La lucha por el Parque Caballito

«Las políticas del Gobierno van en contra del discurso de una ciudad verde»

El Parque Caballito lleva casi veinte años luchando contra los negocios inmobiliarios del Estado porteño e IRSA, una de las empresas constructoras más grandes del país. Osvaldo Balossi, comunero de la Comuna 6, dialogó con El Grito del Sur acerca de la importancia de construir más espacios verdes y los beneficios que generarían para la Ciudad.

Desde hace casi dos décadas vecinos y vecinas del barrio porteño de Caballito vienen luchando para que en los terrenos nacionales comprendidos entre la Avenida Avellaneda, el Puente Caballito, Yerbal y Donato Álvarez sean destinados a la construcción de un parque. En los últimos doce años, bajo la administración macrista en el territorio porteño se intentó sistemáticamente favorecer a constructoras amigas para contribuir al negocio inmobiliario. Osvaldo Balossi es militante de La Cámpora y comunero de la Comuna 6, en diálogo con El Grito del Sur habla sobre la lucha por el Parque Caballito, denuncia la falta de espacios verdes en la Ciudad, cuestiona el doble discurso del oficialismo porteño en materia ambiental y se refiere a los beneficios que supondrían la construcción de más plazas y parques en la Ciudad de Buenos Aires.

Actividad de campaña 2019

Caballito es un de los barrios porteños con menos espacio verde por habitante: mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre 10 y 15 metros cuadrados, en Caballito andan por debajo del 1,5. El panorama es aún peor si se presta atención al informe de Greenpeace del año 2008 en el que indica que este mismo barrio es uno de los que tiene mayor contaminación sonora y del aire. Estos son nada más algunos de los motivos por los que vecinos, vecinas y organizaciones del barrio vienen exigiendo la construcción de un parque en el predio de aproximadamente 17 hectáreas.

El conflicto empieza hacia fines de los ‘90 cuando la constructora IRSA compra de manera ilegal -según advierte la comunidad de Caballito- de una parcela que sería destinada a construir “el Shopping más grande de América Latina”, según trascendió en su momento. Sobre este punto, Balossi denuncia que durante la gestión de Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad se buscó constantemente modificar el Código de Planeamiento Urbano, hoy Código Urbanístico, para beneficiar a la constructora y habilitar la construcción del mega emprendimiento inmobiliario. Si bien gracias a la organización de los vecinos y las vecinas el proyecto de venta de las tierras en cuestión nunca logró pasar de comisión al recinto de la Legislatura, el macrismo nunca se dio por vencido y el año pasado incluso intentó traspasar los terrenos de la esfera nacional a la jurisdicción porteña. En el mismo proyecto -frenado nuevamente por la comunidad organizada de Caballito- se incluía también el traspaso de los terrenos de Constitución, Pompeya, Palermo y Liniers.

Reunión con legisladores y legisladoras del Frente de Todos CABA

“Esto demuestra que con la movilización popular, con los vecinos y las vecinas movilizadas y generando presión se logra frenar muchas veces los intentos de avance de -en su momento- IRSA, una de las constructoras más grande de Argentina, y el año pasado del intento de negocio de Macri y Larreta de vender las tierras y ofrecerlas para el negocio inmobiliario”, dice Balossi, quien viene siguiendo el tema de cerca y apoyando desde la Junta Comunal el reclamo de los vecinos y las vecinas.

Hace una semana el jefe de Gobierno porteño participó de una de las charlas con vecinos y vecinas que acostumbra hacer el Gobierno de la Ciudad y frente a la pregunta de uno de los presentes, Larreta aseguró que su intención es hacer “un gran parque verde”, aunque advirtió que la decisión no depende de ellos ya que los terrenos están bajo la administración del Gobierno nacional. Las palabras se las lleva el viento: apenas tres días después de la afirmación de Larreta, el Gobierno porteño colocó en los alrededores del predio en cuestión carteles que anuncian “Próximamente viviendas”.

