Caso Carla Soggiu

«Carla era una chica alegre, llena de brillo»

Fotos: La Retaguardia

A cinco días de que el cuerpo de la joven de 28 años fuera encontrado en aguas del Riachuelo, su tío, Gustavo Soggiu exigió justicia, recordó a Carla y sentenció: "Si hubo inoperancia de la Policía o de la justicia, que se actúe como tiene que ser"

Este sábado 19 fue encontrado en el Riachuelo el cuerpo sin vida de Carla Soggiu, una joven de 28 años cuyo paradero se desconocía desde el 15 del corriente. La mujer fue hallada en el barrio porteño de Barracas por personal de limpieza del Riachuelo. Momentos antes de desaparecer, la joven, que padecía hidrocefalia, había activado el botón anti pánico que llevaba consigo desde el 26 de diciembre, fecha en que denunció a su ex pareja y padre de dos hijos, Nicolás Fuentes, por privación ilegítima de la libertad, violencia de género y abuso sexual.

Gustavo Soggiu es el tío de Carla y fue quien acompañó a la joven a hacer la denuncia. Junto con el resto de la familia impulsa una incansable lucha por la justicia en el caso de su sobrina. En comunicación con El Grito del Sur y consultado sobre la situación que vivía Carla, Gustavo comenta que existieron tres momentos muy distintos en la vida de la joven: antes de iniciar su relación de pareja con Fuentes, el período en que estuvo en pareja (hasta el 26 de diciembre) «y otra persona es Carla ya nueva, hasta el 15 de enero», explica Gustavo.

 

«Carla era una chica alegre, feliz , llena de energía, de brillo, pero al comienzo de su relación, se fue apagando, opacando, perdió la alegría. Yo atribuí su cambio a que había sido madre, a las responsabilidades, a que estaba madurando, se estaba convirtiendo en alguien mas seria», comenta Gustavo. «Pero partir del 26 de diciembre (momento de la separación) nos encontramos con otra Carla, queriendo salir de esa oscuridad en la que se encontraba para volver a ser esa mujer de brillo».

Gustavo comenta que estuvo al lado de Carla cuando la joven denunció los abusos de su ex pareja y puedo observar el momento en que le entregaban el botón anti pánico que activaría previo a su desaparición. «Nos enteramos de su desaparición el 15 de enero a las 20:20 horas, cuando se hizo presente en nuestro domicilio un móvil policial avisando que se había activado la alarma», agrega el tío y comenta que la alerta inicial de la alarma se registró a las 20:07.

La causa de la muerte de Carla continúa siendo un misterio: el cuerpo no presenta ningún tipo de herida ni golpe y los investigadores no descartan ninguna hipótesis. En las últimas horas, algunas versiones señalan que pudo haberse desorientado y ahogado. En su última comunicación con el operador del dispositivo antipánico que la asistía Carla habría dicho que se encontraba en un lugar con mucho barro, que sentía agua en la cara y olor a combustible. Algunas versiones sugieren que Carla habría sido hostigada por la familia de Fuentes, quien se encuentra detenido en Marcos Paz, y que la paliza recibida pudo haber agravado el cuadro de hidrocefalia de la jóven.

«No sabemos los motivos, sabemos que pasó: esta fallecida por ahogamiento en las aguas del Riachuelo. Aún no sabemos por que medios llegó hasta allí pero estamos con un abogado querellante para que investigar las fallas que pudieran haber existido en la búsqueda», agregó Soggiu.

«Nos vamos a seguir juntando y movilizando hasta que sepamos la verdad de cómo llegó al lugar que en que fue encontrada y mantener una lucha constante para que no sea olvidada. Si hubo inoperancia de la Policía o de la justicia, que se actúe como tiene que ser», concluyó Gustavo.