驴Puede un Estado enfrentarse contra X?

馃摬 El presidente del Tribunal Supremo Electoral de Brasil, Alexandre de Moraes, orden贸 cerrar cuentas de X vinculadas al intento de golpe de 2023. El magnate estadounidense se neg贸 a cumplir estas 贸rdenes judiciales y llam贸 a destituir al juez. 驴Puede un Estado como Brasil enfrentarse contra X y la persona m谩s rica del mundo?

El 8 de enero de 2023 simpatizantes del ex presidente Bolsonaro hicieron un asalto al Congreso, Casa de Gobierno y Tribunal Supremo de Brasil exigiendo una intervenci贸n militar que termine con el gobierno de Lula con la excusa de un supuesto fraude en las elecciones de 2022. Este hecho fue muy similar al que protagonizaron los seguidores de Trump en enero de 2021 y en los dos casos las redes sociales, las fake news y todo el entramado digital de la ultraderecha tuvo una gran responsabilidad en la instigaci贸n del movimiento que encabez贸 esos ataques contra la democracia.

Uno de los protagonistas de esta pelea es el presidente del Tribunal Supremo Electoral Alexandre de Moraes, una persona de muy alto perfil en la pol铆tica brasile帽a que tuvo una importante intervenci贸n en las elecciones de 2022 en la suspensi贸n de cuentas que difundieron informaci贸n falsa o incitaban a la violencia y en la inhabilitaci贸n para ejercer por 8 a帽os cargos electorales de Jair Bolsonaro. Musk le dedic贸 en los 煤ltimos d铆as varios tweets y lo acus贸 de dictador, pero tambi茅n le dedic贸 varios posteos a Lula.

Brasil se planta

El Estado brasilero est谩 yendo en particular contra X por su participaci贸n o complicidad en lo que llaman 鈥渕ilicias digitales鈥. Existe una causa judicial abierta por este tema donde est谩 implicado uno de los principales estrategas de la comunicaci贸n de Milei, Fernando Cerimedo, y recientemente se incluy贸 a Musk dentro de la investigaci贸n judicial. La denuncia plantea una estrategia sistem谩tica para difundir informaci贸n falsa acerca del sistema electoral brasilero, difundir discursos de odio y as铆 favorecer la estrategia golpista de Bolsonaro.

El presidente Lula se refiri贸 a Musk sin nombrarlo y dijo:  鈥El extremismo de derecha permite que un empresario extranjero, que nunca ha producido un tallo de hierba en Brasil, se atreva a hablar mal de la Corte brasile帽a, de sus ministros y del pueblo brasile帽o鈥. En el marco de esta disputa, el y otros referentes del PT crearon sus cuentas en Bluesky, una plataforma similar a X impulsada por ex empleados que se fueron despu茅s del desembarco de Musk en la empresa y funciona con un sistema de c贸digo abierto y es sostenida por una fundaci贸n en vez de una corporaci贸n, como sucede con Wikipedia.

La 煤ltima novedad -despu茅s de que Musk amenazara no cumplir con la Justicia brasile帽a y recomiende usar un VPN para eludir la censuras que puedan existir- es que la empresa X Corp inform贸 a la Justicia que finalmente iba a cumplir sus 贸rdenes y suspender las cuentas solicitadas. 驴Esto significa que definitivamente Brasil gan贸 la disputa? 驴Es posible entonces que un gobierno democr谩tico pueda ponerle l铆mites a estas grandes plataformas?

Una batalla desigual

Las tensiones entre las plataformas y los Estados no son nuevas, pero se est谩n recrudeciendo con el crecimiento de las mismas y el nivel de acceso cada vez m谩s alto que tiene la poblaci贸n. Algunos pa铆ses tienen fuertes restricciones y control estatal en la utilizaci贸n de internet como Arabia Saudita, Ir谩n, China o Corea del Norte. En las democracias occidentales la regulaci贸n de las redes sociales es un desaf铆o complejo, ya que muchas pretensiones de intervenci贸n estatal o de sanci贸n a las plataformas son denunciados como intentos de censura, repudiados socialmente y/o no acatados por las empresas.

La riqueza personal de Musk es de 195 miles de millones de d贸lares seg煤n Forbes. Ese valor es mayor al PBI de 153 pa铆ses del mundo, o sea s贸lo 57 pa铆ses tienen un PBI mayor a la fortuna del due帽o de X. No es tan simple para un Estado enfrentar el poder de las plataformas y sus due帽os, m谩s teniendo en cuenta que ellos no se someten a elecciones. Por eso, para dar estas disputas es necesaria una coordinaci贸n global o continental y tambi茅n que est茅 implicado no solamente el Poder Ejecutivo y Legislativo sino tambi茅n implicado el Poder Judicial.

Jair Bolsonaro junto a Elon Musk

En Europa entr贸 en vigor en febrero de este a帽o la Ley de Servicios Digitales, que obliga a las empresas dar m谩s herramientas para denunciar contenido il铆cito, explicar el funcionamiento de sus algoritmos, limitar publicidad a menores, entre otras medidas. Todav铆a es muy pronto para analizar su aplicaci贸n, pero es un dato a tener en cuenta que reci茅n en 2024 pudo sancionarse una ley integral sobre este tema y que en Estados Unidos -a pesar de m煤ltiples causas judiciales y amenazas de prohibir una plataforma como TikTok- todav铆a no se pudo aprobar ning煤n proyecto integral de regulaci贸n de las redes a nivel nacional. El poder de lobby y tambi茅n la legitimidad social que tienen muchas de estas plataformas no son menores.

驴Y qu茅 hacemos en Argentina?

La persona m谩s rica del mundo, que es adem谩s aliado de nuestro presidente que fue a visitarlo la semana pasada, se est谩 enfrentando directamente contra la Justicia brasile帽a y Lula. En ese pa铆s, por ahora, se plantaron y lograron que la empresa cumpliera con las resoluciones judiciales. Al mismo tiempo, en Brasil se est谩 investigando a uno de los principales estrategas de Milei, Cerimedo, por armar 鈥渕ilicias digitales鈥 que protagonizaron el intento del golpe de Estado de 2023. Es decir que las balas pican cerca.
Tenemos que estar atentos al funcionamiento de las 鈥渕ilicias digitales鈥 libertarias y avanzar mucho m谩s en el plano judicial y legislativo para por lo menos tener una estrategia. El ex presidente Alberto Fernandez anunci贸 varias veces la intenci贸n de regular las redes, pero esto qued贸 en una declaraci贸n de intenciones. El espejo invertido que tenemos con nuestro pa铆s vecino, que ya se convirti贸 en un meme, no tiene que funcionar s贸lo para lamentarnos sino para aprender. Para evitar un ataque a la democracia como el que se vivi贸 en Brasil necesitamos una estrategia judicial, pol铆tica y comunicacional que no puede improvisarse cuando las papas quemen.

Compart铆

Comentarios

Adrian Lutvak

Lic. Ciencia Pol铆tica UBA. Especialista en Opini贸n P煤blica y Comunicaci贸n Pol铆tica FLACSO. Integrante del equipo de comunicaci贸n de la campa帽a de Juan Grabois.