Las comunidades educativas de los 29 profesorados vienen resistiendo desde hace meses al proyecto oficialista que pretende crear una única Universidad Docente.

1.

Es un proyecto inconsulto que fue decidido y diagramado a espalda de las comunidades educativas de los 29 Institutos de Formación Docente. Estudiantes, docentes y autoridades tomaron conocimiento del proyecto a través de una conferencia de prensa en la que la Ministra de Educación Soledad Acuña dio el anuncio. En ningún momento existió un aviso institucional por parte del Ministerio, ni siquiera hacia los rectores y rectoras.

2.

Desaparecen las carreras de traductorado, psicopedagogías y especializaciones específicas de cada institución.

3.

Actualmente los títulos cuentan con validez en todo el territorio argentino, pero a partir de la creación de la UNICABA sólo tendrían vigencia en la Ciudad de Buenos Aires.

4.

Muchas de las materias propuestas en el nuevo plan de estudios serían a distancia y muchas cátedras serán unificadas dejando así a cientos de docentes sin trabajo, lo que les permitirá reducir el gasto público.

5.

En la confección del nuevo plan de estudios no se contempla la identidad de cada institución, muchas de ellas con más de 100 años de historia,  y no esclarece si incluirá la Educación Sexual Integral en su programa, área que no está contemplada en el ámbito universitario.

6.

Disuelve los Consejos Directivos de cada profesorado y ubica a un/a rector/a al frente de la Universidad, quien que será elegido/a por el Poder Ejecutivo.

7.

En su estatuto no prohibe el ingreso de las fuerzas de seguridad al establecimiento, a diferencia del resto de las universidades en las que se protege la “autonomía universitaria”.

8.

Propone la búsqueda de recursos propios para autofinanciarse, lo que abre paso a entes privados, posgrados pagos y la privatización de la educación.