El debate por la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo no deja de generar idas y venidas. Ayer se realizó un pañuelazo federal en más de 80 ciudades de nuestro país. Mientras tanto el oficialismo con un panorama cada vez más polarizado mostró sus propias rispideces cuando la Presidenta de la Cámara de Senadores, Gabriela Michetti, intentó entorpecer el debate. La fecha de la votación en la Cámara Alta será el 8 de agosto próximo.

El pañuelazo federal convocado para el martes 26 de junio responde a una coyuntura ríspida. A pesar de la victoria y el avance que representó para el movimiento feminista la media sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en la Cámara de Diputados, el entorpecimiento en la recta final para su aprobación empieza a vislumbrarse.

Luego de la histórica resolución en Diputados el 14 de junio, el dictamen pasó a la Cámara Alta en busca de convertirse en ley. Allí, el movimiento anti derechos, capitaneado por la vicepresidenta del país y presidenta del Senado, Gabriela Michetti, y secundado por el senador oficialista Esteban Bullrich -quien ya dejó sentada su postura en un popularizado poema dedicado a un feto que compartió por redes sociales hace algunos meses- intentaron hacer todo lo posible por entorpecer el proceso.

Érica Rivas, actriz

A sabiendas de que el presidente Mauricio Macri dejó en claro que a pesar de estar “a favor de la vida” no vetaría la ley, y con un pronunciamiento unánime del bloque del Frente para la Victoria a favor del proyecto, la Vicepresidenta se vio acorralada.

El as bajo la manga de Michetti fue entonces intentar retrasar el dictamen burocráticamente hasta que la media sanción de la Cámara Baja proscribiera, tras un lapso de dos años.

Para estirar lo máximo posible la votación  Michetti decidió enviar el dictamen a cuatro comisiones: Salud (que será cabecera), Justicia y Asuntos Penales, Asuntos Constitucionales y Presupuesto y Hacienda, exigiendo que se revise, aún luego de largos meses de exposiciones informativas, debates y reuniones de miembros de la Cámara de Diputados.

Sin embargo esta estrategia no hizo más que jugarle en contra. Cada vez son más aquellos que acompañan el reclamo de los cuerpos gestantes. Actrices y actores, políticxs, escritorxs y personalidades destacadas se pronunciaron a favor de la ley. Incluso la escritora canadiense Margaret Atwood reclamó a través de Twitter a Gabriela Michetti que deje de ignorar el reclamo popular del movimiento feminista argentino.

Miguel Ángel Pichetto -senador por el bloque Justicialista- se pronunció a favor de los derechos de las mujeres.  También dijo que el oficialismo buscaba “entorpecer” la sanción y que la decisión de Gabriela Michetti, de que el texto fuera analizado por cuatro comisiones, es “excesiva y dilatoria”.

 

Mientras tanto en la Quinta de Olivos, y frente al descontento que generó en el interbloque Cambiemos que Mauricio Macri recibiera a la diputada Silvia Lospenatto -que se lució en su discurso de cierre del debate en Diputados, declarándose clara y activamente a favor de la IVE- el presidente se reunió en la mañana de ayer con Carmen Polledo, firme opositora al proyecto de ley, Gabriela Burgos, presidenta de la Comisión Penal, y a Marcela Campagnoli, legisladora cercana a Elisa Carrió.

Al mediodía del mismo 26 de junio se realizó una conferencia de prensa dentro de la Cámara de Senadores. Allí, diputadas y senadoras a favor de la ley, acompañaron a las miembras de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Las oradoras reafirmaron la necesidad de que el debate sea transversal pero rápido y exigieron la reducción a dos comisiones para tratar el proyecto: la de Justicia y Asuntos Penales, y la de Salud . Al finalizar la conferencia los y las presentes realizaron el primer pañuelazo dentro de la Cámara Alta. Allí se vio a representantes de distintos partidos políticos unidas al grito de “anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

En la calles el movimiento feminista no baja los brazos y sigue manifestándose. Luego de que Gabriela Michetti dijera en la icónica mesa de Mirtha Legrand que el debate de la Interrupción Voluntaria del Embarazo era un tema que sólo importaba en la Capital, más de 80 puntos de la Argentina respondieron con un Pañuelazo Federal que no pudo ser opacado ni siquiera por el paro general del dia anterior ni por el inminente paso de la selección argentina a octavos de final en la Copa Mundial. Frente al Congreso Nacional el colectivo de Actrices Argentinas intervino en el escenario y se escucharon los acorde de una “chacarera abortera”.

Nuevamente la presencia cívica resultó fundamental y al finalizar la jornada se confirmó la fecha del dictamen, el próximo 1° de Agosto, y el día en que se votará finalmente el proyecto, el 8A.

A pesar de que no pocos sectores hablaron de la medida como una “cortina de humo” para desviar la atención de la reforma laboral y el nuevo endeudamiento con el FMI, la posición contradictoria del oficialismo no hizo más que reforzar públicamente las divisiones internas del bloque, mostrando una cara más ortodoxa, clerical y anti derechos, y por otro lado una más progresista, siendo de todas formas parte del mismo gobierno neoliberal.

Hoy mientras los movimientos anti derechos convocaban un “Escarpinazo” frente al Congreso, los miembros del Senado confirmaron que el dictamen pasaría solamente por tres las cuatro comisiones planteadas en un principio, quitando la comisión de Presupuesto pero no la de Asuntos Constitucionales . La decisión ya se festeja en el festival  “Te quiero verde” convocado a las 17.30 en la Catedral, el cual contará con la presencia de bandas como Eruca Sativa y Miss Bolivia.

Así, con la algarabía del festejo popular aun efervescente, las mujeres volvimos a encontrarnos en las calles y ni siquiera la temprana falta de luz que trae consigo el invierno impidió que nos reconozcamos. El movimiento feminista está precalentando para el 8 de agosto, fecha en la que finalmente se definiría el resultado de un campeonato de hace cientos de años.