Sorpresa: CFK vice, Alberto Fernández precandidato a presidente

Alberto al Gobierno, Cristina al poder

Bomba: Cristina será candidata, pero no a presidenta. Acompañará como vice a Alberto Fernández. "Estoy convencida que es la mejor fórmula, no sólo para ganar la elección, sino para gobernar", explicó CFK en un video de 12 minutos en el que anunció su decisión.

La política argentina despertó este sábado con una bomba atómica: Cristina Fernández de Kirchner, sorpresivamente, renunció a su hipotética candidatura a presidenta y le cedió la cabeza de la fórmula a su ex jefe de Gabinete hasta 2008, Alberto Fernández, a quien acompañará ella misma como vice. La fórmula, entonces, para la vuelta del kirchnerismo a la Rosada, será Fernández-Fernández, pero en el orden inverso al que todo el mundo imaginaba en la previa.

La noticia impactó en tanto aún faltan más de 30 días para el cierre definitivo de listas de cara a las primarias de agosto, y se especulaba con que CFK tomaría la decisión sobre su candidatura sobre el cierre del plazo establecido. La novedad fue comunicada mediante un video de 12 minutos, en la que se escucha el anuncio en boca de la propia Cristina.

“Estoy convencida que esta fórmula que proponemos es la que mejor expresa lo que la Argentina necesita en este momento para convocar a los más amplios sectores sociales y políticos y económicos también. No sólo para ganar la elección, sino para gobernar”, dice en el pasaje en el que explica la decisión.

Alberto Fernández ya había sido elogiado por la ex presidenta durante la presentación de su libro, “Sinceramente”, en la Feria del Libro hace 10 días, lo que lo reconfirmaba como uno de los dirigentes de su círculo íntimo. Pero nadie imaginaba que Fernández, otrora distanciado de su ex jefa política tras el conflicto con las patronales agrarias y la confrontación abierta con Clarín, sería elegido como el delfín para competir contra Cambiemos en la elección de este año.

“Primero la patria, después el movimiento, por último una mujer”, parafraseó CFK, la máxima del peronismo para justificar que “la coalición que gobierne deberá ser mucho más amplia que aquella que gane las elecciones”, aludiendo a los desafíos que tendrá por delante un hipotético gobierno de signo nacional y popular.

La pelota, ahora, está en el campo del peronismo disidente, muchos de cuyos dirigentes se mostraban reacios a encolumnarse detrás de la ex mandataria, pero tienen un vínculo aceitado con Fernández. “Tengo respeto por Alberto Fernández. La etapa que viene necesitará mucho diálogo”, escribió, por su parte, Sergio Massa. Resta definir, entonces, en qué términos, plazos y mecanismos se dará la unidad del peronismo tan buscada por CFK.