Campaña del miedo y reclamos de mano dura, en las vísperas de la elección

🧐 El asesinato de un kiosquero en La Matanza mereció una cobertura casi a tiempo completo en los medios opositores. Brenda Focás, autora del libro "El delito y sus públicos. Inseguridad, medios y polarización", analiza esta problemática y la construcción de discursos mediáticos sobre los hechos delictivos.

El 27 de julio de 2020, Marcelino Luque abrió su kiosco en el frente de su casa en José León Suárez y un hombre lo mató de tres disparos. El 28 de febrero de este año, el comerciante Juan Manuel García fue asesinado de un balazo por un ladrón que entró a robar un kiosco ubicado en la localidad de Villa Rosa, partido de Pilar. Poco se dio a conocer sobre sus casos, a pesar de que despertaron la indignación de vecinos y vecinas. Pero este domingo 7 de noviembre, Roberto Sabo fue asesinado por una pareja de ladrones armados que intentó robarle en su comercio de la localidad bonaerense de Ramos Mejía (La Matanza). Este acontecimiento, en cambio, sí mereció una cobertura casi a tiempo completo en los principales medios de comunicación, con candidatos a legisladores y referentes de la oposición pidiendo políticas punitivistas a solo días de la elecciones legislativas. 

Aunque es un reclamo de larga data, el problema de la inseguridad es una de las principales debilidades del gobierno de Alberto Fernández. A finales del año pasado, la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires publicó un relevamiento según el cual casi nueve de cada diez argentines creen que podrían ser víctima de un delito en un futuro cercano.

Sin embargo, lo llamativo -o no tanto- es que los medios masivos de comunicación aprovecharon este fenómeno siempre preocupante en los barrios para atacar a los gobiernos nacional y provincial precisamente en la semana previa a la elección y en el territorio caliente del conurbano bonaerense, donde el Frente de Todos apuesta a mejorar su performance respecto a las PASO.

¿Qué rol asumen los grandes medios en la construcción de discursos sobre la inseguridad? «En los últimos 20 o 25 años hubo una transición de lo que se puede llamar una noticia policial a una noticia de inseguridad. Esta última está signada por algunas características relacionadas con esa construcción mediática: el foco en las víctimas -no hay noticia de inseguridad si no está la víctima hablando- y el reverso en el victimario, en este caso totalmente descontextualizado y del cual poco sabemos, que en general se corresponde con el varón joven y pobre del conurbano bonaerense. También aparecen otras características vinculadas con las modas delictivas a partir de la construcción episódica del relato, la cual convive con elementos del policial clásico», analizó en diálogo con El Grito del Sur Brenda Focás, investigadora del CONICET y autora del libro El delito y sus públicos. Inseguridad, medios y polarización (UNSAM EDITA).

 El domingo 7 de noviembre, Roberto Sabo fue asesinado de un disparo cuando una pareja de delincuentes armados intentó robarle en su comercio de la localidad bonaerense de Ramos Mejía.

Frente al crimen del kiosquero en La Matanza, la reacción del gobernador Axel Kicillof apuntó a plantear este tema como una cuestión estructural. «La situación de inseguridad es crítica en la Provincia hace muchísimos años», dijo. En relación al impacto político que podría tener el tratamiento mediático de este hecho en las vísperas de la elección legislativa, Focás señaló: «La inseguridad es un problema público que aparece como el más importante en todas las encuestas de los últimos años, dependiendo también de la cuestión económica y la coyuntura. Si bien en los últimos años no fue un tema de agenda fija en los medios -durante el macrismo se priorizaron otros como la corrupción y el narcotráfico, incluso también los femicidios-, ahora resurge en el contexto de que el Gobierno no ha terminado de definir una política pública estable». Y agregó: «También hay que mirar esto del lado de las audiencias: hay coyunturas en las cuales los temas impregnan más o menos. Este aspecto es medido por todos los medios de comunicación y provoca que se le brinde mayor o menor relevancia».

En el contexto del abordaje delictivo en los medios, afloran nuevamente discursos punitivistas en los que se exige «mano dura» como solución a problemáticas sociales. «Berni me dijo que no zafa de la perpetua. Espero que pase eso porque muchas veces se dice y no se hace, pero yo pediría pena de muerte. ¿Por qué el Estado no puede aplicársela a esta gente si esta gente no sirve para otra cosa?», planteó Pedro Sabo, el padre del kiosquero asesinado. Este discurso fue replicado por el candidato a diputado nacional por Avanza Libertad, José Luis Espert.

«Son discursos que están latentes en la sociedad argentina. Los medios ponen en agenda temas que ya se han discutido y que se ha mostrado que no sirven, como la baja de edad de imputabilidad. Tiene que haber cierta responsabilidad de los medios en no dar lugar a este tipo de discursos punitivistas, porque lo que hacen justamente es crear un clima social vinculado con las derechas y la polarización extrema», concluyó la investigadora.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.