Leonardo Surraco, secretario gremial de junta interna de ATE por la secretaria de DDHH

«Volvimos al Estado pre peronista, manejado por la oligarquía»

Fotos: Camilo Rumberger

Miles de trabajadores estatales marcharon desde el Ministerio de Agroindustria hasta el de Modernización en repudio a la reestructuración del Gabinete y al cierre de ministerios. Leonardo Surraco es delegado de la junta interna de ATE por la secretaria de Derechos Mumanos y habló con El Grito del Sur sobre las consecuencias de estos cambios.

Luego de una serie de reuniones en la quinta presidencial, Mauricio Macri anunció ayer la reestructuración de su gabinete. El “equipo más compacto” -en palabras propias del primer mandatario- no sólo supone reemplazos, sino recortes en el armado estatal. Los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Energía, Turismo, Trabajo, Agroindustria, Salud, Cultura y Ciencia y Tecnología pasaron a tener rango de secretarias. Con estas modificaciones el gabinete quedará conformado por 11 ministros, entre los cuales sólo dos son mujeres. Ante la amenaza de nuevos despidos, ATE Capital movilizó ayer a miles de estatales desde el Ministerio de Agroindustria -donde recientemente hubo 650 despidos- hasta el (ex) Ministerio de Modernización. Leonardo Surraco, secretario gremial de la junta interna de ATE dentro de la secretaría de Derechos Humanos, que depende del Ministerio de Justicia, habló con El Grito del Sur.

En concreto, ¿que pérdidas conlleva el paso de ministerios a secretarias, especialmente en áreas como el Ministerio de Trabajo?

Que el Ministerio de Trabajo pase a ser una secretaria deja en claro la importancia que el gabinete nacional le da al trabajo. El cambio de figura no solo significa una pérdida de importancia a nivel político y una reducción de puestos de trabajo, sino que significa que los respectivos ministros ya no estarán presentes en las reuniones de gabinete. Por lo tanto, no va a haber un ministro de Trabajo, de Salud o de Ciencias para representar estas necesidades de los argentinos. El plan de reducción empezó en diciembre del 2015, lo que pasa es que hoy se incrementa la gradiente. Históricamente lo conceptualizamos como una vuelta al pre peronismo, antes del 45, cuando el Estado era controlado por la oligarquía. Se está volviendo al modelo del Estado como expresión mínima, que era la postura de los grupos oligárquicos de 1930.

¿Cuál es la situación específica del Ministerio de Derechos Humanos?

Hace rato el Ministerio de Hacienda tiene el ojo puesto sobre los entes recaudadores, o sea el sistema de recaudación de los entes registrales del Ministerio de Justicia. Lo que pasa es que en el Ministerio de Justicia el 80% de los trabajadores son contratados por estos entes recaudadores. Por lo tanto, allí hay un grupo de 8 mil trabajadores que cobran, más los 2000 del Sinep (Sistema Nacional de Empleo Público) que cobran por estos entes. Estuvo circulando un DNU que plantea el traspaso de los entes de Justicia a la órbita de Hacienda y los trabajadores pasarían a ser parte del Sinep. En ese caso entran en riesgo las contrataciones, ya sea porque en el traspaso se recorten los salarios, antigüedades e incentivos o porque en el proceso se haga un «filtro» y muchos trabajadores y trabajadoras queden despedidos.

La reducción de trabajadores estatales parece ser una constante de este gobierno y lejos está de llegar a su fin. Según los informes de “dotación óptima” que realizó Modernización, la cantidad de trabajadores necesarios para realizar las tareas de la secretaría de Derechos Humanos serían 920, aunque actualmente el número de empleados sean 1014.

El plazo establecido por Modernización para resolver el «exceso de trabajadores» es el 30 de octubre, por lo que se prevén casi 100 despidos que se sumarían al recorte de personal que ya realizó el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

Cuando asume la gestión del macrismo, la secretaría de Derechos Humanos tenía alrededor de 1500 trabajadores y hoy quedamos 1014. Estamos hablando de que un tercio de los trabajadores ya no están más. Porque los despidieron, porque los forzaron a despedir, porque les dieron retiros voluntarios o les ofrecieron jubilaciones anticipadas. En promedio, hay 100 trabajadores menos por año desde que asumieron y aun así dicen que sobran 94. Nosotros nos juntamos Claudio Avruj, y le expresamos nuestro rechazo al sistema de “dotación óptima” que poco tiene que ver con el trabajo cotidiano, sino más bien con una planilla de Excel”.

¿Cual es la postura de la ATE frente a estas medidas?

Desde que empezó el macrismo nosotros venimos luchando. El eje principal es no dejar las calles y apostar a la unidad de la clase trabajadora. Después de lo que pasó la semana pasada y este fin de semana tenemos que precipitar los tiempos políticos;en ese sentido, un paro para el 25 de septiembre queda extemporáneo y hay que expresar medidas lo más pronto posible. En esta marcha convocó ATE pero se encontraron diferentes espacios sindicales como la CTA Autónoma, la CTA de los Trabajadores, la Corriente Federal y otros gremios que venimos planteando una postura crítica respecto a la conducción de la CGT y queremos armar un nuevo arco de organización.