Por la reincorporación de 258 laburantes

El INTI quiere un 2020 con todes adentro

La Comisión de Despedidxs del INTI viene avanzando en la recolección de voluntades políticas para lograr la reincorporación de los 258 trabajadores y trabajadoras que perdieron sus fuentes de trabajo en enero del año pasado.

Luego de un 2019 con mucha incertidumbre, la Comisión de Despedidxs del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) se ilusiona con lograr a partir del año próximo la reincorporación de la totalidad de los trabajadores y trabajadoras que perdieron sus fuentes de empleo en enero de 2018. Durante las últimas semanas estuvieron realizando varias jornadas de lucha junto a cientos de laburantes que continúan en el Instituto, pero además se movieron por los pasillos legislativos para lograr avales políticos a «la inmediata reincorporación de todxs lxs despedidxs».

258 trabajadores y trabajadoras del INTI -entre elles científicos, profesionales, técnicos y auxiliares- fueron despedidos por el gobierno nacional el 25 de enero de 2018. Varios eran afiliados y/o delegados de ATE, con lo cual su salida forzada motivó la aparición de denuncias por persecución político-ideológica. En septiembre pasado, luego de un fallo judicial, se produjo la reincorporación de cuatro trabajadores: Germán Araníbar, Andrés Novas, Germán Posse y Alfredo Fernández. Éste último es un trabajador discapacitado, cuyo sector fue completamente vaciado. Además de los 254 que aún resta incorporar, desde la Junta Interna de ATE en el INTI aseguran que la planta del organismo tuvo un éxodo reciente de 950 trabajadores, que incluye despidos, retiros voluntarios y jubilaciones obligadas.

El pasado 22 de octubre, la Comisión de Despedidxs presentó en el Senado de la Nación un informe con datos relevantes sobre la situación que viene atravesando el INTI, con especial hincapié en los despidos masivos, las líneas de trabajo caídas y la necesidad de las reincorporaciones para «poner el organismo nuevamente al servicio de la industria, las pymes y los emprendedores». Allí lograron el apoyo de la jefa de los equipos técnicos del Frente de Todos, Virginia García, de la senadora nacional María de los Ángeles Sacnun (FPV) -quien preside la Comisión de Industria y Comercio de la Cámara de Senadores-, y del jefe de bloque del FPV, Marcelo Fuentes. También acompañó la presentación Carla Pitiot, diputada nacional que preside el bloque del Frente Renovador. Por otra parte, en Diputados habían sumado una semana antes el apoyo de la diputada Romina del Plá (FIT-U) y de los integrantes del bloque Consenso Federal, que estuvo representado en dicha reunión por Alejandro Grandinetti.

Luego del triunfo del Frente de Todos en las urnas, los trabajadores despedidos del INTI redoblaron sus esfuerzos en unidad y participaron de la asamblea de personal del Instituto. Allí entonaron las mismas consignas que vienen sosteniendo desde hace un año y nueve meses: «reincorporación de los despedidos, restablecimiento del Instituto a su normal funcionamiento y el fin de la militarización y el hostigamiento». Dicha asamblea votó, entre otras cuestiones, la organización de un nuevo Tecno INTI para la semana del 18 de noviembre con el objetivo de mostrar a la sociedad en su conjunto el aporte al desarrollo tecnológico del país que realiza este organismo. Al mismo tiempo, durante esa jornada una gruesa columna sin distinción entre «los de adentro» y «los de afuera» ingresó pacíficamente al Instituto para recorrer sus calles internas bajo el grito de «Acá no sobra nadie».

La estrategia oficial para correr el eje

Casi en simultáneo con estos reclamos, las autoridades del INTI denunciaron haber sufrido agresiones violentas por parte de un grupo de personas de ATE-Verde. «Repudiamos este accionar, no sólo porque está muy lejos de representar el modo en que actuamos lxs trabajadorxs (despedidxs y no despedidxs) del INTI sino porque además va en absoluto detrimento de nuestro objetivo: volver al INTI y recuperarlo para ponerlo al servicio de la sociedad», sostuvieron desde la Comisión de Despedidxs. En ese sentido aclararon que el grupo que se dirigió al Edificio Nº2 -lugar de los incidentes- no participó de la asamblea, con lo cual no existía ningún tipo de mandato para desplazarse hasta ese lugar.

«Estas acciones les otorgan a las autoridades salientes un argumento para victimizarse e intentar cambiar el eje central de nuestro reclamo», agregaron. Por otra parte, la Comisión denunció que la «violencia sistemática» partió desde un primer momento de las autoridades a partir de ser acusados de «ñoquis», de la quita de cargos por motivos ideológicos y de la militarización del Instituto. En ese marco apuntan contra Mariano Zlatanoff, el funcionario designado «a dedo» por el gobierno de Mauricio Macri en octubre de 2017 y encargado de firmar los 258 telegramas de despido apenas tres meses más tarde. A él lo acusan también de desviar 14 millones de pesos de fondos públicos del INTI hacia la fundación Saber Cómo, de la cual Zlatanoff se desempeña como tesorero.

A la espera de nuevas señales

«La reincorporación en el INTI tiene dos ejes importantes: primero, fue una persecución política-sindical porque muchos de los fallos que fueron saliendo a nuestro favor indican eso; y segundo, con una fuerte caída industrial como la que hubo, si el nuevo gobierno quiere reactivar este sector el INTI tiene una gran colaboración para hacer a las empresas, a los industriales, a la ciencia y a la técnica. Y el primer paso tiene que ser la reincorporación de estos compañeros despedidos, que son todos profesionales muy formados en el ámbito público», explica a El Grito del Sur Luciano Domínguez, secretario general de la Junta Interna de ATE-INTI.

En relación al panorama que se abre con el cambio de gestión a nivel nacional, Domínguez afirma que «hemos sumado adhesiones -que incluso están por escrito- de muchos pesos pesados de lo que va a ser el nuevo gobierno. Uno de ellos es Roberto Salvarezza. Éstos destacaron la importancia de la ciencia y técnica y, particularmente dentro de eso, la injerencia que puede tener el INTI y sus capacidades, que hoy están siendo bloqueadas. En ese marco nos han manifestado la voluntad de avanzar con la reincorporación de los despedidos. Hay que transformar eso en algo que se concrete».