Informe de pobreza de la UCA

Pobres y empobrecidos

El Observatorio de la Deuda Social de la UCA mostró hoy cifras alarmantes: casi 13 millones de argentinos son pobres, un 5 por ciento más que el año pasado. "No puede ocurrir algo distinto con la inflación, la recesión y el recorte del gasto público", dijo Agustín Salvia, director del estudio.

«Quisiera que juzguen mi mandato por si bajé o no la pobreza», repite Macri. A la espera del índice de pobreza que medirá el INDEC a fin de este primer trimestre, el Observatorio de la Deuda Social de la UCA mostró en un informe difundido hoy que la situación es bastante grave: en la Argentina hay casi 13 millones de pobres, lo que equivale al 31,8 por ciento de la población.

El número creció desde la última medición a inicios del año pasado, cuando la pobreza dio 26,6 por ciento. Es decir, siempre según la UCA, hubo un crecimiento anual de 5 puntos, lo que se traduce en 1,9 millones de nuevos pobres. Es la cifra más alta de los últimos diez años.

El informe, publicado bajo el nombre «Enfoque de pobreza multidimensional basado en derechos», desnudó otros dos problemas: la pobreza estructural y el hambre. En el primer caso, subió del 16,7 al 18,6 por ciento. La población con inseguridad alimentaria severa pasó del 6,2  al 7,9 por ciento en el mismo período.

«La pobreza crece en Argentina y es obvio en un contexto donde aumenta la inflación, se profundiza la recesión económica, se achica el mercado interno y el gasto público. No puede ocurrir algo distinto», señaló el director del Observatorio, Agustín Salvia. Y vaticinó que 2019 también será «un año complicado» en ese sentido.

«La falta de un trabajo formal y el aumento del desempleo de larga duración explican también el aumento de la pobreza estructural, la cual está afectada por múltiples carencias además de los ingresos. Este segmento de la sociedad, casi el 20% de la población, está sumergido en la exclusión y la marginalidad, parecen sobrar para este tipo de modelo económico, sólo se los atiende con asistencia monetaria pero no con políticas efectivas de desarrollo económico, social y humano. Todavía esas políticas están ausentes del debate político y de la agenda pública», agregó Salvia.