El Ministerio del Interior impulsa una app para detectar el estado migratorio y expulsar a aquellas personas que tengan faltantes en sus trámites. Este organismo del Estado propone que esté a disposición de todas las fuerzas policiales que actúan en el territorio nacional y los médicos de hospitales públicos. Organizaciones de Derechos Humanos denuncian el carácter persecutorio de la medida.

El gobierno de Mauricio Macri, por medio del Ministerio del Interior, impulsa el desarrollo de una aplicación para teléfonos celulares orientada a detectar extranjeros sin la documentación requerida y expulsarlos del país. La polémica app estaría disponible para teléfonos celulares de agentes de seguridad, gendarmes y las diferentes policías provinciales, e incluso buscan aplicarla en teléfonos de médicos de hospitales públicos. El planteo que esbozan las autoridades es que el control permitirá incrementar el aporte tributario de los migrantes y su regularización y, a su vez, dará a conocer el status migratorio y registrar los ingresos al territorio nacional.

Sin embargo, desde las organizaciones de Derechos Humanos y de defensa de migrantes denuncian el carácter punitivo y persecutorio de la medida y presentaron un pedido de informe dirigido al jefe de Gabinete Marcos Peña. En la nota destacan que el proyecto carece de marco legal y que fue aprobado de manera inconsulta. Asimismo, destacan que los operativos de control deben ser dirigidos por personal de la Dirección Nacional de Migraciones y en ningún caso por la fuerza pública.

Por su parte, el Director Nacional de Migraciones, Horacio García, argumentó que la aplicación se orienta a que “los inmigrantes tributen por los servicios y los derechos que les da el Estado”. Esta medida aparece como continuidad de la política migratoria del macrismo, inaugurada en 2017 con la aprobación del Decreto 70/2017, que busca dinamizar la expulsión de los migrantes del país.

La app prevé un registro de la situación migratoria, los últimos tránsitos e ingresos a territorio nacional. Lo peligroso es que si se registrara el ingreso como ilegal, se podría expulsar a la persona del territorio nacional hasta tanto no regularice su situación. A su vez, a aquellos que tengan permisos vencidos o no cuenten con la documentación requerida, se les dará apenas 30 días para tramitar la documentación.

Migrar es un derecho

Migrar es un derecho

De esta manera, el gobierno de Mauricio Macri reformula la histórica política del país en materia de migración. Argentina es el país con mas población migrante de América Latina: un 4,9% de la población del país nació fuera de sus fronteras. Incluso el preámbulo de la Constitución Nacional dispone que las leyes allí vertidas aseguran las libertades, derechos y obligaciones de “todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”.

Haciendo caso omiso de la Carta Magna, Macri lanzará en septiembre otro sistema de regularización por internet, que reemplazará el procedimiento existente. ¿Los requisitos para vivir en Argentina? Datos biográficos, fotos del certificado de residencia y antecedentes penales del país de origen. Y un último detalle: una tasa de $3000 para ciudadanos del Mercosur y $6000 para los extra-comunitarios. Una nueva traba económica que se suma a las limitaciones burocráticas para la radicación en nuestro suelo.

Migrar no es delito

Migrar no es delito