Polémica por el número de personas en situación de calle

Números que duelen (y que Larreta esconde)

Foto: Nicolás Cardello

Pese a que el propio gobierno porteño reconoce que se duplicó el número de indigentes en la Ciudad en los últimos tres años, sigue sosteniendo que hasta 2018 sólo hubo 25 nuevas personas en situación de calle. Crece el reclamo de las organizaciones sociales.

En los últimos tres años se duplicó la cantidad de indigentes en la Ciudad. El último informe al respecto de la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad, publicado en enero de este año, apunta que en el último trimestre de 2015 había 100 mil personas bajo la línea de indigencia, y que en el último trimestre del año pasado se contabilizaron 198 mil, un 98 por ciento más. Las cifras, además de exponer cómo pega el ajuste en los de más abajo, dejaron en evidencia los esfuerzos que realiza la administración que conduce Horacio Rodríguez Larreta para ocultar otra realidad, que las organizaciones sociales que trabajan la problemática no dejan de señalar: cada vez hay más personas en situación de calle.

El número “oficial” del gobierno porteño sigue siendo de 1091 personas sin techo, 25 personas más que en 2017, cuando se contaron 1066. El dato surge del censo realizado en abril pasado a término con la Ley de Personas en Situación de Calle, promovida hace casi una década por la organización Proyecto 7. Pero, según pudo saber este medio, hubo otro censo realizado fuera de término, en diciembre, cuyo resultado el Ejecutivo aún no hizo público. El jefe de Gobierno, que tocó el tema este viernes durante la apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura, tampoco lo mencionó como parte de la “gestión” referida a la problemática. Las organizaciones denuncian que la razón para esconderlo es que esta vez, a diferencia de otros años, los resultados del censo mostrarían una realidad no muy conveniente en el marco de un año electoral.

De todas formas, además del nuevo censo el Gobierno de la Ciudad registró un aumento de las atenciones del Programa Buenos Aires Presente (BAP), que pasó de atender a un promedio de 215 personas por día en 2017 a 341 en 2018, más de un 50 por ciento de aumento. En ese mismo documento -al que tuvo acceso este medio- el oficialismo admite que carece de cifras “sobre la cantidad de personas que han podido salir de la situación de calle”, a través de los programas de que dispone.

De todas formas, las organizaciones insisten en que los censos “oficiales”, realizados por la dirección del Programa Buenos Aires Presente, no se realizan de acuerdo a la ley, porque sólo se lleva adelante un solo día al año y durante unas pocas horas. Por eso, en 2017 realizaron uno propio, cuyos resultados cuadruplicaron la cifra oficial. Según el conteo de las organizaciones, de más de 4500 personas viviendo en la calle en 2017, se pasó a más de 7000 en 2018.

La disputa por la cifra no es fortuita. “No se pueden llevar adelante políticas publicas adecuadas si el Gobierno no tiene un registro real de la problemática”, le había dicho a El Grito del Sur la coordinadora de la Comisión de Políticas Sociales y Economía Social del Consejo Económico y Social de la Ciudad, Laura Velasco, una de las querellantes en la causa que llevó adelante la jueza en lo Contencioso Administrativo María Elena Liberatori, quien en 2016 obligó al gobierno porteño a realizar el censo en tiempo y forma, algo que hasta ahora no se ha cumplido.

El BAP atravesó, además, un cambio de gestión el año pasado, y será auditado en 2019 por la Auditoría General Porteña en medio de un conflicto abierto con sus trabajadores, que denuncian que se ven obligados a cumplir turnos de 12 horas en un marco de “trabajo insalubre”.