No Tan Distintas

De la palabra como reparación histórica

Karina Pintarelli es una mujer trans de 61 años que a lo largo de los años vivió constantes persecuciones, detenciones y torturas en penales, comisarías, hospitales y loqueros. Este jueves presenta su libro de poemas "Me quedé en Karina", donde hace de la palabra una lucha colectiva.

Me amigué con la calle,

caminé entre la gente

sin esconderme

como tiempo atrás, sucia,

sin lucidez.

Hoy voy con la cabeza en alto

mirando los rostros

de frente para que entiendan

que pertenezco a esta sociedad

y nunca más a la suciedad.

Perdoné mi pasado, olvidé

el vencer, y lo más importante:

volví a descubrirme, a amar

a Karina.

 

Karina es la insurrección de toda regla y su trayectoria de zigzagueos por las manos violentas del Estado lo reafirman.  Quienes la conocen hablan de ella como luchadora incansable y fue el caudal de enfrentamientos contra lo establecido lo que le dio el envión para resurgir. Tiene flores en la garganta cuando lee sus poemas con voz pausada. “Pertenezco a esta sociedad y nunca más a la suciedad”, recita cual mantra y sus palabras invocan a todas las demás identidades que fueron castigadas por correrse de la norma binarista y patriarcal. Sus palabras son ecos de las que ya no están.

Karina Pintarelli nació en el barrio de Flores en 1957. Aunque fue asignada como varón, desde pequeña expresó su deseo de ser una niña. Esto implicó a lo largo de muchos años constantes persecuciones, detenciones y torturas en penales, comisarías, hospitales y loqueros. Según sus propios cálculos, pasó más tiempo dentro que fuera de la cárcel.

Karina conoció la organización No Tan Distintas (NTD) en el 2017 cuando gestionaban el Frida, un centro de integración que aloja mujeres cis y trans en situación de calle fundado por Proyecto 7. Luego Kari perdió su lugar en el Frida, tuvo una recaída en consumo y volvió a quedar en situación de calle, internada en el Hospital Cenareso. Fue en ese momento cuando se volvió a encontrar con la organización y comenzó a proyectar su mudanza a Casa Leonor, el alquiler colectivo que NTD formó en el partido de Merlo. “Encontrarme con No tan Distintas fue una cosa maravillosa que apareció en mi vida después de todo lo feo que pasé en la calle. Las chicas llenaron de amor todo mi ser», explica.

Fotos: Meme Liebana

El próximo jueves, en la muestra colectiva “El tiempo en mis manos”, Karina presenta su libro “Me quedé en Karina”, donde recopila los poemas que escribió a lo largo de toda su vida. “La construcción del libro fue un trabajo entre todas, cada una en su rol me iban acompañando”, asegura.

Al día de hoy se desempeña como responsable de algunos espacios del No Tan Distintas como el TUM, un encuentro semanal que nuclea a mujeres cis y trans en situación de calle. También realizó la formación anual en acompañamientos. “El proceso de Kari es el de cualquier compañera que estuvo mal y que necesitó ayuda. Demuestra que cuando se le activa una red para salir adelante efectivamente lo hacen y después quedan conectadas, cerca de compañeras que estuvieron en el mismo lugar que ellas. Sostener su propio alquiler con otra compañera tiene que ver con que haya podido construir esta muestra. Por eso llamamos a la muestra ‘muestra integral’ porque sentimos que no es sólo la presentación del libro sino una demostración de fuerza, de poder, de haber dedicado un tiempo a reponerse. Que la construcción colectiva devenga en activismo para nosotras es muy conmovedor”, cuenta Florencia Montes Paz, referente de No Tan Distintas.

Ante la pregunta de si siente que el arte es una forma de transformar su historia, Karina responde: “No siento que esté transformando sino plasmando mi situación para poder visibilizar a todas las personas en situación de calle. Mostrar que son vulnerables y rechazadas. La situación de calle no sólo es no tener casa, sino cómo repercute en uno. Es un quiebre total tanto físico como psíquico que te acompaña incluso cuando dejás de estar allí”.

Además la intención del libro es demostrar que la comunidad travesti-trans no sólo es excluida del trabajo formal, la educación y la vivienda, sino del acceso a la cultura, la creación y el arte. “Este libro sirve para demostrar que las personas trans somos seres humanos. A pesar de que hay una ley que nos ampara todavía no estamos incluidas socialmente. La muestra es un poco para que la sociedad sepa que somos parte de ella también, no somos un par de personas aisladas”.

Foto: Meme Liebana

Reconocer es reparar 

En mayo del año 2018, el gobierno de la provincia de Santa Fe falló a favor de Carolina Boetti, convirtiéndose en la primera mujer trans reconocida como “ex presa política” de la última dictadura militar en el marco de la ley provincial N° 13.298 de reparación histórica a presos políticos, vigente desde 2012. Cuando Kari se enteró de esto decidió que ella también debía exigirle al Estado un resarcimiento por la violencia recibida.

A nivel nacional, “Reconocer es reparar” es un proyecto de ley presentado en el 2016 por la senadora Sigrid Kunath e impulsado por Marlene Wayar y Lohana Berkins. El objetivo de la normativa es resarcir económicamente a las personas travestis y trans que fueron víctimas de violencia policial sistemática tanto en dictadura por las Fuerzas Armadas, como en democracia a través de los edictos policiales que criminalizaron sus identidades. El proyecto plantea que el beneficio será incrementado en un 30% si la persona sufrió violencia sexual, como fue en la mayoría de los casos. Sin embargo, aún no fue aprobado.

Para Karina, abrir la causa significó repasar sus 61 años de vida y recordar que durante los 60’, 70’ y 80 había sido detenida incansablemente por su condición de género. A partir de allí, junto con el Observatorio de Derechos de Género en la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires y Abosex, Karina y No Tan Distintas comenzaron el proceso judicial.

Por eso, en la muestra “El tiempo en mis manos” se realizará el panel de “Derechos humanos LGTB” para exponer la trayectoria del marco legal de estos derechos y las estrategias para que las personas trans que hayan sido vulneradas accionen.

La cita será el jueves 12 de diciembre en el Espacio La Madriguera, ubicado en Boedo 965. Habrá lecturas de poemas de integrantes de NTD y se presentará “Prontuario”, la obra que la artista plástica Mariela Scafati y Diana Rose de «Serigrafistas Queer» realizaron con los expedientes de Karina. “Lxs esperamos para que forme parte de este contagio deseante y activista”, dice la invitación.

Karina siente que la revancha es poder contar, revertir el lugar al cual se arrincona al colectivo travesti trans y tomar la palabra como arma. Por eso afirma: “Este libro es una caricia al alma y la manera de mostrar lo que hice durante tanto tiempo. Escribir es lo que más me gusta y por eso marcho para adelante”.

Foto: Meme Liebana