Inflación y juventud

Les jóvenes porteños necesitan $34.480 mensuales para tener un desarrollo pleno

Así lo revela el Indicador de Calidad de Vida Joven de la CABA, un estudio mensual que analiza los hábitos de consumo de les jóvenes de entre 20 y 34 años y estima el ingreso necesario para que aprovechen plenamente las oportunidades de desarrollo de la ciudad más rica y más desigual del país.

Son casi $35 mil pesos y el número inquieta. Es el dinero que, a junio de 2019, precisa cualquier joven porteño para poder desarrollar una vida plena, un dato que impacta con más fuerza cuando se conocieron los datos de empleo y trabajo formal que afectan sobre todo a la población más joven.

Esta cifra se desprende del Indicador de Calidad de Vida Joven (ICVJ) en la Ciudad de Buenos Aires, que se publica mensualmente y estima el ingreso necesario para que les jóvenes porteños aprovechen plenamente las oportunidades de desarrollo que ofrece la Ciudad de Buenos Aires. “Tomamos en cuenta los hábitos de consumo de los jóvenes de entre 20 y 34 años, –integrados al mercado formal de trabajo, o autónomos registrados-, y los ajustamos según determinados parámetros con aceptación internacional, como la necesidad de acceder a instancias de ocio y esparcimiento, de formación”, explica el abogado Federico Putaro, coordinador de la iniciativa junto a Victoria Larrea.

Así como el INDEC publica la Canasta Básica Alimentaria, desde el ICVJ elaboraron la Canasta de Juventud Plena, que integra distintos rubros: educación, transporte, vestimenta, métodos anticonceptivos, vivienda autónoma de los padres, gastos relativos al higiene personal y del hogar, la posibilidad de costear reuniones sociales, ocio o esparcimiento y, de tener una reserva del ingreso, un ahorro que permita costear vacaciones, el depósito o cualquier gasto extraordinario.

“Mes a mes, esa canasta adquiere nuevos valores según el aumento de los precios en la Ciudad, que surgen a partir de los datos del índice de precios al consumidor que publica el Gobierno de la Ciudad, pero también de mediciones propias, y de la variación promedio mensual del dólar que obtenemos del sitio DolarHoy.com”, agrega Putaro. “De acuerdo a nuestras estimaciones, un joven necesita hoy al menos un ingreso de $34.480 para poder gozar plenamente de los diferentes aspectos que hacen a un desarrollo pleno en la Ciudad de Buenos Aires. Esta cifra asciende a $46.548 en el caso de tener a cargo un/a hijo/a de entre 0 y 3 años, y a $41.721 en el caso de 3 a 12 años”, señala el abogado, impulsor de la iniciativa y miembro del Centro de Formación Génera.

Si bien el Gobierno de la Ciudad informó una inflación de 3,1% durante el mes de mayo, la Canasta de Juventud Plena que elabora el ICVJ expresa un aumento del 3.31%. En el estudio destacan que, por cuarto mes consecutivo, la “Inflación Joven” (21,65%) se encontró por encima de la Inflación General de la CABA (19,34%). Los impactos se observaron en los rubros apuntes/lectura (5.70%), vivienda (4.4%), salud (4.9%), y el ahorro deseado (3.86%).

“Es importante destacar que existen factores que amortiguan un despegue mayor de la inflación joven respecto de la inflación general de la Ciudad. Uno de corte estructural: en momentos de crisis los jóvenes ajustan sus expectativas, y trazan estrategias como reemplazar la lectura en papel por lecturas digitales, reprogramar sus vacaciones hacia lugares más cercanos, vivir entre varios amigues. El otro es de corte coyuntural: las tarifas y honorarios de profesionales y talleristas con los que los jóvenes realizan actividades regulares (como clases de música), aumentaron durante los primeros meses del año con la pretensión de fijar un precio que se sostenga durante los próximos meses, razón por la cual, este rubro permaneció fijo durante el mes en observación”, concluyó Putaro.