«Los mercados no están contentos con Batakis y lo expresan de esta manera»

💰 La ex ministra de Economía de Néstor Kirchner celebró la llegada de Silvina Batakis y habló de las expectativas del mercado y los desafíos en materia económica. "La gestión de Guzmán fue pésima en casi todos sus aspectos", disparó.

La intempestiva renuncia de Martín Guzmán como ministro de Economía, mientras la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner hablaba en Ensenada, trajo otro fin de semana agitado en la interna oficialista y culminó este domingo por la noche con la designación de Silvina Batakis, ex ministra de Economía en Provincia de Buenos Aires durante la segunda gobernación de Daniel Scioli (2011-2015) y segunda ministra mujer de la historia dentro de esta área. Sin embargo, los mercados reaccionaron esta mañana con virulencia y está en curso otra corrida cambiaria que vuelve a empujar la inflación al alza, en medio de vaticinios de «Rodrigazo» por parte de la oposición.

El Grito del Sur dialogó con Felisa Miceli, ministra de Economía entre los años 2005 y 2007, sobre la gestión de Martín Guzmán, el problema de la restricción externa en nuestro país, la llegada de Silvina Batakis y los principales desafíos en materia económica de cara a esta nueva etapa.

¿Cuál es tu balance de la gestión Martín Guzmán al frente del Ministerio y de las medidas económicas adoptadas en el último tiempo?

Yo siempre he sido muy crítica de la gestión de Martín Guzmán, lo señalé allá por el año 2020. No pudo resolver ninguno de los problemas que presentaba la economía argentina desde que asumió el presidente Alberto Fernández. Hizo una desacertada gestión de la deuda, donde después de una refinanciación no logró que se baje el Riesgo País sino que, al contrario, está más alto que nunca. Hizo un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que tardó muchísimo y, además, cuando finalizó cambiaron las condiciones internacionales con la guerra. Ya era insustentable en ese momento, así que ahora es todavía más imperiosa una renegociación y que se revisen las metas del acuerdo. No pudo parar ni un poquito la inflación, sino que día a día ésta se sigue espiralizando. No acumuló reservas en el Banco Central, que era una política anti-inflacionaria de primer nivel. Cuando el Banco Central no tiene dólares, los operadores del mercado realizan corridas cambiarias. Frente a estas presiones devaluatorias, todo el mundo remarca precios. La gestión de Guzmán fue pésima en casi todos sus aspectos. Una de sus metas era el ordenamiento fiscal a través del ajuste, que él lo negaba pero impidió que se pague el cuarto IFE. Por último, presentó su renuncia el mismo sábado mientras hablaba Cristina. Su intención fue hacer daño porque él sabía que el kirchnerismo no lo quería. Las malas decisiones de Guzmán van a impactar en los próximos meses.

Después del período de endeudamiento y fuga de capitales que caracterizó al macrismo, el gobierno de Alberto Fernández contó con altos precios internacionales de las commodities, lo cual se traduce en un mayor ingreso de divisas al país. ¿Por qué la Argentina no puede salir del círculo vicioso de la restricción externa en este contexto?

No se sale únicamente con buenas condiciones internacionales, se sale con decisión de política económica. Cuando Néstor Kirchner asumió, tampoco había reservas en el Banco Central pero se fueron acumulando con el primer objetivo de pagar la deuda al Fondo Monetario Internacional. Para ello se usaron la tercera parte de las reservas. El fortalecimiento de las reservas del Banco Central sirve para suturar muchas de las enfermedades de la economía: además del efecto anti-inflacionario, es redistributiva porque al acumular reservas el ajuste fiscal es más corto. Guzmán ni siquiera tocó la emisión monetaria que va para pagarle los intereses de las Leliq a los bancos. En 2020 y 2021, la Argentina tuvo un período extraordinario en relación a la generación de divisas. No hubo una administración eficiente a partir de los altos precios de las materias primas y hoy estamos padeciendo esas consecuencias.

¿Qué lectura hacés del problema de la economía bimonetaria y la solución que planteó la vicepresidenta respecto a «un instrumento que vuelva a colocar una unidad de cuenta, una moneda de reserva y una moneda de transacción en la República Argentina»?

El reconocimiento del problema por parte de la vicepresidenta ya me parece un paso adelante. La mayoría de los líderes políticos deberían ir tomando nota de esta situación, después se verá la solución: una opción sería volver a un mercado único de cambios -sin devaluación- pero pasando las transacciones financieras que hoy se realizan por el mercado oficial al del dólar con liquidación o dólar MEP. Hay que recuperar la posibilidad de ir combatiendo la inflación. Hoy la oposición pregona la dolarización, pero se trata de una pésima solución. Es un tema muy acuciante y me parece bueno que se debata.

Primer día de Silvina Batakis como ministra de Economía y primera corrida bancaria. ¿Qué significados tiene este nuevo mensaje del mercado en medio de un panorama tan agitado?

Espero que, con fuerza e inteligencia, Silvina pueda manejar todas las variables e instrumentos económicos para frenar esta corrida en dos o tres días. El mercado esperaba una solución más ortodoxa a la crisis, una decisión que nos trajera como Ministro de Economía a un exponente liberal como Martín Redrado, Emmanuel Álvarez Agis o Marco Lavagna. Estas soluciones no ocurrieron, entonces los mercados no están contentos con Batakis y lo expresan de esta manera. Eso no me preocupa, a veces cuando los mercados no están contentos es porque el Ministro de Economía toma decisiones más favorables a las grandes mayorías.

Felisa Miceli con Néstor Kirchner y Alberto Fernández

¿Qué debe hacer el Gobierno para evitar una nueva sangría de reservas y que ello no se traduzca en más devaluación e inflación?

El Gobierno debe tomar una coordinación efectiva y usar todas las posibilidades que tiene para contrarrestar esta situación. Usar las reservas que tiene, limitar todavía más el uso de divisas a los sectores financieros -nada de restricciones a los sectores productivos-. Hay que parar la emisión que va a las Leliq en los bancos. Tiene instrumentos para mover, no son fáciles pero hay que hacerlo en forma coordinada. Se puede restablecer un movimiento más tranquilo de las variables económicas.

¿Cuáles son los principales desafíos de la flamante ministra en materia económica?

Son muchísimos desafíos. Está todo el tema de las tarifas y la reducción de subsidios que se pautó con el Fondo Monetario Internacional, eso es todo un capítulo porque estuvo mal hecho. También hay que fijar objetivos claros en materia de energía para no tener sobresaltos como los que estamos viviendo, teniendo en cuenta que la guerra en Ucrania está durando un montón. El aumento del precio de los combustibles puede perpetuarse por más tiempo. Va a tener que rediscutir con el FMI las pautas del acuerdo que firmó Martín Guzmán porque se firmó antes de que comience la guerra y eso desbarató el escenario previsto. Va a tener que ver cómo se manejan esa gran cantidad de bonos emitidos en pesos con ajuste, que también dejó Guzmán. Es una tarea titánica y va a necesitar equipos muy avezados que resuelvan las cuestiones rápidamente. Es imprescindible bajar la inflación y mejorar la distribución.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Estudié en la UBA, pero el adn de periodista lo construí pateando la calle. Sigo la agenda popular y analizo la política todos los días para aportar al quehacer colectivo. Recorrí una partecita de Latinoamérica y en Madrid toqué el cielo con las manos.