Contrapuntos por la represión en la marcha de Maldonado y la gestión del PAMI

Amigos son los amigos: la paz entre Alberto y Larreta se dobla, pero no se rompe

"Al parecer no era tan difícil marcar diferencias", ironizaron cerca de un dirigente de peso nacional sobre el contrapunto a raíz de la represión de la Policía de la Ciudad en la marcha que recordaba a Santiago Maldonado, cuyas imágenes fueron difundidas por Wado de Pedro, Cristina y Santiago Cafiero. En Parque Patricios prefieren no levantar el tono y que la paz la rompan otros.

Los 120 días de paz pactada entre Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta en tiempos de cuarentena aplanaron la curva de la confrontación política porteña a niveles tediosos. Sobre todo para los y las dirigentes sociales y políticos opositores al Pro, que vieron con frustración cómo sus denuncias e iniciativas se chocaban muchas veces contra un cerco, no sólo mediático. La semana pasada, un tweet del Ministro de Interior rompió los esquemas. Wado De Pedro condenó la cacería que desató la Policía de la Ciudad sobre manifestantes que recordaban a Santiago Maldonado, y señaló que fueron tratados con mucha menos paciencia que los “anticuarentena” que violentaron un móvil de C5N en el Obelisco. Fue el primer reproche pronunciado en voz alta, compartido enseguida por Cristina Kirchner y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Unos días más tarde, Alberto Fernández manifestó más diferencias, relacionadas con la cobertura del PAMI en la Ciudad. Demasiada acción repentina para un ring que venía tan desolado.

Muchos quisieron ver la mano macabra de Cristina detrás de los cruces. Pero la explicación oficial, al menos en el caso de la condena a la represión, fue que se dio de manera espontánea, y que se quiso marcar la cancha en un caso puntual. La doble vara de la Policía de la Ciudad respecto de quién puede protestar y quién no, dicen, quedó muy expuesta y ameritaba un reproche, sobre todo porque todavía persiste la espina por la inacción de Rodríguez Larreta a la hora de ponerle un límite a las marchas anticuarentena fagocitadas por el núcleo duro opositor. El retweet de Cafiero deja en claro, aportan, que es una posición compartida por el Gobierno.

Pero a nadie se le escapó que fue la primera diferencia política expresada en meses entre los dos bandos que seguramente irán a las elecciones por venir como principales adversarios, a los que el votante hoy ve muy cercanos. Y para colmo, según las encuestas y los análisis de consultores, valora esa cercanía. Alberto hace pie en las encuestas cuando diferencia una oposición con la que puede dialogar, y otra con la que no, la que “odia”. Y cuando congela los debates para más adelante. “Voy a debatir con Horacio cuando lleguen las acciones, hasta tanto no vengamos con debates políticos”, llegó a decir.

Ese equilibrio que se mantiene en Olivos funciona como manto de los desmanejos y errores que ha cometido Larreta en la gestión de la pandemia. Muchos dirigentes del Frente de Todos porteño se lamentan del escaso costo político que pagó el Jefe de Gobierno por la muerte de referentes sociales en los barrios populares, por ejemplo, o por el ajuste silencioso en materia social que realizó con la excusa de la baja en la recaudación. El tweet del Ministro del Interior abrió una nueva etapa en ese sentido. Hay quien dice que “al final no costaba nada marcar lo que hay que marcar”.

Del otro lado, en el entorno de Rodríguez Larreta, primó la cautela. El Jefe de Gobierno evitó los micrófonos y contestaron por él su vicejefe Diego Santilli y el secretario de Seguridad, Marcelo D´Alessandro, quienes intentaron bajarle el tono al conflicto por la represión. A su turno, el ministro de Salud, Fernán Quirós, hizo lo mismo en relación al PAMI. Los tres eludieron confrontar con el Presidente y se dedicaron a responder sobre los hechos concretos: en Seguridad seguían sosteniendo que no hubo nada que revisar en la detención de los 13 manifestantes que recordaron a Santiago Maldonado y Fernán Quirós le devolvió la pelota al PAMI, sin nombrar a Fernández. La pregunta de a qué bando le conviene la paz tiene una respuesta segura en Parque Patricios.