De los dichos a la realidad

¿Qué pasó con la educación en el mandato de Larreta?

El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, se acercó hoy a la Legislatura para presentar el segundo informe anual de gestión del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y anunció, entre otras cosas, la mudanza en enero del edificio de la cartera educativa a la Villa 31.

Esta mañana el jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, visitó la Legislatura para exponer el segundo informe anual de gestión del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. Durante su discurso abordó distintos ejes temáticos y uno de ellos fue la educación para anunciar la mudanza del Ministerio de Educación a la Villa 31, junto al Polo Educativo María Elena Walsh.

“Estamos terminando 54 escuelas nuevas, que suman 9.000 vacantes. Nunca antes se construyeron tantas en un solo mandato”, comenzó el jefe de Gabiente porteño. De esto modo volvió a machacar con el caballito de batalla que utilizó el oficialismo durante toda la campaña, desconociendo las denuncias y refutaciones de sindicatos, centros de estudiantes y familias. Según revelan los distintos informes elaborados por colectivos educativos, sólo 23 de las 54 escuelas promocionadas por el Gobierno de la Ciudad responden a instituciones creadas desde cero.

Felipe Miguel se refirió también a la finalización de las obras de los ocho Polos Educativos construidos por el PRO en el distrito porteño: el Mugica, el Larrazábal, el Piedra Buena, el María Elena Walsh y los ubicados en Barracas, Saavedra, Mataderos y Lugano. El María Elena Walsh estará ubicado en la Villa 31 de Retiro, al lado del edificio donde se mudará el próximo 10 de enero la cartera educativa que seguirá conduciendo la politóloga Soledad Acuña.

El jefe de Gabinete mencionó además las 44 escuelas que han sido incorporadas hasta el momento al plan de la Secundaria del Futuro y omitió mencionar las fuertes críticas realizadas desde las comunidades educativas. Dos años atrás, estos cuestionamientos llevaron a la toma de más de 30 colegios y las autoridades del Ministerio de Educación se vieron obligadas a recibir a les representantes estudiantiles que pedían explicaciones y respuestas sobre el tema.

El funcionario porteño destacó también los avances de la gestión larretista en relación a la innovación tecnológica, la introducción de nuevas tecnologías en las aulas y espacios de aprendizaje, las capacitaciones docentes, la entrega de tablets y computadoras. Por último, el funcionario oficialista habló del fomento de la educación sexual integral en las escuelas y el reparto de preservativos en casi 200 puntos de la Ciudad, lo que equivale a la entrega de casi seis millones y medio de éstos. En este sentido, cabe destacar que las estudiantes vienen denunciando desde hace años la falta de aplicación de la Ley de ESI sancionada en 2006, mientras que muchos de los funcionarios macristas se limitaron excusarse con de dicha normativa para posicionarse en contra del proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

En conclusión, los últimos cuatro años del Gobierno porteño en esta área se han resumido en la disputa constante entre los conflictos educativos y el marketing político.