Ornella Infante

“La política es la única herramienta de transformación que tenemos los pobres”

Ornella Infante es la nueva directora de Políticas contra la Discriminación del INADI. Activista trans y militante del Movimiento Evita, habla de cómo hacer política desde un colectivo con 35 años de expectativa de vida.

“La política es la única herramienta de transformación que tenemos los pobres”, dice y recuerda el momento en que supo ser una descreída de ésta. Ornella Infante es activista trans, militante del Movimiento Evita y la nueva directora de Políticas contra la Discriminación del INADI. Nacida en Santiago del Estero, se mudó a Río Negro durante la crisis del 2001. Su trayectoria de vida estuvo totalmente influida por Claudia Pía Baudracco, activista travesti fundadora de la Asociación de Travestis de Argentina (1993) que luego se convertiría en ATTTA (Asociación de Travstis, Transexuales y Transgénero de Argentina). De ella recuerda su visión de futuro y su insistencia en la necesidad de organizarse para disputar espacios en las dirigencias tradicionales especialmente dentro del PJ. Claudia fue una de las primeras en plantear la necesidad de una Ley de Identidad de Género, mucho antes de que se sancionara. Otra de sus madres trans fue ‘Pelusa’, quien la previno desde el primer momento de las violencias a las que podía quedar expuesta. “Si no hubiera sido por ella hoy no seguiría viva”, dice quien a los 42 años sobrepasó la expectativa de vida de su colectivo.

Ornella tomó la conducción de ATTTA Río Negro en 2004, cuando formó parte de la Primer Vigilancia Epidemiológica del país durante el gobierno de Néstor Kirchner. A través de este proceso se obtuvieron las cifras oficiales que dieron como expectativa de vida del colectivo trans entre 35-40 años. “Eso me produjo una marca a fuego en mi vida. Me di cuenta que la mayoría de mis amigas -ahora puedo decir todas- habían sido asesinadas por el sistema. Se habían muerto por las siliconas, por la exclusión y la discriminación”, comenta.

Fue entonces cuando decidió comprometerse con la lucha. Comenzó reclamando por la derogación de los códigos contravencionales que limitaban a la diversidad y el travestismo. “Con los edictos las personas trans podíamos caminar libres sólo los tres días de carnaval. En Tucumán la primera vez que me detuvieron y torturaron fue por uno de los edictos que se llamaba ‘Contravención al carnaval’ y te detenían diez días”, explica. “Cuando comenzamos a exigir la derogación el INADI ayudó muchísimo. En conjunto pudimos sensibilizar a los legisladores y legisladoras de las provincias para la derogación de los Códigos”.

Pero la Ley de Matrimonio Igualitario fue el punto de quiebre que la hizo definir que la lucha tenía que ser con -y en- la política, sumándose al Movimiento Evita. “Yo era una de las que renegaba de lo partidario porque, más allá de que nunca había escuchado una campaña en favor de la diversidad sexual, viví la demonización de la política en los ’90. Hay que tener en cuenta que, hasta la llegada de Néstor Kirchner, para el colectivo travesti y trans el Estado solamente existía para encarcelarnos y condenarnos a muerte”, dice. En el 2012, después de la sanción de la Ley de Identidad de Género, Ornella pudo recibir su nuevo DNI.

Luego de ser coordinadora de ATTTA Neuquén y Río Negro, formó parte de la creación de la Federación LGBT donde asumió la Secretaría General en el 2019. También es secretaria general del Frente Nacional por la Igualdad del Movimiento Evita y participó en la Mesa Nacional por la Igualdad. Además, fue asesora de Susana Dieguez en la Cámara de Diputados de Río Negro y de la diputada nacional Silvia Horne. El año pasado se convirtió en la primera candidata a legisladora trans de su provincia, en la lista que encabezó Carlos Ernesto Soria por el Frente Para la Victoria – Río Negro.

La expectativa de Ornella en el INADI es mucha, pero el trabajo que hay que hacer para reconstruir la razzia macrista también. Respecto a las políticas que llevarán a cabo manifiesta: “Cuando la Doctora Victoria Donda presentó su gabinete expresó que el INADI debería volver a tener las mejores prácticas que supo tener: el diálogo con el pueblo, la articulación con los movimientos sociales, con el feminismo popular y con las organizaciones no gubernamentales. Es necesario que volvamos a retomar los foros de la sociedad civil para que sea ésta la que idee las políticas antidiscriminatorias. Debemos tener una participación en todos los lugares para sensibilizar y erradicar la discriminación que es una violencia que deja huellas muy marcadas”.

La medida que considera se debería abordar primero es la actualización de la Ley antidiscriminatoria: “Es una demanda de los movimientos sociales y de la diversidad sexual desde hace mucho tiempo. La Ley deja afuera a muchos sectores de la sociedad y lo que no está escrito no existe. Hay que trabajar sobre eso entendiendo que vivimos en un país que tiene un sector de la sociedad racista, xenofóbico y machista que luego de cuatro años de neoliberalismo recrudeció”. Como directora de Políticas contra la Discriminación también abogará porque se cumpla la Ley de Cupo Laboral Trans en todas las dependencias estatales y para que se vuelva a trabajar articulando proyectos de ley con el Congreso Nacional.

Sobre la importancia de que hayan personas trans ocupando cargos gubernamentales, la activista opina: “Me parece importante que el Gobierno tenga la cara del pueblo. Si el Gobierno tiene la cara del pueblo es porque está constituido por personas que saben de las necesidades de los sectores a los que pretendemos representar. Si las políticas del país están ideadas por mujeres, disidencias y diversidades inevitablemente van a tener esa perspectiva y van a ser mucho más abarcativas de lo que se podría generar sin nuestra participación”.

Ornella seguirá luchando por ampliar las posibilidades y derechos de los sectores vulnerables dentro y fuera del Estado. Si bien entiende que será un rol complejo resulta fundamental para crear un país más inclusivo. “Es necesario trabajar en conjunto para poder lograr lo que Alberto Fernández  propuso cuando asumió: un país que nos incluya a todos, todas y todes, porque todes nos merecemos vivir bien”.