Brutal represión en Constitución

Un «Feriazo» prohibido a fuerza de gases lacrimógenos y balas de goma

Fotos: Nicolás Cardello

Con la excusa de una supuesta "falta de permiso", la Policía porteña desalojó de Plaza Constitución a trabajadores rurales que se disponían esta mañana a realizar un nuevo "feriazo". Hubo balas de goma y gases sobre feriantes y vecinos.

La Policía de la Ciudad reprimió esta mañana a integrantes de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) que intentaban instalar en Plaza Constitución un nuevo «Feriazo», su ya tradicional método de protesta ante las precarias condiciones de trabajo que afrontan los pequeños productores del conurbano y del interior del país. De manera intempestiva, unos 200 efectivos de la policía porteña y de Infantería avanzaron sobre la manifestación y tiraron balas de goma y gases lacrimógenos para dispersarla. «Ni siquiera nos dejaron bajar la verdura de los camiones. Cuando empezamos a descargar los cajones ya sentimos los gases lacrimógenos y no pudimos empezar la actividad. Nos pisotearon la poca mercadería que habíamos montado y nos robaron los tres mil kilos que trajimos», relató a El Grito del Sur Josué Trujillo, de la UTT regional Varela-Berazategui.

Foto: Nicolás Cardello

Ya en enero, el gobierno porteño había advertido a las organizaciones de pequeños productores que no permitiría nuevos «feriazos», palabra que cumplió esta mañana, para la sorpresa de los y las militantes. El secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro, justificó la represión alegando que los manifestantes «no tenían autorización para ocupar el espacio público», argumento similar al que apela el Ejecutivo que conduce Horacio Rodríguez Larreta para perseguir a los trabajadores de la vía pública.

«No tiene sentido ese argumento porque ya hicimos otros 200 verdurazos sin problemas y pacíficamente», le respondió en diálogo con este medio Lucas Tedesco, referente de la UTT . «Es la primera vez que nos prohíben y que nos reprimen. Se ve que al Gobierno le molesta que mostremos que a la gente no le alcanza la plata para comprar comida y que prefiere que se mantenga el sistema de intermediarios que se quedan con el negocio de la verdura, haciendo que su precio sea tan caro», agregó.

Foto: Nicolás Cardello

La actividad estaba pensada para realizarse simultáneamente en la estación de Once, pero los productores se encontraron allí con un operativo desmedido de seguridad, por lo que optaron por trasladarse todos juntos hacia Constitución. Hasta la Plaza llegaron unos 200 productores y productoras, y la represión se desató minutos después de haber empezado la actividad. «De repente vemos llegar a Infantería, nos empujaron y nos tiraron gases, a nosotros y a también a la gente que se empezaba a acercar. Tiraron gases y pegaron palazos. Quisimos hacer un cordón para intentar frenar la cosa y nos siguieron reprimiendo. Decidimos entonces replegarnos porque ya no podíamos mas. Es la primera vez que nos prohíben y reprimen de esta manera, desde que hace tres años iniciamos este método de protesta», aseguró Tedesco.