Mudanza sí, traslado no

El edificio de la discordia

Foto: Abril Pérez Torres

Un mismo edificio y dos comunidades educativas en conflicto. Mientras que el Cerámica resiste al traslado dispuesto por el Gobierno de la Ciudad, estudiantes, docentes y familias del Rogelio Yrurtia exigen la mudanza al nuevo edificio que por ley les pertenece.

La comunidad educativa de la Escuela de Cerámica Nº 1 viene resistiendo desde el pasado 26 de noviembre a la resolución 3842 que dispone de manera arbitraria e inconsulta el traslado al Polo de las Artes, edificio recientemente construido en el barrio de Mataderos, a siete kilómetros del lugar en el que cursan hasta el día de hoy les estudiantes del Cera. Pero el conflicto por el predio de Mataderos se agravó hace una semana, cuando las autoridades del Rogelio Yrurtia, institución a la que pertenece legalmente el edificio en cuestión, fueron notificadas que la mudanza sería suspendida. ¿Los motivos? La principal clave está en el amparo presentado por la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) junto a la comunidad educativa del Cerámica para impedir el traslado.

Foto: Abril Pérez Torres

Ahora bien, ¿qué pasa con cada institución y cuál es la perspectiva de cara al inicio del ciclo lectivo? La comunidad educativa del Cerámica -que viene de realizar caravanas, volanteadas, abrazos y distintas medidas durante todo el verano-, realizó una de sus últimas protestas el viernes pasado. Con distintas actividades artísticas y recreativas, docentes, estudiantes y familias montaron un festival en la plaza Mariano Boedo. Allí volvieron a defender el derecho a seguir estudiando en el emblemático edificio de Bulnes 45, donde vivía el reconocido ceramista Fernando Arranz. Ahora preparan un corte de calle para mañana a las 19hs en el que esperan volver a encontrarse con los vecinos y las vecinas del barrio que han venido apoyando la causa.

Foto: Julia Distefano

Por su parte, la comunidad del Rogelio Yrurtia sostuvo grandes asambleas que reunieron a estudiantes, docentes, familias y autoridades. Además, realizaron ayer una gran caravana que partió desde el antiguo edificio en el que cursaban hasta el año pasado (ubicado en Alberdi 4754) rumbo al construido recientemente en Alberdi 4139. Banderas, carteles, y cajas estampadas con la cara del escultor argentino Rogelio Yrurtia y el hashtag #ElYrurtiaSeMuda desfilaron por la avenida Alberdi en plena tarde para denunciar la decisión del Ejecutivo porteño y exigir la inmediata mudanza a la nueva escuela, por la que vienen peleando desde más de diez años.

Desde el gobierno porteño aseguran que la mudanza del Yrurtia no se puede llevar a cabo debido al amparo presentado por la UTE y aprobado por la Justicia porteña para impedir el traslado de la escuela de Cerámica. En tanto, los gremios docentes y las comunidades educativas aseguran que ello no interfiere de manera alguna en la mudanza del Yrurtia y solicitan una pronta respuesta del Ministerio de Educación. Lejos de generar algún tipo de enfrentamiento entre las dos escuelas en conflicto, ambas comunidades continúan peleando unidas en defensa de sus respectivos lugares de estudio, acompañados por los gremios y el bloque de Unidad Ciudadana de la Legislatura de la Ciudad.

Matías Zalduendo, Mariano Recalde y Carlos Guerrero (de izq. a der.)
Foto: Abril Pérez Torres

Al respecto, Carlos Guerrero, secretario de Cultura de la UTE, afirmó que «el argumento del gobierno es falaz» y explicó que «no hay ningún elemento que indique que el Yrurtia no se puede mudar. La única acción presentada es en función de impedir el traslado de la Escuela de Cerámica». En este sentido, calificó la medida de «arbitraria, inconsulta y autoritaria», y denunció que «el gobierno porteño ha tomado la decisión política de impedir la mudanza del Rogelio Yrurtia, una escuela que hace mas de diez años viene luchando por este terreno».