El Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor, dio su respaldo al proyecto de ley que busca que los inquilinos no paguen la comisión de alquileres, en una ciudad con déficit habitacional creciente y viviendas vacías por doquier.

En la campaña de las PASO estuvo prácticamente ausente -entre otros temas- el debate público acerca de la problemática del acceso a la vivienda en la ciudad de Buenos Aires, que se fue agravando a lo largo de los años y que parece no encontrar solución sin la profunda intervención del Estado. Se estima que, a finales del año 2015, el 40% de los porteños eran inquilinos u ocupantes y que el 11% de los hogares presentaba hacinamiento, además de que más de 65 mil viviendas en condiciones de ser habitadas estaban vacías. Quizás el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, haya tomado algo de nota de esto cuando presentó a finales de julio un proyecto de ley en la Legislatura para reducir los costos iniciales de un alquiler, que entre otros puntos obligaría al dueño del inmueble a pagar la comisión.

En una entrevista concedida a la Asociación de Medios Vecinales (AMV), el Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor, respaldó la iniciativa oficial de otorgar algunas facilidades a la hora de alquilar un inmueble. “Que los inquilinos no paguen la comisión a la inmobiliaria es un paso kilométrico, cualquiera que va a alquilar hoy sabe lo que eso significa”, afirmó Amor, en un contexto en que la Defensoría ya ha denunciado en reiteradas oportunidades que las inmobiliarias suelen cobrar de más en las comisiones de los contratos de alquiler.

Si bien Amor se diferenció del gobierno porteño al recordar que desde el organismo estatal ya han presentado “un proyecto muchísimo más amplio”, reveló que decidieron acompañar la iniciativa porque “la verdad que es un paso gigante”. Igualmente, el titular de la Defensoría del Pueblo de CABA no dejó de marcar algunos reparos: “Nosotros tenemos muchísimas opiniones más. Por ejemplo, que los empleados del Estado, en vez de la garantía, tengan al Estado como garante porque es el que le paga los salarios. En el caso del sector privado, que el Banco Ciudad cree un seguro de caución para que no presentes una hipoteca y tengas un seguro de caución. Que también para el titular del inmueble es preferible el seguro de caución y no una hipoteca. También creemos que muchos trámites deben ser gratuitos”.

En una mirada macro, Alejandro Amor señaló que deben ponerse en consideración otros elementos, dado que en la ciudad de Buenos Aires alquilan unas 900 mil personas y, de ellas, un 10% son locales, que sufren no tanto el pago del alquiler sino el aumento de tarifas. Por último, confía en que el proyecto de ley se va a aprobar, aunque hoy exista una “especie de lobby fuerte de parte de las inmobiliarias. Ahí tenemos otra discusión más que queremos incorporar en la ley y es que en el primer contrato está bien el tema del pago de las comisiones pero nunca en el segundo”. “¿Cuál es el trabajo en el segundo contrato? Ninguno. ¿Por qué deberías pagar una comisión?”, cerró con una pregunta que invita a la reflexión.