De origen lunfardo y rioplatense, el término “mishiadura” revela una situación de miseria, permanente o transitoria, en la que se carece de bienes materiales. Manuel Longueira (director teatral) junto a un gran elenco, lo llevó al teatro combinándolo con el mundo de la cumbia y del marginado barrio de Once.

Esta obra es una producción que arranca en 2015 como proyecto final de graduación de un grupo de egresados de Artes Dramáticas. Luego de algunos retoques para alejarla de la versión original, la presentaron como “Mishiadura Bailable”. “Está basado en la obra “El Mendigo”, de John Gay, -obra en la cual se basó Bretch para hacer la Ópera “Dos Centavos”-y hay una versión con la que trabajamos también que tiene que ver con Chico Buarque y la Ópera del Malandro, de ahí tomamos la idea de adaptarla a ritmos nuestros, a cosas que tengan que ver con el barrio de la cumbia, y como estábamos en el Once trabajando se nos iluminó la posibilidad de adaptarla al barrio, donde siempre hay una cumbia sonando. Ahí apareció la posibilidad de sumar textos de poetas argentinos como Camilo Blajaquis y Armando Discépolo,y empezamos a hacer una mezcla y cruces dramaturgisticos que dieron como resultado final la Mishiadura Bailable” contó Manuel a El Grito del Sur.

El título está asociado a la trascendencia del Fantástico Bailable (enigmático boliche de Once), del mundo de la cumbia, y es una combinación entre lo que está pasando actualmente, factor miseria que se ha venido encima, y la cuestión de lo bailable porque también tiene que ver con que afecta a una clase social donde el ambiente de la cultura llega relativamente a la gente de teatro. “El teatro llega a un sector pequeño de la sociedad, y a otros grandes sectores de la población que están representados culturalmente más por la cumbia, el cuarteto, la bailanta, que no tienen que ver con teatro directamente, entonces nos parecía una buena combinación, acá en Once, hacer una especie de homenaje a aquel Fantástico bailable y bueno, un poco, a esta mishiadura bailable que también tiene que ver con rescatar cierto espíritu de alegría”, agregó el director teatral.

Mishiadura bailable no es más que un mero reflejo de la realidad. Con más de 10 actores en escena, con música en vivo y cantando a capela letras que hablan de crudas verdades (como La Violencia, de la murga uruguaya “Agarrate Catalina”), este espectáculo supo hacer reír y dejar en silencio al público.

”Porque uno podría contar la miseria actual con cierto bajón, sin embargo yo soy de los que sostienen que, además de todo el padecimiento de la gente,  hay un reservorio de alegría en esa gente que padece, que cada dos por tres donde puede juntarse y bailar, y festejar lo poco o lo mucho que hay que vivir o padecer, lo hace y con total alegría”, concluyó Longueira.

Se presentarán todos los domingos de septiembre hasta el 17 inclusive, a las 20 hs. en el Teatro El Popular, sito en Chile 2080.  Las reservas se pueden hacer al 2051-8438 o en la web www.teatroelpopular.com.ar. La entrada tiene un valor de $150