En una nueva jornada de lucha, la comunidad educativa de todos los profesorados de la Ciudad volvió a marchar para dejarle en claro al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que no permitirán el reemplazo de las 29 instituciones por la UNICABA. Además, al finalizar la movilización, instalaron una carpa blanca frente a la Legislatura.

Las reformas y el recorte del presupuesto educativo por parte del gobierno de Cambiemos ya no son una novedad. En todos los niveles hay exigencias al Estado: el nivel inicial exige mayor presupuesto y construcción de escuelas, el medio y el universitario exige un aumento salarial, el terciario rechaza la creación de la UNICABA. En las últimas semanas todos ellos se pusieron de manifiesto y la comunidad educativa tomó las calles.

Estudiantes y docentes de los 29 profesorados que funcionan actualmente en la Ciudad de Buenos Aires vienen dando una intensa pelea contra el gobierno para frenar la creación de la Universidad Docente. Más conocida como ‘UNICABA’, el proyecto echa por tierra la trayectoria y la existencia misma de las instituciones, muchas de ellas con más de cien años de historia. Tras la presentación de un nuevo documento borrador que detalla más precisamente los objetivos y características del proyecto oficialista, la comunidad educativa de los terciarios volvió a ocupar el espacio público. En una multitudinaria marcha que partió del Palacio Pizzurno, estudiantes de todas las disciplinas se hicieron presentes para llevar sus reclamos hasta la puerta del Poder Legislativo.

En un contexto adverso los profesorados no bajan los brazos y exigen ser escuchados. A pesar de que el oficialismo cuenta con mayoría absoluta dentro de la Legislatura, “la expectativa es favorable, porque estamos convencidos de que lo único que derrota las políticas de este gobierno es la movilización. Que hoy hablemos de un segundo proyecto habla ya de un triunfo porque se logró frenar el primero”, aseguró Jorge Adaro, secretario general de ADEMyS.

Tras intensos meses de conflicto y presionados por las críticas del radicalismo al proyecto inicial, el gobierno porteño debió modificar alguno de sus puntos y justificar otros. Una de las principales modificaciones tiene que ver con la coexistencia de los profesorados y la UNICABA, asunto no contemplado en un principio. “Contempla algunas de las cosas que los terciarios veníamos expresando en nuestras consignas pero el objetivo principal es el mismo: terminar cerrando los profesorados”, denuncia Jeremías Llovet, estudiante del profesorado de Educación Física del Instituto Superior Nº 2 Federico Dickens.

La tensión aumenta y el conflicto recrudece. El gobierno no parece dar el brazo a torcer y la comunidad educativa se mantiene en vilo frente a la posible aprobación del proyecto. “Hay muchísima preocupación porque no sabemos qué va a pasar con nuestras carreras ni con nuestra salida laboral. La UNICABA no va a expedir títulos de alcance nacional”, advierte Julia Gabbito, estudiante del Normal 1 y el Joaquín V. González.

La marcha contó además con una gran adhesión de distintos partidos políticos que vienen acompañando el reclamo. El dirigente y diputado nacional por el PTS – FIT, Nicolás del Caño, participó de la jornada y consideró que “la coordinación con los distintos actores de la sociedad es fundamental para poder frenar los atropellos de este gobierno”. También pasó por la columna la diputada nacional por Unidad Ciudadana y referente de Nuevo Encuentro, Gabriela Cerruti.

En un contexto de recorte que se profundiza minuto a minuto, los profesorados mantienen las esperanzas de que el gobierno dé lugar a sus exigencias. Con un fuerte apoyo de los sindicatos, centros de estudiantes de todos los institutos superiores de formación docente redoblan la apuesta y montan una carpa blanca frente a la Legislatura para continuar visibilizando el conflicto y metiendo presión. Eduardo López, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), también se mostró en una línea optimista y aseguró que “luchar siempre tiene sentido. Así como paramos la reforma laboral y el 2×1, vamos a frenar la UNICABA”.