芦Ser mujer es aceptar un destino de humillaci贸n en nombre de la belleza禄聽

馃 El Grito del Sur se contact贸 con la abogada, artista y activista Lala Pasquinelli, fundadora de Mujeres Que No Fueron Tapa, para conocer a fondo el trabajo que desemboca en su 煤ltimo libro: "La estafa de la felicidad".

鈥淓scribo este libro como v铆ctima redimida del mandato de feminidad que nos produce sumisas, anestesiadas, dependientes y rotas鈥. Con esta frase inicia 鈥淟a estafa de la feminidad鈥, uno de los 煤ltimos libros de Editorial Planeta. Su autora Lala Pasquinelli es abogada, artista visual, activista y fue seleccionada como una de las 100 mujeres m谩s inspiradoras e influyentes del mundo en la lista BBC 100Women en 2023. Lala elige abrir su libro par谩ndose en la misma posici贸n inc贸moda desde la cual genera todas sus proyectos, entre ellos Mujeres Que No Fueron Tapa.

Mujeres Que No Fueron Tapa (MQNFT) es un espacio multidisciplinario de arte y militancia. Si bien empez贸 a gestarse en 2012, Lala fecha sus primeras acciones tres a帽os despu茅s y en paralelo a la ola feminista de 2015, cuando comenz贸 a hacer sus primeros collages con trozos de revista. A partir de fragmentos prestados, fue construyendo im谩genes de las mujeres que no estaban en las tapas. Mujeres m谩s parecidas a las que caminaban en las calles que a las que aparec铆an en las marquesinas.聽聽

Apropi谩ndose del dispositivo de 鈥渉ackeo鈥, un t茅rmino acu帽ado por McKenzie Wark, Lala comenz贸 a romper la tradici贸n milenaria de la figura femenina relegada a la sumisi贸n. Se embarc贸 en la tarea de ir desarmando de a poco el castillo de naipes que sostiene la belleza hegem贸nica, un modelo amparado en dispositivos que van desde la industria de la moda hasta los relatos de princesas. 鈥淗ay algo profundamente doloroso en el mandato de feminidad, sostener todo el tiempo la m谩scara de lo femenino produce una rotura en nosotras, en ese permanente esfuerzo por ser y parecer otra cosa, sin que nadie se d茅 cuenta禄, contin煤a.

Con el transcurso del tiempo, Mujeres Que No Fueron Tapa comenz贸 a realizar talleres dentro de escuelas y a organizar festivales de hackeo. All铆 su comunidad pudo salir de la virtualidad y empezar a verse las caras, trazando una red. Por estos espacios ya pasaron m谩s de quince mil educadores y un mill贸n de estudiantes de doce pa铆ses diferentes. Adem谩s, lanzaron campa帽as como #NosTenemos , #HermanaSolt谩ElReloj , #HermanaSolt谩LaNovela y #HermanaSolt谩LaPanza entre sus 470 mil seguidores en su Instagram. Esta 煤ltima, realizada entre octubre de 2021 y marzo de 2022, lleg贸 a millones de personas en todo el mundo, y 12.000 mujeres enviaron -junto a sus historias- fotos de sus cuerpos y sus panzas liberadas de la verg眉enza. Partiendo de este archivo, se cre贸 una muestra que ha sido exhibida en importantes espacios culturales en Argentina, Roma, Madrid y Berl铆n.

