¿Es cierto que las iglesias evangélicas llamaron a votar por Javier Milei?

⛪️ ¿Los evangélicos votaron a Milei? ¿La identidad religiosa tracciona votos? ¿Se puede pensar en un acercamiento entre los gobiernos populares y las iglesias pentecostales? En un país con 15% de personas que profesan este culto, es necesario conocer mejor la identidades religiosas antes de hacer aproximaciones lejanas, estigmatizantes y peligrosas.

¿Es cierto que las iglesias evangélicas llamaron a votar por Javier Milei? O mejor dicho y bajado a tierra: en nuestro país, ¿la identidad religiosa tracciona votos?

En Argentina, por mandato constitucional, el Gobierno sostiene el culto católico apostólico romano. Sin embargo, las iglesias evangélicas crecen cada a diario y se habla de más de un 15% de la población que practica alguno de los cultos pentecostales y neopentecostales.

De algo no hay duda: al calor del crecimiento poblacional, el voto evangélico tiene nuevas figuras propias con peso en las estructuras partidarias tradicionales. Cynthia Hotton es una clara exponente, pero la participación política de religiosos no es exclusividad de los evangélicos: en las recientes PASO, Guillermo Moreno llevó en su lista como primer candidato a legislador al Padre Graham, un sacerdote católico de San Telmo y licenciado en Teología.

Pero a diferencia del Vaticano, las iglesias evangélicas no tienen una institucionalidad orgánica única: la libre interpretación de la Biblia permite que cada pastor tenga su estructura financiera y no haya una centralidad en el nombramiento de representantes.

Esa herencia de la reforma tiene su correlato en una corriente que ha abrazado la idea de «la teología de la prosperidad»: «ganarás el cielo con el sudor de tu frente” y la fe en Dios tiene sus beneficios terrenales. Ya lo decía el sociólogo alemán Max Weber en su Ética protestante y el espíritu del capitalismo: la Reforma introdujo consigo cierta ética de la disciplina, el esfuerzo, el trabajo, el productivismo y la ganancia económica que, dentro de la amplísima heterogeneidad de los pentecostales, algunos reivindican más que otros. Cualquier similitud con la meritocracia es pura coincidencia.

Andrea Almirón, de la iglesia evangélica «Hay vida en Jesús», fue candidata de Milei a gobernadora de Tierra del Fuego. Salió tercera con 7% de los votos, por debajo del voto en blanco. Sigue el guion clásico del evangelismo político más conservador: se opone al aborto, a la paridad de género y al cupo laboral travesti-trans.

Andrea Almirón, candidata a gobernadora de Tierra del Fuego por el espacio de Milei.

Por su parte, Lourdes Arrieta es una comunicadora social de 30 años, oriunda de Las Heras (Mendoza). Es evangélica, antiaborto y muy probablemente ingrese como diputada en octubre por La Libertad Avanza. Dato no menor, se garantizó laburo: mantiene al mismo tiempo una candidatura paralela para el Concejo Deliberante en la boleta que encabeza Omar De Marchi.

Pese a ello, el más “evangélico” de los candidatos fue Horacio Rodríguez Larreta: se llevó a Cynthia Hotton como candidata a senadora en PBA y detrás de ella incluyó al pastor evangélico Eduardo Dadario en Chivilcoy, a Patricia Werenicz como candidata en Lanús y el carismático pastor rosarino Walter Ghione apoyó a Maximiliano Pullaro. Además, desde hace algunos años tiene al pastor pentecostal Gabriel Mraida como viceministro del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat en CABA.

Larreta y Cynthia Hotton

Si bien hay sectores evangélicos que juegan en política, ninguno lo hace institucionalmente. “Ningún partido político puede representar evangélicos más allá de que los evangélicos lo integren”, explican pastores populares organizados en la UTEP y consultados por El Grito del Sur.

«La tendencia general de los evangélicos ha sido votar como lo hace su grupo o nivel económico o sociocultural: votan al peronismo donde se vota al peronismo y a los radicales donde hay más radicales», plantea el investigador Pablo Semán en diálogo con este medio. «Yo creo que en esta elección, como todos los argentinos, en un 30% habrán votado a Milei», añade.

«Probablemente esta tendencia haya sido mayor por dos factores: muchos evangélicos votaron al peronismo por intereses económicos, a pesar de que promovía la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Algunos de ellos pueden haberse desplazado a Milei porque no recibieron ningún beneficio económico y encima promovieron leyes en las que estaban en desacuerdo y además empiezan a votar contra partidos progresistas porque estos partidos aman odiar a los evangélicos y parte de eso está graficado en la obsesión por encontrar una mayoría de evangélicos votando a Milei», sentencia.

¿Se puede pensar en un acercamiento entre los gobiernos populares y las iglesias pentecostales? Si les interesa el tema, recomendamos “Venga a nosotros su reino: Iglesias evangélicas y Gobiernos populares en Latinoamérica”, un artículo en CELAG que realizamos junto a Sebastián Furlong y que visibiliza los vínculos entre Evo Morales, Hugo Chávez, Néstor y Cristina Kirchner o el propio gobierno de Cuba y las iglesias evangélicas.

Compartí

Comentarios

Yair Cybel

Una vez abrazó al Diego y le dijo que lo quería mucho. Fútbol, asado, cumbia y punk rock. Periodista e investigador. Trabajó en C5N. AM530, TeleSUR, HispanTV y TVP. Desde hace 12 años le pone cabeza y corazón a El Grito del Sur. Actualmente aporta en campañas electorales en Latinoamérica.