La casta contra Boca, Boca contra la casta

馃數馃煛 Macri juega con las armas que tiene. Poder, medios de comunicaci贸n y justicia para enfrentarse a un Riquelme que s贸lo se apoya en la pasi贸n popular por Boca. Batalla cultural que marcar谩 muchas de las luchas democr谩ticas que vendr谩n.

En Boca se est谩 jugando un partido que trasciende mucho m谩s all谩 de la pasi贸n Xeneize. Mauricio Macri est谩 exponiendo de forma mucho m谩s expl铆cita y desvergonzada el manejo oscuro del poder que ya se le vio cuando fue absuelto por contrabando por la Corte menemista, cuando espi贸 ilegalmente a su propia familia siendo Jefe de Gobierno o a sus compa帽eros de Cambiemos siendo presidente de la Naci贸n, cuando borr贸 las causas en su contra apenas asumido en 2015 y freez贸 otras ya derrotado en 2019. Enfrente est谩 Juan Rom谩n Riquelme como un estandarte de todo Boca, la identidad, la historia, la m铆stica.聽

Totalmente desatado en su modo jefe y due帽o del pa铆s, Macri est谩 mostrando con toda claridad el verdadero funcionamiento de la casta que maneja y representa: la Justicia y los medios de comunicaci贸n. La 煤nica resistencia es el esp铆ritu y el sentimiento bostero, que Macri pisotea cada vez m谩s a medida que avanza en su plan de intervenir un club que, lo sabe muy bien, en las urnas y en los corazones pierde por goleada.

鈥淏oca contra todos, todos contra Boca鈥. El trapo cruz贸 a lo largo la Bombonera justo debajo de la platea preferencial por primera vez en julio del 2021, luego de que la Liga no postergara dos partidos que Boca tuvo que jugar con juveniles por tener al plantel profesional en cuarentena. Una hist贸rica fibra bostera se hizo bandera y acompa帽贸 la gesti贸n de Riquelme, permanentemente atacada desde el periodismo deportivo y, en el 煤ltimo a帽o, tambi茅n por la Justicia. La recuperaci贸n identitaria xeneize que Riquelme comand贸 se plant贸 desde ese lema como una resistencia orgullosa.聽

Con su comportamiento de casta de las 煤ltimas semanas, Macri refuerza ese ADN azul y oro, el de bancar y resistir para ser los m谩s grandes, y alimenta la idolatr铆a para con un Riquelme que ya no s贸lo es candidato a presidente, sino que es defensor del sentimiento por Boca. La casta ya no arremete contra Riquelme sino contra Boca, y Riquelme ya no es s贸lo el m谩ximo 铆dolo sino que es todo Boca.聽

Fotos: Nicol谩s Cardello

LAS MANIOBRAS DE LA CASTA, LOS ARGUMENTOS DE BOCA

El objetivo de Macri es uno solo: que no se vote, que el proceso se judicialice pasando al a帽o que viene, para as铆 poder pedir una intervenci贸n del club a trav茅s de la Inspecci贸n General de Justicia del nuevo gobierno. Riquelme y Boca buscan lo contrario: la elecci贸n m谩s grande en la historia de un club de f煤tbol, superando al Barcelona, que supo congregar m谩s de 50.000 socios en unos comicios. Hace cuatro a帽os, los 20.071 socios de Boca que votaron a Ameal, Pergolini y Riquelme superaron el total de la mayor elecci贸n en la historia de River (18.857 socios en 2017), y el total de 38.363 votantes convirti贸 a esos comicios en los m谩s masivos de la historia de los clubes del pa铆s.

Riquelme va por m谩s. Quiere superar al Barcelona y para eso visti贸 de fiesta el c茅sped de la mism铆sima Bombonera. El 铆dolo (y a esta altura ya todo el pa铆s) sabe que el socio y el hincha lo acompa帽an masivamente. Macri, por su parte, sabe que su 煤nica posibilidad es evitar que se vote y dar un golpe de Estado a la presidencia del club. O, en su defecto, achicar todo lo posible la elecci贸n para ganar con el aparato que pueda comprar.

