El camino de lucha de Jimena Aduriz y c贸mo se arm贸 como una mujer emblema

馃挏 En la primera d茅cada sin 脕ngeles Rawson, El Grito del Sur dialog贸 con la periodista Marcela Ojeda para conocer el recorrido de la madre de la joven de 16 a帽os y c贸mo se construy贸 como una referente en el pa铆s.

Foto: T茅lam

鈥淟a historia de Jimena es suya y no puede aplicarse a otras. Esta es su historia que la marc贸 como madre de una ni帽a de 16 a帽os que fue asesinada por el encargado del edificio donde viv铆a y al que hab铆an depositado (su confianza) 11 a帽os de su vida. No todas las madres de ni帽as que son asesinadas en contexto de violencia machista son como Jimena, y no hay un manual, ni una especie de requisito a cumplir. Por eso cada historia, como cada una de las mujeres que tiene su nombre y su apellido no son casos, son especiales, son particulares y extraordinarias pero porque son historias personal铆simas鈥.

Jimena escribe que es la primera d茅cada, 鈥減orque es menos doloroso que (decir) diez a帽os, que no te tengo mi amor鈥. Jimena es la mam谩 de 脕ngeles Rawson, la adolescente de 16 a帽os que fue asesinada el 10 de junio de 2013 por Jorge Mangeri, condenado a prisi贸n perpetua.

芦Pas贸 una d茅cada y Jimena, por supuesto, no es la misma. 驴Qui茅n lo ser铆a, acaso?禄, reflexiona la periodista Marcela Ojeda, en un posteo para sus redes sociales. La primera con la que Jimena se sinti贸 en confianza para hablar por primera vez.

Foto: T茅lam

-驴C贸mo es hoy Jimena Aduriz?

鈥淣o me corresponde ser la vocera. Ella con sus palabras lo deber铆a decir鈥, nos contesta cuando le pregunto. Y estoy de acuerdo. Para esta fecha me contact茅 con Jimena, a quien vi en la presentaci贸n del informe del Observatorio de las Violencias de G茅nero Ahora Que S铆 Nos Ven junto al medio de comunicaci贸n digital Feminacida, que report贸 la cifra de femicidios desde el estallido de Ni Una Menos, el 3 de junio de 2015 hasta mayo de 2023. Sin embargo, ven铆a de una reciente operaci贸n bucal; no era momento para notas. 

鈥淓lijo que ese tiempo no sea s贸lo de descuento en la espera por volver a abrazarte y llenarte de mimos. Elijo transmitir tu legado. Mientras mi cuerpo sabe que esa elecci贸n cuesta m谩s, y mi boca se enferma por lo que no puedo decir, mis mejillas se llenan de l谩grimas no lloradas que parecen aferradas por miedo a que el d铆a que las suelte me desintegre鈥, escribe Jimena en su dedicatoria.

Pens茅 en Marcela 鈥揳 quien cito al comienzo de esta nota鈥 por ese v铆nculo de confianza que la uni贸 a Jimena, para trazar de alguna forma su recorrido para 鈥渞e armarse鈥 (como ella dice) en el dolor y mediante 鈥渆l legado鈥 de su 脕ngeles, como una mujer s铆mbolo de la lucha contra la violencia de g茅nero en la historia de nuestro pa铆s.

鈥淟o que yo veo en ella es personal por la cercan铆a de conocerla hace un tiempo鈥, destaca la periodista en di谩logo con El Grito del Sur. Para representarla, alude a descripciones que fueron dichas por ella. 鈥淓s una mujer de fe. Cree en el perd贸n. Es una gran mujer, es amorosa, fuerte, contenedora, muy inteligente, y con una inteligencia emocional superadora. Yo la quiero mucho. Tambi茅n deposit贸 en m铆 una confianza que yo valoro y voy a valorar para siempre, incluso despu茅s en las diferencias que tenemos por supuesto鈥, a帽ade.

