EE.UU.: el revival Biden-Trump y la posibilidad de que el vencedor sea un antiguo vencido

馃嚭馃嚫 El martes 5 de noviembre, como cada 4 a帽os, se llevar谩n a cabo las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Una elecci贸n que despierta grandes incertidumbres en la regi贸n, en el mundo y en la propia contienda electoral.

En primer lugar, refresquemos una suerte de ayuda memoria electoral, para luego meternos de lleno en las implicancias de la misma. Hemos llegado hasta aqu铆 con un grado de incertidumbre muy alto, ya que nos encontramos frente a un escenario muy polarizado y poco convencional en que dos candidatos – como Biden y Trump – ya se han medido electoralmente en el a帽o 2020 configurando aquella como la primera vez en mucho tiempo en que un presidente (George Bush, 1992) perdi贸 su reelecci贸n. Ese momento hist贸rico nos da el pie para pensar hoy en d铆a en preguntas como: 驴Qu茅 suceder铆a si Biden no puede reelegir?驴Y si el vencedor es un antiguo vencido?

Es claro y visible que el mecanismo electoral contribuye por s铆 mismo a este clima de incertidumbre, dado que el colegio electoral permite que un candidato con menor cantidad de votos en las elecci贸n general se consagre en la contienda (Caso Trump, 2016) As铆 tambi茅n la no obligatoriedad del voto, es decir el grueso de la elecci贸n se define seg煤n la capacidad de ambos candidatos en movilizar o no al electorado.

Ahora bien, la nueva pregunta que nos hacemos es: 驴Cu谩l va ser el gran eje de discusi贸n que movilice a los electores el pr贸ximo 5 de noviembre? Durante el 2016, el foco se centr贸 en las fuertes corrientes migratorias latinoamericanas que ingresaron al pa铆s, mientras que en el 2020 se cuestion贸 el manejo de la pandemia y la guerra comercial con China. Hoy en d铆a, si bien a煤n hay que esperar hasta tanto sea el momento para que se desarrollen los comicios, podemos vaticinar que el foco va estar centrado principalmente en el complejo militar, la inversi贸n que se lleva a cabo en la misiones de la OTAN y las posiciones que se tomen frente a estos conflictos. 

Vale la pena recordar que hay una numerosa cantidad de estudios que demuestran que el electorado estadounidense es proclive a movilizarse y mantenerse a煤n m谩s informado en tiempos de guerra. Es as铆 que los conflictos de escala militar en la regi贸n de Donbass (Ucrania) y de Medio Oriente con la Franja de Gaza parecen ser la piedra angular de esta elecci贸n y a priori parece no ser una noci贸n que favorezca al Partido Dem贸crata ya que el primer mandatario recibe todo tipo de cr铆ticas tanto por izquierda como por derecha. De este modo, los m谩s progresistas de su partido como de la sociedad en general le recriminan la apertura de dos conflictos que se llevan a diario miles de vidas mientras que los estadounidenses m谩s conservadores -en una suerte de revival de 鈥淎m茅rica para los americanos鈥- est谩n en desacuerdo con la gran carga impositiva que reviste la fuerte inversi贸n en el complejo militar.

Es tal la complejidad geopol铆tica y su gran implicaci贸n interna en los resultados electorales que los Estados Unidos se vieron forzados a abstenerse en la votaci贸n por la petici贸n del 鈥渃ese de fuego inmediato en Gaza鈥 en el consejo multilateral de seguridad en la ONU, luego de la decidida intervenci贸n del ej茅rcito israeli en el territorio, logrando as铆 un hecho hist贸rico. Por lo que no podr铆amos decir a ciencia cierta que la gesti贸n de Biden precisamente se preocupe por los derechos humanos vulnerados en Medio Oriente, pero s铆 que su posicionamiento ser谩 relevante de cara a las pr贸ximas elecciones y que todo el electorado estadounidense estar谩 pendiente de cada uno de sus movimientos.

Por otro lado Trump o el Partido Republicano no se perciben ni son percibidos como pacifistas desde la primera hora ni mucho menos, pero s铆 corre una suerte de reconocimiento del periodo 2016-2020 como un periodo sin nuevos conflictos b茅licos y con el recuerdo de la orden de retirada de tropas militares en Afganist谩n, lo que que coloca al candidato al menos como una figura contraria a los intereses del complejo militar estadounidense. 

驴Qu茅 nos queda a lxs Latinxs?

Por lo mencionado anteriormente, queda claro que Latinoam茅rica no resulta un foco de atenci贸n para la regi贸n, aunque s铆 reconocemos dos mandatarios que apoyan en toda oportunidad la candidatura de Trump. Estos son el caso de nuestro presidente Javier Milei y Nayib Bukele, presidente del Salvador. Ambos participaron como oradores en la CPAC (Conferencia de Acci贸n Pol铆tica Conservadora). A su vez, el nuevo mandatario ser谩 testigo desde la c煤spide del poder de la renovaci贸n del Secretario General de las Naciones Unidas. El mismo abre la salida de Luis Almagro, recordado por las llamativas ausencias en las masivas protestas del 2019 en Chile, del 2021 en Colombia y del 2022 en Ecuador, sumado a un ins贸lito aval del Golpe de Estado en Bolivia durante el 2019. Veremos cu谩l ser谩 entonces el rol que ocupar谩 la oficina oval en la nueva designaci贸n de ese cargo.

Compart铆

Comentarios