A pesar de negarlo en un comunicado, Ibarra y Macri pidieron suspender las elecciones si no se daban de baja 12.900 socios que objetan su legitimidad. As铆 lo expuso el abogado del club, Walter Krieger, a trav茅s de una conferencia (https://www.youtube.com/watch?v=5j0ca2HkaWQ) en la que mostr贸 el pedido de intervenci贸n de la Justicia firmado por la lista opositora. Los representantes del club fueron claros al explicar que los procedimientos que la oposici贸n exige para que se vote requieren tiempos que vuelven imposible la elecci贸n este a帽o.聽

El objetivo es dilatar, cercenando el derecho de los socios, para que la nueva IGJ deje al club ac茅falo cuando venza la actual gesti贸n y proceda a intervenirlo. As铆 lo dej贸 entrever el propio Ibarra en una entrevista en ESPN este viernes, cuando dijo: 鈥渓a Justicia va a definir, hay temas delicados, si empiezan a comprar cualquier cosa, endeudan al club, es parte de lo que la Justicia definir谩鈥. La declaraci贸n fue la respuesta a una pregunta sobre c贸mo se nombrar铆a el pr贸ximo DT si no se hacen las elecciones. No hay lugar a dobles interpretaciones: Macri no dejar谩 que Boca siga adelante hasta una nueva fecha electoral si es que el caso se judicializa.

A esta situaci贸n se lleg贸 con un hostigamiento judicial que arranc贸 en febrero con la suspensi贸n de la tercer bandeja sur a horas de un partido de local, e incluy贸 otras suspensiones y clausuras del estadio no fundamentadas; el cierre de las calles aleda帽as a la Bombonera en los d铆as de partido para evitar las previas; allanamientos en el club en agosto y noviembre; el secuestro cuasi ilegal del tel茅fono al hermano de Riquelme en la v铆a p煤blica; el aplazo de un d铆a de las elecciones por una denuncia por discriminaci贸n de cinco miembros de la comunidad jud铆a, de los cuales tres afirmaron no haber firmado el documento; y la reciente cautelar firmada a la 1:40 de la ma帽ana por la jueza Alejandra Abrevaya, hermana de Sergio, presidente del partido GEN e integrante junto a Macri de Juntos por el Cambio. Al funcionamiento full casta hay que agregar un dato de color: la jueza tuvo que borrar su cuenta de Twitter luego del fallo, porque se destap贸 la olla de que estaba plagado de posteos pol铆ticos en contra del gobierno del FdT.

La cautelar dictada por Abrevaya est谩 plagada de irregularidades. Juzg贸 sospechoso el pasaje de socios adherentes a activos argumentando que muchas de las fechas de esas gestiones eran s谩bados, pero cometi贸 el error de mirar el calendario 2023 cuando hablaba del 2021: todos los d铆as mencionados fueron en realidad jueves. Adem谩s, Boca objeta que la denuncia a la que hace lugar la jueza se basa en testimonios que no fueron puestos en conocimiento del club. Es decir, s贸lo la jueza sabe lo que dijeron los testigos y nunca entreg贸 al club una copia de las declaraciones. Por otro lado, dos de esos testigos se presentaron voluntariamente al juzgado, sin audiencia previa, y se les tom贸 testimonios en los que se fund贸 la cautelar pero que Boca no puede siquiera revisar.

El club tambi茅n argumenta que en realidad s贸lo 3786 socios se incorporaron desde 2020 a 2021 con el procedimiento que cuestiona la oposici贸n. De los 13.000 que buscan impugnar Macri e Ibarra, 4180 fueron pasados a activos por la dirigencia anterior de Angelici, muchos de ellos en el mismo d铆a en que se anotaron como adherentes. Otro porcentaje son socios menores que no votan y fallecidos. 

Independientemente de la cantidad, la dirigencia de Boca quiere que todos los socios voten, y propusieron una urna separada para todo el padr贸n que objeta la oposici贸n, que rechaz贸 la propuesta. Los argumentos del club tienen que ver con el estatuto. Por un lado, el art铆culo quinto del Reglamento para la Inscripci贸n de Socios, votado por la Comisi贸n Directiva del 12 de junio del 2019, gesti贸n Angelici, faculta a la CD para 鈥渋ncorporar socios en sus distintas categor铆as en forma directa, sobre la base de amplias consultas a los distintos sectores del quehacer del club鈥. 

Es decir, Boca no viol贸 su estatuto en la designaci贸n de nuevos socios activos, ya que no existe un reglamento m谩s preciso en el que se detalle c贸mo se pasan los adherentes a activos. Y no s贸lo eso. Durante los dos mandatos de Angelici se hicieron 51.473 nuevos socios activos con los mismos procedimientos que ahora se pretenden impugnar.