Otras acciones de MQNFT son los grupos de concientizaci贸n, tomados de la idea de las feministas de la segunda ola. En 茅stos se habla de temas como el mandato de belleza, el amor rom谩ntico como mito, la sexualidad de las mujeres, el v铆nculo madre颅-hija desde una perspectiva feminista, el hackeo de la maternidad rosa y el mandato de dependencia econ贸mica, entre muchos otros. Como si esto no bastara, desde el 2017 tienen un podcast que releva historias poco contadas, opacas y fronterizas lo cual las hace m谩s potentes e inspiradoras.聽

Con la contratapa rese帽ada por la famosa pensadora espa帽ola Brigitte Vasallo, 鈥淟a estafa de la feminidad鈥 llega a las librer铆as de todo el pa铆s para abordar desde una perspectiva profundamente humana y pol铆tica una propuesta de fuga conjunta, una salida colectiva al mandato. Pensar estrategias para afrontar los tiempos de crueldad, una gimnasia conocida entre los feminismos, parece ser ahora la 煤nica salida posible.

驴C贸mo surgi贸 la idea de hacer un libro sobre la violencia simb贸lica?聽

Desde Mujeres Que No Fueron Tapa nos parec铆a necesario que la mirada pol铆tica sobre el ideal de belleza estuviera organizada y fundamentada con datos. Esto nos permit铆a ir de la experiencia individual a lo colectivo, que es el esp铆ritu del proyecto.聽La idea era dejar en claro que eso que pensamos que nos sucede solo a nosotras en relaci贸n a nuestros cuerpos no es algo personal sino parte de un sistema de opresiones. Se trata de analizar los beneficios que obtiene este sistema al normalizar la violencia y la explotaci贸n de mujeres y feminidades. La escritura surge a partir de otras intelectuales feministas, pero tambi茅n de la experiencia y miles de testimonios de mujeres que sufrieron un arrasamiento del autoestima por este sistema violento y patriarcal.

驴En el libro cambia la manera en la que te expres谩s respecto a las redes sociales? 

La idea era usar un lenguaje que fuera accesible para todas las personas. Nuestro trabajo es hacer una traducci贸n del cuerpo te贸rico del feminismo para que pueda llegar a la mayor parte de la gente. Se trata de sacar al feminismo del nicho o del claustro para aplicarlo como una l贸gica en nuestras vidas cotidianas. Cre铆amos que esto ten铆a que salir de las redes para estar en un libro.

驴C贸mo afecta el ideal de belleza a las mujeres y feminidades?

Las mujeres estamos criadas para creer que el ideal de belleza es nuestro lugar en el mundo y aspiramos a eso como meta de la felicidad.聽Esto, que parece tan natural en los c铆rculos feministas, no siempre forma parte de la conciencia de las personas que no circulan por estos 谩mbitos. Entender el rol del g茅nero es fundamental para salir de la opresi贸n. Si no podemos mensurar la violencia que ejercen sobre nuestros cuerpos y los cuerpos de otras -la idea de que tenemos que ser amables y sumisas para no molestar a los dem谩s-, dif铆cilmente podamos transformar algo. La industria de la belleza crea identidades subalternas,聽sujetos que pueden ser explotados desde peque帽os porque ya normalizaron la violencia en momentos muy incipientes de su vida. Ser mujer es aceptar el destino de humillaci贸n en nombre de la belleza.聽

En las 煤ltimas d茅cadas, la industria de la belleza se ha vuelto tan incisiva que ni siquiera aparece como una imposici贸n, sino como una opci贸n de vida m谩s. 驴C贸mo se hace para desnaturalizar esos mandatos cuando parecen elegidos?

Hoy estamos en lo que algunos te贸ricos llaman un 鈥渃apitalismo de libre elecci贸n鈥, que se basa en el supuesto de que nosotras mismas elegimos nuestra propia explotaci贸n. La belleza es uno de los dispositivos m谩s sutiles y eficientes en el control de las mujeres. Estos dispositivos micro pol铆ticos son indispensables al d铆a de hoy, ya que no es posible someternos a trav茅s de la ley.聽Es importante ser conscientes de que todas queremos ser elegidas por el mercado del deseo y el amor, y por eso constantemente estamos negociando con el sistema patriarcal. Creo que la experiencia del aislamiento en la pandemia, dentro de todos los perjuicios que gener贸, nos permiti贸 darnos cuenta de que la depilaci贸n, el maquillaje y la ropa ajustada no era un deseo nuestro sino una imposici贸n.

