Estacionamiento desmedido

Buscan frenar los parquímetros de Larreta

El bloque del Frente de Todos en la Legislatura porteña presentó un proyecto de ley para derogar la extensión del servicio de parquímetros impulsada por Rodríguez Larreta.

El bloque del Frente de Todos en la Legislatura porteña presentó esta mañana un proyecto de ley para dejar sin efecto la extensión de la red de parquímetros que pretende impulsar el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. La iniciativa, firmada por los 17 legisladores, busca frenar el plan de extender el estacionamiento pago a 14 de las 15 comunas de la Ciudad de Buenos Aires, elevando el número total de 4.000 a 86.768 medidores. De ocurrir esto, el 45% de las calles porteñas quedarían bajo este sistema incluyendo a barrios residenciales como Colegiales, Villa Crespo, Palermo y San Cristóbal.

El proyecto de ley plantea que «el estacionamiento medido en la CABA ha tenido un importante derrotero a lo largo de los años, dando lugar a un gran número de modificaciones producto de cambio de objetivos y visiones respecto de la función del mismo». En ese sentido menciona una serie de modificaciones normativas tales como el Código de Tránsito y Transporte (Ley 2148 – año 2006), la Ley 4003 (año 2011), la Ley 4888 (año 2014), la Ley 5728 (año 2016) y la Ley 6036 (año 2018). Una de las principales críticas radica en que «las concesiones de las dos prestadoras actuales (que vienen realizando el acarreo desde los ´90) del servicio de estacionamiento medido se encuentran hartamente vencidas. No obstante, en vez de que el Poder Ejecutivo se hiciera cargo directamente del servicio, en 2016/2017 comenzó el proceso licitatorio para adjudicar nuevos prestadores en cada una de las 5 zonas en las cuales la ley 5728 (y su continuadora 6036) dividió la Ciudad».

La legisladora Lucía Cámpora (Frente de Todos) fue la autora de esta iniciativa y, en diálogo con El Grito del Sur, expresó que «el GCBA pretende llevar los parquímetros al 45% de las calles de la Ciudad y esto incluye varios barrios residenciales que hoy no cuentan con este sistema. Nosotros proponemos dejar sin efecto esta ampliación. El otro punto importante del proyecto es que el Gobierno de la Ciudad pase a hacerse cargo por sí de prestar este servicio público, cuya concesión está actualmente vencida y se viene prorrogando hace muchos años. La licitación para una nueva adjudicación está frenada desde 2018 y plagada de irregularidades».

Por su parte, el legislador Santiago Roberto -también miembro de la bancada del Frente de Todos- mostró su preocupación porque «nadie habla del tema y cuando le contás al vecino, te mira con una cara como diciendo ¨no lo puedo creer¨. En ese sentido, acabamos de presentar un proyecto de ley pidiendo que se deroguen las dos leyes (5728 y 6036), que vienen a ampliar a otros barrios el tema del estacionamiento medido, y que el Estado se haga cargo de la prestación del servicio de acarreo».

Cabe destacar que mañana a las 12 del mediodía iba a tener lugar en la sede comunal Nº 1 (Humberto Primo 250) una audiencia pública convocada para llevar el valor de la tarifa del estacionamiento medido en la vía pública de $15 a $25 por hora, pero finalmente la Justicia porteña dispuso la suspensión de este evento por una medida cautelar solicitada por las legisladoras Myriam Bregman y Alejandrina Barry (PTS-FIT). Allí se esperaba la presencia de legisladores, comuneros y una gran cantidad de vecinos, vecinas y organizaciones sociales que entienden a esta medida como «un perjuicio irreparable para los comerciantes y las personas que visiten los barrios», así como vislumbran el comienzo de «una disputa por el espacio público» entre los propios residentes de los barrios.

«Nuestro planteo es que no se debe aumentar la tarifa. Previamente, sin consultarlo con nadie, el Gobierno porteño ya aumentó a 3 mil pesos la tarifa por el acarreo. Esto también vamos a ponerlo en cuestión», sostuvo Lucía Cámpora.

Desde el Frente de Todos esperan el apoyo de otros bloques legislativos para poder tratar este proyecto. «El Ejecutivo sigue teniendo con sus aliados la mayoría para disponer qué ley se trata y qué ley sale o no. Por eso es fundamental la presión de todos los vecinos y vecinas de la Ciudad de Buenos Aires», concluyó Santiago Roberto en diálogo con este medio.