La tijera Pro amenaza a la escuela del Hospital Ramos Mejía

Hasta que ya no queden salitas para cerrar

Con la excusa de un supuesto traslado del que no se tienen precisiones, el Ejecutivo porteño decidió cerrar 3 salas de la escuela 6 del Hospital Ramos Mejía. "Esto viene de la mano de un plan de ajuste", denunciaron desde la comunidad educativa.

El Gobierno porteño decidió que este año en el la Escuela del Hospital del Ramos Mejia ya no habrá sala de lactantes. Y que cada año se irá cerrando una sala más hasta llegar al 2021, cuando ya no habrá escuela ni por lo tanto salas para cerrar. Los funcionarios se excusan en un supuesto traslado que busca mejorar las condiciones edilicias; pero desde la comunidad educativa denuncian que se trata de un cierre encubierto, que agravaría la crisis de vacantes que vive la ciudad.

“Es una decisión política de cierre, lo sostienen en la idea de un traslado que no es tal, al día de la fecha ni siquiera están levantados los cimientos de lo que sería el nuevo jardín” comentó Luisa, madre de una niña del jardín, en diálogo con El Grito del Sur.

Las quejas de las familias que querían inscribir a sus hijos se hacían sentir cada vez más, la escuela no aparecía como opción para inscribir a los niños de entre cuarenta y cinco días y un año. Finalmente desde el Ministerio de Educación informaron que la escuela no aparecería y que además en los años siguientes se irían recortando las vacantes de los demás niveles hasta concluir en el cierre total de la escuela en el año 2021.

Hoy el jardín del Ramos Mejía es una de las pocas escuelas infantiles que quedan en la Ciudad de Buenos Aires que se ajustan a ley garantizando educación de nivel inicial desde los 45 días a los 5 años. Pero desde el gobierno insisten en la expansión del sistema de Centros de Primeras Infancias (CPI).

Verónica, docente de la escuela y delegada de UTE, explicó que “los jardines infantiles tienen intencionalidad pedagógica, en cambio los CPI son instituciones relacionadas a ONGs con intencionalidad asistencialista, muchas veces incluso tienen personal que no son docentes y no se tienen en cuenta la cantidad de niños que puede haber por espacio, por eso vamos a seguir visibilizando el conflicto porque queremos dejar en claro que la educación es un derecho adquirido y que no podemos volver para atrás hacia lo que eran las guarderías, ahora llamadas CPI”.

El Gobierno argumenta que según la Ley de Educación Nacional 26.206, solo están obligados a garantizar el acceso a la educación desde los 4 años. Pero desde la comunidad educativa sostienen que también deben garantizarla a partir de los cuarenta y cinco días de vida hasta el nivel superior tal y como lo establece el artículo 24 de la Constitución de la Ciudad. “Esto viene de la mano de un plan de ajuste, no está pasando solo en nuestra escuela, hay varios escuelas como la Escuela N°1 de Cerámicas o el Romero Brest que están viviendo situaciones similares. Es una decisión política de cierre, en términos jurídicos no existe argumento para cerrar un jardín, a un juez hay que argumentarle con las leyes vigentes porqué se está cerrando y en ese sentido están arremetiendo contra toda la legislación local, nacional e internacional”, sentenció Verónica.