#ParoNacionalDocente

La represión en Chubut no se banca más

Luego de la brutal represión sufrida ayer por los y las docentes de Chubut, sumado a la detención del secretario general de ATECH, Santiago Goodman, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) resolvió convocar a un paro nacional de 24 horas.

Pocos minutos antes del mediodía ya empezaba a circular en las redes sociales la denuncia de los gremios docentes provinciales y nacionales acerca de la violenta represión sufrida por los y las docentes de la provincia de Chubut. Con la noticia circulaba además la convocatoria a un paro nacional de 24 horas en rechazo a las políticas represivas que viene desplegando el gobernador Arcioni y la reciente detención de Santiago Goodman, secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH).

Si bien los hechos ya habían trascendido y el anuncio de la huelga general ya había sido difundido, desde la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) realizaron una conferencia de prensa para brindar más detalles sobre lo sucedido.  Allí explicitaron los reclamos y enumeraron las medidas que tomarán de ahora en adelante. «Hemos pedido en reiteradas ocasiones que se solucione el conflicto, que se restablezca el diálogo, que haya respuestas a los docentes de la provincia de Chubut que no cobraban sus aumentos como se acordó en la paritaria en el mes de febrero», explicó Sonia Alesso, secretaria general de la CTERA.

La represión del día de ayer se dio en el marco de una movilización convocado por los gremios docentes desde el Tribunal Superior de Justicia hasta la Casa de Gobierno en protesta por los considerables descuentos salariales que sufrieron los y las docentes debido a la huelga que vienen sosteniendo desde hace meses en la provincia. Pero el problema creció cuando notaron que docentes que no habían participado de la huelga también habían sufrido un descuento considerable en el total de su salario, y peor aún, docentes con licencia por enfermedad -algunos casos tratándose incluso de enfermedades terminales- fueron víctimas del recorte que efectuó el Gobierno provincial en sus haberes.

Frente a la manifestación pacífica de los y las docentes chubutenses, las fuerzas de seguridad a cargo del gobernador Mariano Arcioni volvieron a arremeter contra los manifestantes iniciando con gases lacrimógenos y continuando con golpes y palazos. Sin embargo, lo que desató aún más la ira de la docencia fue la detención arbitraria de Santiago Goodman, secretario general de ATECH, quien fuera rodeado por un numeroso grupo de uniformados, arrojado al piso, arrastrado y finalmente detenido.

De todas formas no pudieron retener durante mucho tiempo al líder sindical y para la hora de la conferencia Alesso ya se mostraba tranquila de anunciar que Goodman había sido liberado. La representante nacional de los y las docentes fue muy contundente en sus denuncias al gobierno de Chubut y su política represiva: «No va a ser la violencia, no va a ser la represión, no van a ser los aprietes la forma en que se va a solucionar esto». Y reclamó que las escuelas de la provincia se pongan en condiciones para poder habitarlas y estudiar con tranquilidad, uno de los reclamos centrales que vienen levantando desde los sindicatos hace varios meses.

Durante la jornada de hoy no sólo se realizará el paro en todos los distritos del país, sino que también tendrá lugar una nueva movilización en Chubut, de la que -según informó Alesso- participarán compañeros y compañeras de distintos lugares de la Argentina como parte de la delegación enviada por la CTERA en apoyo a la enorme pelea que vienen protagonizando los y las docentes de la provincia.

Frente a la incómoda pregunta realizada por uno de los periodistas presentes, que buscó vincular al líder sindical y diputado nacional, Hugo Yasky, con el gobernador Arcioni por pertenecer al mismo espacio político, Sonia Alesso fue muy clara y respondió apresuradamente y sin pelos en la lengua: «Nosotros vamos a defender las causas justas, gobierne quien gobierne».