Agenda Argentina presentó su primer libro

Ideas para un país mejor

El espacio conformado por intelectuales y activistas políticos cercanos a Alberto Fernández se reunió ayer en un bar porteño para lanzar el libro "Hablemos de ideas", que aborda los problemas que atravesarán las discusiones sobre políticas públicas en los próximos años.

Ganar una elección, ocupar espacios de poder en el nuevo Ejecutivo y, por si hacía falta, publicar un libro. Agenda Argentina, espacio conformado por colectivos de pensamiento crítico en los ámbitos académico, profesional, político y cultural, lanzó ayer por la tarde «Hablemos de ideas», publicación que refleja la experiencia colectiva de este grupo de intelectuales, activistas, investigadores y periodistas en los últimos años y proyecta la nueva etapa política en nuestro país. El evento, realizado en un bar porteño con vasta presencia juvenil, reunió a las y los principales referentes de este espacio heterogéneo y plural de pensamiento.

La presentación estuvo coordinada por el sociólogo Nahuel Sosa, uno de los compiladores del libro junto a Cecilia Gómez Mirada y el flamante jefe de Gabinete Santiago Cafiero. De acuerdo con sus autores, «Hablemos de ideas» tiene una originalidad doble: «por un lado, reúne a autoras y autores jóvenes, con una marca generacional nítida; por la otra, si bien retoma los grandes nudos del debate político y las ciencias sociales (élites, modelos de desarrollo, campo versus industria, políticas públicas), suma a la agenda cuestiones novedosas e incluso desconcertantes (la irrupción de los feminismos, la economía de plataformas y el nuevo mapa hiperconcentrado de medios, los cambios en el mundo fragmentado y precarizado del trabajo, el sentido que tiene para los jóvenes acceder al consumo)».

Los colectivos que integran Agenda Argentina estuvieron presentes ayer en la actividad: Grupo Callao, Espacio Atahualpa, Grupo Fragata, Centro de Formación y Pensamiento Génera, Usina del Pensamiento Nacional y Popular, Comunes, Centro de Estudios Scalabrini Ortiz, El Sur No Espera, Centro de Estudios Atenea, Proyecto Hábitat, Instituto de Energía Scalabrini Ortiz, Usina de Estudios Políticos Laborales y Sociales, y Grupo San Juan.

Además de presentar el libro como la posibilidad de «encender el debate y la participación ciudadana para hacer de Argentina un lugar donde los proyectos realmente valgan la pena», les protagonistas hicieron referencia a la coyuntura política que atraviesa el gobierno de Alberto Fernández en estas primeras semanas.

«Las urnas hablaron el 27 de octubre y la sociedad decidió un camino opuesto al transitado en los últimos cuatro años. El presidente de la Nación, todas sus ministras y ministros ya emprendieron ese camino. Efectivamente hay sectores que no están pasando hambre, que no están hundidos en la pobreza y estamos haciendo un llamado a todas las argentinas y todos los argentinos a un gesto de solidaridad: necesitamos poner esto en un primer lugar, lo cual implica que pueda haber sectores que hagan sacrificios en esta etapa. Tenemos que entender que el proyecto de desarrollo con justicia social no es un proyecto que pide sacrificios a sectores, sino que es un proyecto que va a beneficiar a todos. Sin embargo, en esta etapa hay que asumir una realidad: si hay diputados, dirigentes sociales o intelectuales que creen que Argentina no está en emergencia o que no hay hambre, que lo digan. Ser republicano es aceptar la realidad y no negarla», sostuvo el antropólogo Alejandro Grimson.

Hace exactamente un año se conformó Agenda Argentina para construir una alternativa política al macrismo. Ahora varios de sus integrantes se encuentran con responsabilidades de gestión, siendo los más renombrados Santiago Cafiero y la ministra de Seguridad Sabina Frederic. «Vamos a seguir haciendo un esfuerzo desde nuestras pertenencias intelectuales y campos académicos para plasmar cada una de las ideas en nuevas políticas públicas, por eso el título del libro. El desafío es salir del neoliberalismo», concluyeron los organizadores y las organizadoras.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Una Agenda Argentina plagada de desafíos