驴Qu茅 pasa con esta promesa de felicidad?

El ideal femenino se construye en relaci贸n con la idea de que cumplir estos rituales es lo que necesitamos para ser felices. Muchas encuentran en ese camino de obediencia la idea de 鈥渉ice todo lo que ten铆a que hacer鈥. Para nosotras, la feminidad es una estafa porque a煤n haciendo todo lo que 鈥渉ay que hacer鈥 una no llega nunca a la felicidad. Hay un mont贸n de autores que nosotras retomamos y que plantean c贸mo a trav茅s de la idea rom谩ntica de la 鈥渧ida Disney鈥 nos encandilan para que no pensemos en el sistema pol铆tico y econ贸mico en el que estamos viviendo.

Voy a repetir las preguntas que vos misma te hac茅s en el pr贸logo. 驴Se puede salir de ah铆? 驴Cu谩l es el precio?

Yo veo m谩s dolor en las que intentan encajar en la norma que en las que intentan salir. Si bien nunca estamos totalmente fuera del ideal femenino, porque as铆 funciona el sistema,聽intentar librarse implica una determinada conciencia, unos determinados valores. Creo que es posible vivir con m谩s libertad y reapropiarse de nuestros cuerpos. Bajo los c谩nones hegem贸nicos, lo que hace la industria es modelar nuestros cuerpos para recibir altas dosis de violencia. Volver a ser una misma, a conectar con lo que nos pasa, es un proceso que no se transita individualmente, es un trabajo personal al mismo tiempo que colectivo. En ese sentido, desde el libro cuestionamos los discursos de la autoayuda y la autoaceptaci贸n que nos proponen salidas individuales para salvarnos a trav茅s del voluntarismo y con una l贸gica meritocr谩tica.聽

El gobierno de La Libertad Avanza irrumpi贸 en la escena p煤blica con un discurso radicalmente antifeminista. 驴Cre茅s que el avance de la derecha vuelve sobre estereotipos de feminidad que estaban siendo cuestionados, por ejemplo el de la ama de casa?

Totalmente. En este gobierno las 煤nicas figuras femeninas que son permitidas son las que exacerban la obediencia, las que se presentan como absolutamente sumisas, las que difunden estas ideolog铆as antifeministas. Las funcionarias se muestran tan dispuestas a materializar la crueldad social como cualquiera de sus pares varones. Esto se nota en c贸mo el Gobierno se ensa帽a con las mujeres a trav茅s de una pol铆tica excesivamente mis贸gina.

驴C贸mo ves a los feminismos argentinos actualmente?

Los veo algo dispersos. Siento que no hemos podido canalizar esa presencia que tuvimos durante muchos a帽os en las calles. Es un momento complejo en el cual no estamos pudiendo generar acciones concretas para ocupar el lugar de liderazgo vacante. Sin embargo, las feministas estamos en todos lados: asambleas, sindicatos, reuniones pol铆ticas, medios de comunicaci贸n. Esto me parece fundamental porque tampoco adhiero con la idea de que las feministas seamos 鈥減iantavotos鈥, como dice parte de la oposici贸n.

驴Qu茅 otros libros nos recomendar铆as para seguir hackeando el sistema?

En el libro hay muchas autoras citadas: Silvia Federicci, Marcela Lagarde o Rita Segato hasta Luciana Peker, Mercedes D鈥橝lessandro, Diana Maffia. Tambi茅n Laura Contreras y Lux Morena desde el activismo gordo. Son compa帽eras que me parec铆a importante traer a la conversaci贸n porque tienen una conciencia situada del feminismo.

Compart铆

Comentarios

Dalia Cybel

Historiadora del arte y periodista feminista. Fan谩tica de los libros y la siesta. En Instagram es @orquidiarios