San Lorenzo irá a elecciones en un clima de división, recambio y crisis

🔴🔵 El próximo 17 de diciembre se elegirán nuevas autoridades en San Lorenzo, luego de la renuncia de Tinelli y el adelantamiento de los comicios. El oficialismo se rearma con un funcionario larretista a la cabeza, mientras que la oposición irá dividida en cuatro listas.

En junio pasado, Marcelo Tinelli oficializó su renuncia como presidente de San Lorenzo y marcó el final de una etapa política que duró diez años, la cual tuvo también como protagonista a Matías Lammens. Si bien esta gestión logró grandes éxitos deportivos -el más resonante fue la obtención de la Copa Libertadores 2014-, terminó sumida en una grave crisis institucional. Es por ello que se tomó la decisión de realizar elecciones anticipadas para descomprimir un clima caliente marcado por los insultos y el descontento de la hinchada.

Los comicios tendrán lugar el sábado 17 de diciembre y la semana pasada se confirmaron cinco listas que buscan desembarcar en el club de Boedo. Cuatro responden a la oferta opositora, mientras que la restante forma parte del esquema oficialista. La principal novedad es que la lista vinculada a la actual conducción -que en un primer momento se especuló con que podría abstenerse de participar- estará encabezada por Sergio «Chiche» Costantino, secretario de Inclusión Social y Atención Inmediata del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño. Costantino es un funcionario larretista hoy ligado a la ministra María Migliore que se desempeña actualmente como secretario de San Lorenzo y que a lo largo de los últimos años ocupó distintos escalafones en el club.

De esta forma, Matías Lammens -quien continúa como vocal Nº 1 y jamás dejó de seguir lo que pasa en San Lorenzo- se vio obligado a ceder parte del protagonismo para conservar algunas chances de mantener a su propia tropa dentro de las filas gubernamentales cuervas. Sectores del oficialismo esperaban que el candidato a presidente fuera Miguel Mastrosimone (hoy vicepresidente 1ro y hombre de confianza de Lammens), pero finalmente tras las correcciones realizadas por la junta electoral Costantino quedó a la cabeza. Dentro del frente oficialista, Mastrosimone irá como candidato a vice primero y el ex arquero Sebastián Torrico será vocal para -en caso de ganar- convertirse en vice segundo.

En la oposición, quienes pisan más fuerte son Marcelo Moretti y César Francis. El primero cuenta con el apoyo de Tinelli y hasta hace un año atrás fue parte de la conducción del club. Entre sus respaldos también aparece Fernando Miele, el polémico ex presidente al que la Asamblea le quitó su condición de socio por supuestas irregularidades durante su gestión entre los años 1986 y 2001. El segundo es el único vocal por la minoría -cabe destacar que Tinelli había arrasado tres años atrás con más del 80 por ciento de los votos y allí Francis fue el opositor con mejor desempeño- y luego de sumar a Cristian Mera como candidato a vicepresidente sus posibilidades de disputar crecieron sustancialmente.

Sergio «Chiche» Costantino

Más atrás quedan el empresario arrocero Cipriano Pommies, quien estará acompañado por Ricardo Saponare, y el empresario de turismo Enrique Ronzoni, señalado como uno de los responsables de la quiebra de las compañías de turismo Río Estudiantil, Lapa Estudiantil, Travel Rock y Baxter.

«Va a ser una elección muy dividida, ninguno es un candidato muy fuerte pero todos tienen algo de peso», señalaron a este medio cerca del oficialismo. Sin embargo, la presencia de Torrico podría resultar favorable para que la actual gestión sume adhesiones y tenga chances de continuar al frente del club. Si Costantino es el nuevo presidente de San Lorenzo, el PRO se anotaría otro poroto en los clubes -al igual que hace poco en Independiente- aunque por la composición de la lista (dentro de la cual hay sectores progresistas) no hay dudas que contará con una férrea oposición en caso de querer avanzar con la privatización de cualquier área de la entidad cuerva.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Estudié en la UBA, pero el adn de periodista lo construí pateando la calle. Sigo la agenda popular y analizo la política todos los días para aportar al quehacer colectivo. Recorrí una partecita de Latinoamérica y en Madrid toqué el cielo con las manos.