Basta escuchar a Jimena para percibir que es una de las madres con mayor claridad a la hora de transmitir sus ideas, y hasta relatar los hechos de dolor con una calma que demuestra su entereza. Dice que admiraba a su hija porque ten铆a esa habilidad, pero bien pudo heredarla de su madre. Adem谩s, se tom贸 el trabajo de formarse y capacitarse cada vez m谩s hasta dar charlas y amadrinar un hogar que resguarda a infancias y personas en situaci贸n de violencia de g茅nero. 鈥淧arte de mi compromiso es estar acompa帽ando mam谩s, por mi cuenta鈥, le cont贸 a Marcela en aquella primera entrevista. Qued贸 demostrado hace no mucho con su cercan铆a a Graciela Sosa, la mam谩 de Fernando B谩ez Sosa, de quien tiene una foto en la portada de su biograf铆a en Facebook, hasta su contacto m谩s reciente con Gloria, madre de Cecilia Strzyzowski. Jimena utiliza sus redes tambi茅n para difundir la b煤squeda de mujeres que fueron vistas por 煤ltima vez y cuestionar cuando no se encuentra su paradero.

Jimena es la 煤nica hija mujer de una familia de hermanos varones. Como 脕ngeles. Esto volv铆a a contar aquel jueves 1 de junio, previo a los 8 a帽os de Ni Una Menos, junto a Ahora que S铆 Nos Ven. Cuando expres贸 c贸mo comenz贸 a mirar para atr谩s y entender que su rol familiar era tambi茅n producto de una construcci贸n social y cultural en un pa铆s con un sistema de organizaci贸n patriarcal. Y que tambi茅n su marido, Sergio Opatowski, 鈥渟e est谩 deconstruyendo鈥 junto a ella. Como madre eligi贸 estar presente durante todo el juicio, aunque sus hermanos intentaran disuadirla para protegerla. Hay cosas que las madres no deber铆an vivir. Por eso ella dice que a lxs hijxs 鈥渦na los sobrevive鈥.

鈥淟a primera vez que intercambi茅 y vi de lejos a Jimena fui como parte del grupo de periodistas y colegas que como cronistas de exteriores est谩bamos trabajando detr谩s de la b煤squeda y la difusi贸n de la b煤squeda de 脕ngeles鈥, recuerda Marcela. El mensaje: 芦Desapareci贸 una chica de Palermo. Vayamos para all谩禄, un llamado a la acci贸n en s铆 mismo, como su tuit que inici贸 el Ni Una Menos. 鈥淪on esos momentos muy especiales en los que est谩bamos de alguna manera acompa帽ando y al servicio de la difusi贸n de la b煤squeda de una adolescente de 16 a帽os. Y despu茅s por supuesto ocurri贸 lo m谩s tr谩gico y desgarrador que es otra historia que se empieza a escribir a partir del hallazgo del cad谩ver y los interrogantes eran: 驴qu茅 pas贸? 驴qu茅 le hicieron? 驴qui茅n o qui茅nes? El proceso que hizo su familia para atajar un mont贸n de pelotazos que les ven铆an: el se帽alamiento a Sergio Opatowski, a los hermanos, al padre Franklin Rawson, a ella, la instalaci贸n de teor铆as a trav茅s de los medios de comunicaci贸n. Ah铆 se dio vuelta la poderosa familia que se acompa帽aba al ser se帽alada por los mismos medios que se hac铆an los aliados de los dolores de la familia鈥, recuerda Marcela.

Jimena dir谩 que hicieron del caso (otra palabra de la que se disocia, porque para ella no es el Caso 脕ngeles, sino Mumi, como la llamaba) un 鈥渞eality show鈥. Desde su experiencia en la industria de la informaci贸n, explica Marcela: 鈥淭en铆a y hoy d铆a a diez a帽os tambi茅n, todos los condimentos para tener el impacto y la repercusi贸n medi谩tica y period铆stica que ha tenido: ocurri贸 en el barrio de Palermo, adolescente, familia de clase media ensamblada, una chica vivaz y muy hermosa鈥, y adem谩s visibiliza: 鈥淭odav铆a utilizan la grabaci贸n de 脕ngeles caminando en la vereda de su edificio, a pesar de las s煤plicas de la familia鈥.

