Contraofensiva machista en San Lorenzo

De pañuelos y camisetas

Ante los comentarios violentos, las hinchas organizadas de San Lorenzo debieron suspender el pañuelazo planeado para el día de mañana. La idea era manifestarse en contra de los ataques policiales hacia quienes intentaban entrar a la cancha con el pañuelo verde.

Mientras la profesionalización y organización de mujeres y disidencias en el fútbol avanza, la contraofensiva machista se recrudece, reinventando sus formas de escarmiento. Como informamos en este medio, la venganza machista tiene múltiples vertientes, ya sea de manera global, con movimientos tales como “con mis hijos no te metas”, o judicial adaptando la interpretación de la ley a su favor. En este caso, frente a las mujeres y disidencias que se reúnen y se identifican feministas, el backlash es querer ocultar la potencia de la oleada.

Esto fue lo que sucedió en San Lorenzo de Almagro, un club que lideró la lucha de las mujeres y disidencias por hacerse lugar -cueste lo que cueste- en la cancha. En la entrada al estadio, los efectivos de seguridad comenzaron a exigir a algunas hinchas que llevaban el pañuelo verde (verde vida, verde hoja, verde aborto) que se lo quiten para entrar. No había una explicación concreta y la elección de las personas era al azar; sin embargo, muchas de las agrupaciones de hinchas tuvieron problemas. Cuando las afectadas pedían razones algunos policías se referían a una norma del Ministerio de Seguridad, otros a que no se podía llevar símbolos que aludan a lo político, otros incluso en tono paternalista decían estar cuidándolas.

“Empezamos a hablar con chicas de otros clubes y les estaba pasando lo mismo. Hicimos una nota a la dirigencia para pedirles explicaciones y saber si era una disposición de ellos o del operativo de seguridad. Nos respondieron asegurando que del club no era, era de la policía”, explicó a El Grito del Sur Carolina, de San Lorenzo Feminista.

“La prohibición del pañuelo verde no está clara en ningún protocolo. Hubo varias situaciones violentas entre la policía y varias compañeras durante todo el año y eso nos llevó a armar el pañuelazo en reclamo de que los operativos de seguridad dejen de reprimirnos y nos dejen entrar con el pañuelo verde como hacemos en las escuelas, los colectivos y otros deportes”, agregó Nuria de La Soriano.

Como respuesta, las mujeres y disidencias del club, organizadas en las agrupaciones La Soriano, San Lorenzo Feminista, San Lorenzo Antifascista, la Subcomisión de Derechos Humanos de la Comisión del Hincha y el área de género de Peñas del club, habían organizado un pañuelazo a realizarse mañana a las 14.30 hs. Sin embargo, éste debió ser suspendido luego de las amenazas y comentarios violentos que recibieron a través de redes sociales y el miedo de las hinchas por su seguridad y la de quienes se acercaran a apoyarlas.

“Hay gente que pensó que era una manifestación en favor del aborto y en verdad era una forma de visibilizar que la policía nos está privando de nuestro derecho. Nosotras lo que queríamos decir es que esto también es política y que también nos están persiguiendo por ese costado”, aseguró Carolina. Además, las hinchas denuncian que en el partido contra Boca Juniors -el último de local- los efectivos de seguridad les impidieron llevar carteles y remeras apoyando la Ley de Rezonificación.

A razón de los mensajes cargados de violencia, tanto las hinchas como el club temieron no poder hacerse cargo de la seguridad del pañuelazo y decidieron suspenderlo.

“Las vamos a sacar a las piñas, están avisadas, San Lorenzo es un club no una agrupación política” 

“Vayanse a lavar el orto pelotudas, no se quiere esto en el club. Vayan a cortar la 9 de Julio con sus pañuelitos” 

“Hagan política en otro club. Hay balas para todos”

“A la cancha vas a ver a San Lorenzo o a pelotudear?”

Algunos de los mensajes que recibieron a través de sus plataformas las organizaciones.

Estos fueron solo algunos de los mensajes que recibieron las organizaciones a través de sus plataformas de redes sociales.

“Hubo mucha gente que se molestó con esta situación y se sintió agredida, cuando en verdad nosotras nunca generamos violencia y solamente queríamos visibilizar un reclamo. Obviamente que haciendo el pañuelazo reforzamos nuestra lucha por el aborto legal, seguro y gratuito, pero nuestra idea era hablar de cómo nos coartan la libertad de expresión ante la negativa de llevar un pañuelo que nos identifica. Queríamos expresar que nuestros pañuelos son un símbolo de lucha como nuestras camisetas, como muchas otras causas que tiene el club -por ejemplo la rezonificación- que también es política”, continuó Nuria.

“Sabemos que es un ambiente muy machista, pero la cancha es un espacio nuestro y queremos tener la misma libertad que tenemos afuera”, sostuvo finalmente Carolina, quien entiende esto como parte de la respuesta conservadora por la importancia que tuvo el club en la profesionalización del fútbol femenino y aseguró que las hinchas organizadas seguirán yendo a alentar al equipo de las pibas.