Gente en situación de calle

Denuncian ola de violencia contra gente en situación de calle

Horacio Ávila, referente de la organización Proyecto 7, que trabaja con gente en situación de calle, denunció la reaparición de un grupo de personas que trabajan para Epacio Público de la Ciudad y se dedican a golpear, amedrentar y desalojar a personas en situación de calle.

 

Horacio Ávila sabe de lo que habla. Vivió varios años en la calle y conocé lo difícil que resulta sobrevivir cuando hay que comer de la basura. Hace varios años el propio Horacio se organizó con otras personas en su situación y comenzo a darle vida a una nueva organización “Proyecto 7”, para visibilizar la problemática y aportar soluciones concretas a un sector de la población olvidado por el poder político.

Desde hace varios años Horacio gestiona el parador Monteagudo, destinado a personas en situación de calle. En comunicación con El Grito del Sur, Ávila señaló que esta nueva oleada de violencia “tiene que ver con la llegada de (Barak) Obama el 23 de marzo y con la limpieza que están llevando adelante en toda la Ciudad”. A su vez denunció que existe una intención clara del Gobierno de la Ciudad de “desalojar las ranchadas de Congreso, como sea”.

“Tenemos entendido que son gente de Espacio Público, aunque es difícil de afirmar ya que muchas veces actúan con móviles no identificados. Sabemos que hay dos o tres Berlingo que  pertencen al Gobierno de la Ciudad pero no tienen ningún tipo de identificación, por lo que es difícil hacer una denuncia concreta” comentó Horacio.

Hace apenas una semana, el periodista Matías Ferrari denunció en el periódico Página/12 que se han intensificado los hechos de violencia institucional contra distintas ranchadas de gente en situación de calle, principalmente en el sur de la Capital. En su investigación, el periodista destacó que “las organizaciones remarcan que la disolución de la UCEP en 2009 no redundó en un corte de la violencia institucional, que continuó de forma permanente. De hecho, la Defensoría del Pueblo comunicó a mediados del 2012 haber recibido denuncias que probaban la existencia de “una nueva UCEP, si bien de distinto cuerpo, con la misma metodología”. La preocupación de las organizaciones radica en que en lugar de decrecer, en los últimos meses la violencia recrudeció.”

Tal como lo informáramos desde El Grito del Sur, el 18 de febrero fueron violentamente desalojadas las familias que vivían en la Estación Constitución, incluida una familia con un bebé de apenas un año. Según el trabajo coordinado entre el Grito y la Red de Organizaciones de Constitución, en este barrio del Sur de la Capital vive en situación de calle un promedio de una persona por cuadra.

“Desde el Monteagudo nos estamos dando la tarea de informar a las ranchadas, comentarlo con grupos solidarios para que también lo informen, y mañana empezaremos a montar una guardia temprana en Congreso para evitar episodios de violencia” comentan desde Proyecto 7.

“Es lamentable que se repita la represión y expulsión sistemática de gente en situación de calle. Esto no es nuevo, ya lo vivimos con la UCEP y nos resulta lamentable.” La denuncia está a cargo de Ciudad Sin Techo, otra organización que nuclea a hombres y mujeres en situación de calle.

El legislador Pablo Ferreyra (FPV), presidente de la Comisión contra la Violencia Institucional denunció que el oficialismo “fue expulsando al espacio público a quienes hoy persigue y agrede con los equipos operativos de la Subsecretaria de Higiene Urbana, a cargo de Pablo Di Liscia, que depende del ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Machiavelli”.

La UCEP fue desarmada en 2009, luego de numerosas denuncias por violencia institucional en contra de familias en situación de calle. Sin embargo la violencia contra las personas sin hogar continuó intacta y hoy puede observarse en la forma en que Horacio Rodriguez Larreta asume la problemática de los sin techo: palo y desalojo.