional en sentido social es el reflejo de la angustiosa ansia contemporánea por una sociedad en la que la dignidad del hombre sea defendida en forma completa. La experiencia del siglo pasado y de las primeras décadas del presente demostró que la libertad civil, la igualdad jurídica y los derechos políticos no llenan su cometido si no son completados con reformas económicas y sociales que permitan al hombre aprovecharse de esas conquistas”.

Del panel formaron parte la ex diputada nacional Alcira Argumedo, el secretario general de Camioneros, Hugo Moyano, la rectora de la Universidad Nacional de Lanús, Ana Jaramillo, el secretario general del SMATA, Ricardo Pignanelli, el diputado del Parlasur Jorge Taiana, el dirigente de Descamisados Marcelo Koenig, el secretario general de Canillitas, Omar Plaini, Fabián Brown y Jorge Cholvis, presidente del Instituto Sampay. El presidente del PJ Nacional, José Luis Gioja, iba a hacerse presente en el encuentro, pero por compromisos políticos en la provincia de San Juan se limitó a enviar un escrito alusivo.

Compartimos algunos de los principales testimonios de los oradores referidos a la importancia de la Constitución de 1949 en su contexto histórico particular:

Hugo Moyano: “Plasmar los derechos del trabajador en una Constitución Nacional era algo que en aquel entonces era muy novedoso mundialmente. Lo que hizo Perón por el conjunto del pueblo argentino es impresionante”.

Jorge Taiana: “1949 es un año bisagra porque significó la consolidación del peronismo en un momento en que se buscaba una presencia regional más fuerte. Por eso la Reforma Constitucional. Perón hace eso persuadido de que el mundo está al borde de una Tercera Guerra Mundial. Allí ya estaba sembrado el conflicto de la Guerra Fría, donde Argentina tuvo un rol muy destacado en el Consejo de Seguridad en relación con los hechos de Berlín. También es un momento de conflicto interno dentro del peronismo, del cual va a ser víctima Sampay no mucho más tarde”.

Alcira Argumedo: “Esta Constitución se enmarca en lo que se llamó la Revolución del Tercer Mundo. Eso que va desde fin de la Segunda Guerra Mundial hasta comienzos de los años 70. Era la reivindicación a través de los procesos de liberación nacional y social, un proceso que comprometió al 80% de la población mundial en Asia, África y América Latina. 1947 es la independencia de la India con Gandhi, 1948 la independencia de Indochina y 1949 el triunfo de Mao Tse Tung”.

Marcelo Koenig: “Era una Constitución peligrosa porque no sólo plasmaba la unidad de todos los argentinos, sino que reconocía los derechos de los trabajadores, las familias, los ancianos y los niños. Además, tenía fundamentalmente principios de economía política que permitían hacer que esa Constitución sea una realidad efectiva. El artículo 40 establecía el principio de justicia social, que planteaba que el Estado debía tener un rol activo en la economía y no podía ser librada al criterio de beneficio del capital. Esa idea de función social de la propiedad es clave. Dice también que todos los recursos estratégicos deben estar en manos del Estado y que los servicios públicos no pueden ser concesionados. Hay una correlación entre el proyecto de país del peronismo y esa Constitución”.