Dos años después de frustrarse un proyecto con media sanción del Senado, las organizaciones de inquilinos avanzan ahora en Diputados una nueva iniciativa y buscan llegar a fin de año "con un proyecto aprobado por unanimidad por ambas cámaras".

Dentro del “Plan Nacional de Vivienda” que anunció el presidente Mauricio Macri desde la Quinta de Olivos el pasado 12 de octubre, se incluyó la presentación en el Congreso Nacional de una nueva Ley de Alquileres. Luego de quedar trunco el anterior proyecto que había obtenido media sanción del Senado en 2016, las organizaciones de inquilinos encuentran una nueva oportunidad para concretar su principal demanda durante los últimos años.

El inicio del recorrido parlamentario comenzó esta semana con el tratamiento del proyecto de ley de alquileres en la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados, donde se espera un rápido tratamiento y el respaldo de todos los bloques. Allí se logró dictamen de mayoría durante la jornada del martes, por lo que el 7 de noviembre se tratará el proyecto en Diputados y luego intentará pasar el filtro de Senadores. Las organizaciones buscan llegar a fin de año “con un proyecto aprobado por unanimidad por ambas cámaras”. La iniciativa estipula en sus puntos principales una duración mínima del contrato de tres años, la actualización del precio semestral bajo un índice de promedio entre inflación (IPC) y salario (CVS), el registro obligatorio de contratos ante la AFIP (para blanquear el mercado de alquileres), un mes de depósito para los tres años de contrato y devolución de ese depósito actualizado al valor del último mes del alquiler, expensas extraordinarias e impuestos que gravan el inmueble a cargo del propietario y, por último, la negociación de la renovación con 60 días de anticipación. Por otro lado, sigue siendo motivo de discusión que el aumento del monto de los alquileres sea anual -y no semestral como propone el oficialismo- en sintonía con la frecuencia de las paritarias.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Alquileres caros y bolsillos flacos

En la actualidad los datos son escalofriantes: de acuerdo con los resultados de la segunda encuesta nacional a inquilinos, un inquilino destina en promedio el 45% de sus ingresos en el pago del alquiler. En enero de este año, la primera encuesta había dado como resultado 41% para esa misma pregunta, que no incluye la erogación de expensas, impuestos y servicios. Se estima además que los alquileres aumenten un 45% más que la inflación a lo largo de este 2018. Gervasio Muñoz, referente de Inquilinos Agrupados (IA) y presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, afirmó que “las inmobiliarias vienen a defender el negocio de los propietarios, es mentira que son intermediarios. En la Ciudad de Buenos Aires hubo durante 10 años una ley que nos obligaba a los inquilinos a pagar 1 mes de comisión y pagábamos dos. Por eso sucede también en otras provincias que se cobra más de lo que se tiene que cobrar a los inquilinos”. Muñoz, quien se mostró optimista en lograr una ley de alquileres en Argentina, destacó también que “siempre que hubo regulación del precio de los alquileres en Argentina, hubo un acceso justo a la vivienda. Primero con Yrigoyen en 1921, después con Perón y hasta la última dictadura, que dolarizó el valor de la vivienda y desreguló el precio de los alquileres. Las consecuencias son las que estamos viviendo hoy en día todos los inquilinos, que destinamos el 50% de nuestros ingresos al pago del alquiler”.

El sector inmobiliario cuestiona el proyecto y cree que la nueva medida provocará que la actualización de precios quede por debajo de la inflación. Por eso objeta que se aumente a tres años el plazo mínimo del contrato entre las partes, pero además aseguran que al momento de “fijar la comisión la pague el propietario hará que éstos pidan que se suba el alquiler para cubrir de ese modo lo que corresponde a la inmobiliaria”.