El d铆a que Gilead se hizo realidad

馃が La Corte Suprema de Estados Unidos anul贸 Roe v. Wade, el hist贸rico fallo que desde 1973 permiti贸 los abortos en el pa铆s. M谩s de 20 estados restringir谩n la pr谩ctica.

A pesar de tener un gobierno dem贸crata, los derechos de las mujeres y personas gestantes sufrieron un enorme retroceso en Estados Unidos: la Corte Suprema de Justicia, con mayor铆a conservadora gracias a los nombramientos hechos por el expresidente Donald Trump, revirtieron por 6 votos contra 3 el fallo Roe v. Wade que desde 1973 permiti贸 la pr谩ctica de abortos legales en el pa铆s. Tres de los jueces que votaron para revocar el fallo fueron nombrados por el exmandatario republicano. A partir de esta decisi贸n, en m谩s de 20 estados entraron en vigencia leyes que criminalizan y/o proh铆ben el aborto.

鈥淪e puede entender este fallo como parte de una serie de ataques contra el derecho al aborto, la salud reproductiva y la salud de las mujeres. Es parte de un ataque de la extrema derecha鈥, dijo a El Grito del Sur Zoe Alexandra, periodista de Peoples Dispatch que vive en Nueva York.

A principios de mayo se hab铆a filtrado el borrador de un fallo de la Corte Suprema que advert铆a de la revocaci贸n de Roe v. Wade y que fue publicado por el medio Pol铆tico. A partir de ese momento, miles de personas en todos los estados comenzaron a tomar las calles -pa帽uelo verde incluido- para proteger los derechos de los que gozaron en los 煤ltimos 50 a帽os.

El fallo que provoc贸 este retroceso es Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization, una causa del estado de Misisipi que se present贸 debido a una ley que prohib铆a el aborto despu茅s de las 15 semanas de gestaci贸n. Los jueces que votaron a favor de este fallo fueron Amy Coney Barrett; Brett Kavanaugh; Neil M. Gorsuch (todos nombrados durante la gesti贸n Trump); Samuel Alito, Jr. y Clarence Thomas, quien en los considerandos fue mucho m谩s all谩 y sugiri贸 revisar otros casos de la Corte que permitieron el matrimonio entre personas del mismo sexo y el uso de anticonceptivos.

Estos jueces determinaron que la Constituci贸n de los Estados Unidos no otorga el derecho al aborto, anulando Roe v Wade, as铆 como la sentencia que lo reconfirm贸 en 1992, and Planned Parenthood v. Casey.

El presidente del m谩ximo tribunal, John Roberts, Jr., vot贸 a favor de la ley de Misisipi, pero en contra de revocar Roe v. Wade. A favor de proteger el derecho al aborto estuvieron los supremos Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

鈥淩oe v. Wade fue siempre una decisi贸n d茅bil que ten铆a el riesgo de ser revertida por una Corte que no es elegida por el pueblo. Sus integrantes son elegidos por el presidente y confirmados por el Congreso -se帽al贸 Alexandra-. El 70 por ciento de las personas en Estados Unidos cree que el aborto debe ser legal. Ac谩 lo que vemos es una decisi贸n antidemocr谩tica que va en contra de la poblaci贸n, viola los derechos de las mujeres y marca un precedente de los avances de la derecha que logran una conquista as铆 en medio de un gobierno liberal dem贸crata鈥.

Leyes gatillo: d贸nde deja de ser legal el aborto

En un mensaje compartido a trav茅s de sus redes sociales, el presidente Joe Biden advirti贸: 鈥淟eyes estatales que prohiben el aborto han tomado efecto autom谩ticamente a partir de hoy, arriesgando la salud de millones de mujeres, muchas de ellas sin excepciones. Tan extremas que las mujeres pueden ser penadas por proteger su salud. Tan extremas que mujeres y ni帽as son forzadas a gestar el hijo de su violador. Tan extremas que los doctores ser谩n criminalizados por cumplir con su deber鈥.

A partir de la decisi贸n de la Corte, se activaron lo que se conoce como 鈥渓eyes gatillo鈥, las cuales proh铆ben el aborto en la mayor铆a de las causales y entran en efecto con la ca铆da de Roe v. Wade; leyes contra el aborto sancionadas antes de 1973 y leyes m谩s recientes que proh铆ben la pr谩ctica o la permiten en una etapa gestacional muy temprana. 

Una de las leyes que entra en vigencia es la de Texas, aprobada en 2021 y que permite presentar denuncias contra cualquier persona que ayude a una mujer a acceder a un aborto (inclu铆do le m茅dicx que realice la pr谩ctica y le conductorx que lleve a la paciente a la cl铆nica) y ofrece recompensas de hasta 10.000 d贸lares a cada demandante si gana el juicio.

En Washington, Oreg贸n, California, Nevada, Alaska, Minnesota, Colorado, Nuevo M茅xico, Hawaii, Illinois, Nueva York, Vermont, Maine, Massachusetts, Nueva Hampshire, Rhode Island, Nueva Jersey, Delaware, Maryland y Distrito de Columbia, el aborto sigue siendo legal.

鈥淪i viv铆s en un estado que restringe el aborto, la decisi贸n de de hoy no te impide viajar a un estado que lo permita -escribi贸 Biden en su cuenta de Twitter-. Si un oficial estatal o local intenta interferir en tu decisi贸n de ejercer este derecho b谩sico har茅 todo en mi poder para luchar contra ese ataque anti-americano鈥.

Que se venga la marea verde

El presidente Biden agreg贸 que se proteger谩 el acceso a las mujeres a anticonceptivos y otros medicamentos aprobados por la Administraci贸n de Alimentos y Medicamentos (FDA), como la mifepristona.

El exmandatario Barack Obama tambi茅n se manifest贸 en contra de la decisi贸n de la Corte. 鈥淣o s贸lo revirti贸 casi 50 a帽os de precedentes, sino que releg贸 la decisi贸n m谩s intensamente personal que alguien puede tomar a los caprichos de pol铆ticos e ide贸logos. Atacando las libertades esenciales de millones de estadounidenses鈥, afirm贸.

鈥淣o hay voluntad pol铆tica del Partido Dem贸crata para proteger este derecho. Tuvieron 50 a帽os para hacerlo y no lo hicieron -se帽al贸 Alexandra-. Tuvieron varios gobiernos y estamos en esta posici贸n porque durante a帽os se advert铆a que era necesario tener una ley que legalizara el aborto y no lo hicieron. Hoy se hacen los sorprendidos鈥.

Durante la administraci贸n de Biden se hizo el intento de aprobar una ley en el Congreso, pero la iniciativa no tuvo 茅xito a pesar de contar con una mayor铆a dem贸crata en la C谩mara m谩s dif铆cil, el Senado.

Para Alexandra, es fundamental que se mantenga y se aumente la movilizaci贸n popular para exigir que se sancione una ley nacional que consagre finalmente el derecho a decidir. 鈥淚r a un estado donde la pr谩ctica est茅 permitida no es una opci贸n para las que viven en estados conservadores -remarc贸-. Al igual que pas贸 en Argentina, se necesita un esfuerzo coordinado entre la calle y los legisladores para garantizar este derecho de manera integral鈥.

Compart铆

Comentarios

Ludmila Ferrer

Periodista y Licenciada en Comunicaci贸n Social (UBA). Escribe tambi茅n en P谩gina/12 y sigue m谩s podcasts de los que puede escuchar.