鈥淣o todo vale una entrevista鈥

鈥淢i acercamiento a Jimena no fue de inmediato porque entiendo que el despu茅s es un momento de shock para la familia, de consternaci贸n, de reacomodarse, intentar volver a cierta normalidad que no va a existir ni existi贸. Con mucho tiempo la contact茅 a trav茅s de mails, de Facebook, me present茅, le dije qui茅n era: que era periodista, y que si en alg煤n momento ella quer铆a hablar yo trabajaba donde trabajo ahora y qued贸 ah铆. Solamente me present茅 y me mostr茅 a disposici贸n. Despu茅s el tiempo hizo lo suyo. Se dio una realidad muy cercana: primero al no invadir, respetar los silencios y los tiempos de Jimena, como hago con todos, no todo vale una entrevista, para m铆. Charlamos mucho. Coincid铆amos con Jimena en que el tratamiento medi谩tico hab铆a sido sin precedentes, bestial, brutal, lejos de tener perspectiva o mirada de derechos humanos, hacia 脕ngeles y su propia familia. Yo soy muy cr铆tica con el periodismo y el m铆o tambi茅n, por supuesto que s铆鈥, rememora y sostiene Marcela. 

Recuerda que fue 鈥渦n momento de absoluta sinceridad de Jimena鈥 cuando le 鈥渄ijo que estaba lista para hablar鈥. 鈥淨uer铆a dar su primera entrevista, nos hab铆a atravesado el Ni Una Menos, tambi茅n es cierto鈥, manifiesta. En la nota, Jimena le reconoce que pese a la cantidad de gente, ella recuerda ver a la comunicadora y sentirse protegida. 鈥淎h铆 tambi茅n se forj贸 una relaci贸n m谩s cercana. Despu茅s del 3 de junio de 2015, yo le promet铆 y me compromet铆 a que no lo iba a hacer para los lugares donde trabajaba porque no 铆bamos a contar ni con el tiempo ni con el espacio que ella se merec铆a, as铆 que la invit茅 a mi casa. Grabamos en el jard铆n. Ella vino con un anillo que iba a ser para 脕ngeles, una especie de herencia que dan a la hija mujer de su familia, y una remera que era de Mumi tambi茅n鈥, expresa.

Buenos Aires: La madre de 脕ngeles Rawso. Foto: Candelaria Lagos

鈥淛imena es una de las enormes mujeres, cabeza de familia, madre de v铆ctima de violencia machista al extremo que son los femicidios, que ha encontrado en la reconversi贸n de ese dolor un camino de lucha y acompa帽amiento a otros familiares鈥, realza Marcela. 鈥淭ambi茅n es cierto, y la historia as铆 lo demuestra, que esas familias que logran acompa帽ar a otras y lograr esa reconversi贸n en activismo, en militancia, es porque de alguna manera han encontrado una respuesta por parte de la Justicia. A veces a medias, tard铆a, o lenta, pero de alguna u otra manera lo han encontrado鈥, completa su lectura social desde su experiencia como periodista, por su cercan铆a con agrupaciones y tambi茅n ser madrina de una de ellas.

M谩s que una entrevista, el primer testimonio de Jimena fue una charla, confirma. A esto se refiri贸 en el mencionado encuentro Silvina Molina, editora de g茅nero T茅lam, cuando dijo que el profesionalismo para las periodistas es saber apagar una grabadora cuando corresponde, llorar y sostenerle la mano a la mujer que est谩 atravesando el dolor. All铆 mismo, Marina Abiuso, ex editora de g茅nero en TN y El Trece, dej贸 otra imagen de Jimena que la describe muy bien: 芦Es una de las entrevistadas de temer禄. Porque es muy h谩bil para corregir y ubicar periodistas.

鈥淣o importaban las preguntas, como siempre importaban las respuestas o lo que Jimena quiso hablar en ese momento; hace 8 a帽os. Yo la veo a esa mujer de ese tiempo y a la de ahora, y es otra mujer atravesada por el mismo dolor鈥, concluye Marcela. No como su voz, sino como una palabra amiga, mientras como escribe la propia Jimena: 鈥淯n d铆a y volver茅 a la carga. Hoy no mi amor, la tristeza y el horror me superan. Te amo hasta el cielo de las nubes… Mami鈥.

Compart铆

Comentarios