La única apuesta verde de Larreta en el lugar fueron sus carteles.

Balossi fue uno de los primeros en salir a denunciar esto a través de sus redes sociales y cuestionó el doble discurso del Gobierno de Larreta: «Por un lado tenés el discurso de Larreta que te habla de una Ciudad Verde, de una ciudad sustentable, con perspectiva de respetar e impulsar las políticas ambientales para mejorar la calidad de vida, pero ves las medidas concretas de Gobierno y sale a la luz que en lo que más se destina es en la construcción constante de más cemento”. “Ellos te hablan de más espacios públicos, en este juego de palabras y conceptos que utilizan, pero cuando te dicen espacios públicos no se refieren a espacios verdes, son espacios de cemento, que pueden estar buenos, que son necesarios también, pero que si vos comparás la Ciudad de Buenos Aires con otras ciudades que muchas veces ellos mismos mencionan como ejemplo de gestión la Ciudad sigue siendo la que tiene menos espacio verde por habitante», agregó.

El comunero asegura que la construcción del Parque Caballito beneficiaría no solo al barrio en el que se construiría, sino también a los barrios aledaños y la Ciudad en su conjunto por su localización, en el corazón del distrito porteño. “En un mundo donde todo parece ir aumentando cada vez más hacia el individualismo, los espacios verdes generan espacios de encuentro“, asegura.

Además critica las prioridades del Gobierno de la Ciudad y plantea que si se ocuparan de destinar menos plata en publicidad y más en la construcción de espacios verdes se podría mejorar la calidad de vida de los y los habitantes, se fortalecerían los procesos de socialización y se podría trabajar en un plan de concientizarían que haga foco en las escuelas y centros de formación pero que sea transversal a toda la sociedad. “Las acciones concretas de gestión y de política pública que lleva adelante el Gobierno de la Ciudad van en contra del discurso de una ciudad verde, sustentable, ecológica y con política ambiental”, sentenció.

Osvaldo Balossi, comunero

Balossi se refirió también a la falta de centros de reciclaje y destacó la labor que realizan todos los días los recicladores y las recicladoras urbanas:
“Si no fuese por las recicladoras y los recicladores urbanos hoy por hoy no habría política de reciclado en la Ciudad”. “El Estado de la Ciudad debería construir más espacios verdes, potenciar y profundizar la generación de centros de reciclados y una mejora de las condiciones laborales, generar una concientización en la ciudadanía que hoy tampoco existe, o no de manera masiva al menos“, añadió.

Osvaldo Balossi es titular también del Área de Gestión de Participación Vecinal de la Comuna 6, donde viene trabajando desde fines de 2015, cuando asumió su primer mandato, en la construcción de una mayor vinculación territorial de la Junta Comunal. Justamente por esto los primeros días del año mantuvieron una reunión con vecinos, vecinas y organizaciones del barrio para ratificar su compromiso con la construcción del Parque Caballito y solicitarle a los legisladores y las legisladoras del Frente de Todos presentes en la reunión que trabajen de conjunto con la Mesa Participativa de Caballito en la generación exitosa de los canales de diálogo con la Agencia de Bienes del Estado (ABE) de la Ciudad y de la Nación, y los distintos entes que intervendrían para facilitar la construcción del parque. El último fin de semana se volvió a reunir el Consejo Consultivo Comunal y en los próximos días esperan tener nuevamente una reunión con el presidente del bloque peronista en la Legislatura, Claudio Ferreño, y sus pares de bloque para seguir trabajando sobre el tema y analizar la posibilidad de empezar a trabajar en la elaboración del proyecto.

“La inversión no tiene que ser necesariamente en cemento, la inversión en un espacio verde no solamente te trae beneficios desde lo ambiental, sino que también moviliza sectores económicos, pone en valor zonas del barrio. Es mejor tener un parque en frente de tu casa que tener edificios”, concluyó Balossi.