Por otro lado, un socio de Boca o de cualquier otro club tiene derechos como tal, que no pueden ser desconocidos. Por estatuto, luego de un a帽o de transcurrida su alta y si no recibi贸 objeciones en la misma, un socio activo de Boca ya adquiere plenos derechos. Para votar, debe tener dos a帽os o m谩s de antig眉edad. En ese sentido, el plazo para objetar a los socios hechos en 2021 ya venci贸, e impedirles votar va en contra del estatuto del club, adem谩s de ser una imposici贸n absolutamente antidemocr谩tica. 

La actual dirigencia del club objet贸 la composici贸n de los padrones de 2015 y 2019 bajo la gesti贸n macrista de Angelici, aunque sin el 茅xito que hoy obtiene el ex presidente. Los planteos fueron ante la IGJ, que determin贸 que no pod铆a cercenar el derecho a voto a los socios. La denuncia de Macri e Ibarra fue directamente ante un tribunal, porque su objetivo real era distinto: evitar que se vote.

Fotos: Nicol谩s Cardello

EL AMOR POPULAR NO SE COMPRA NI SE INTERVIENE

Macri juega con las armas que tiene para compensar las que no tiene. El manejo de la Justicia y los medios de comunicaci贸n son sus especialidades para enfrentarse a l铆deres e 铆dolos populares que se apoyan en el amor de su pueblo. Riquelme lo entiende a la perfecci贸n, y se respalda en el pueblo xeneize que ya dio sobradas muestras de estar dispuesto a bancarlo en la cruzada. Mientras Macri se pasea por sus canales lacayos, Riquelme se mezcla entre la multitud en la Bombonera o se queda hasta la madrugada en un stream, tomando mate y hablando en un lenguaje popular que el ex presidente no podr铆a ni imitar.聽

Riquelme conf铆a en el pueblo que Macri desprecia. En 2019, las elecciones se demoraron casi dos horas en iniciar y resultaron un caos por la p茅sima disposici贸n de las instalaciones. El objetivo de Angelici era que votaran pocos socios y ganar con su aparato. Riquelme invirti贸 360 mil d贸lares en preparar la Bombonera para que miles de socios la pisen por primera y quiz谩s 煤nica vez, volviendo una fiesta el ejercicio del derecho b谩sico en toda organizaci贸n social democr谩tica. Las diferencias entre un modelo y el otro son abismales y est谩n cada vez m谩s a la vista. La pregunta es si la legitimidad popular y democr谩tica ser谩 suficiente para ponerle un freno a la ambici贸n descontrolada de la casta.

El estado de situaci贸n actual es que Boca apel贸 la decisi贸n de la jueza Abrevaya. Si la C谩mara revoca la decisi贸n de Abrevaya antes del viernes 15, podr铆a haber elecciones el domingo 17. Pero los tiempos dan muy justos y ello requerir铆a una premura por parte de los actores judiciales, que claramente se muestran alineados a la estrategia dilatoria de Macri.聽

El 17 es el 煤ltimo d铆a del a帽o en que se podr铆a votar. Si no sucede, comenzar谩 la estrategia del pedido de intervenci贸n por parte de Macri e Ibarra, que cuestionar谩n cada decisi贸n de la dirigencia del club y meter谩n todas las trabas judiciales posibles. La definici贸n de Macri est谩 a la vista y a todas luces: tomar el club por asalto, llev谩ndose puesto a Riquelme y a todo Boca.

El domingo, socios e hinchas realizaron un masivo banderazo para reclamar por su derecho a votar y en defensa del club. Sin medios de comunicaci贸n afines, sin el poder econ贸mico detr谩s, sin una justicia adicta y a medida, sin todas las palancas del poder tradicional, el 铆dolo m谩ximo camin贸 las calles de La Boca con su pueblo peregrinando junto 茅l, en un acto de amor popular que s贸lo la pasi贸n del f煤tbol puede conseguir. Ese amor que hoy corre el riesgo de caer en manos de quienes no lo entienden y lo desprecian, pero quieren gobernarlo por ambici贸n de negocios y poder.

La casta contra Boca, Boca contra la casta. Una batalla cultural de todos los tiempos. El resultado del partido marcar谩, para bien o para mal, el futuro de muchas de las luchas por la defensa de derechos y la democracia que sobrevendr谩n en los pr贸ximos a帽os.

Compart铆

Comentarios