Concursos curriculares

«Los concursos son la mayor garantía de la calidad educativa»

En la última semana se desató un nuevo conflicto educativo con el Gobierno de la Ciudad producto de la falta de actualización y publicación de los listados para los concursos curriculares. Hablamos sobre este tema con Karin, Franco y Carolina, delegades curriculares de la UTE en primarias.

La administración porteña acumula en sus más de 12 años de gestión innumerables conflictos educativos que involucran a estudiantes, docentes y familias. En esta oportunidad, los y las docentes de la Ciudad denuncian las irregularidades y la falta de transparencia en los concursos curriculares que se realizan todos los años para la designación de cargos en las escuelas. El pasado 14 de febrero, los delegados y las delegadas curriculares de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) realizaron un plenario para discutir la problemática y elevar un reclamo urgente a las autoridades del Ministerio de Educación. Allí se planteó «dar un ultimátum porque comenzaban las clases y no estaban garantizados el derecho a la educación de los niños ni el derecho al trabajo de los compañeros y el acceso transparente a los cargos», dijo Franco Schiazzano, delegado curricular de la UTE, en diálogo con El Grito del Sur.

Frente a esto, pese a haber ninguneado a los y las docentes, las autoridades porteñas convocaron a los delegados y las delegadas a un encuentro que se realizó el día de ayer. «Lo que logramos es que se suspendiera el acto público de mañana (por hoy) para Interinatos y Suplencias porque no están garantizadas las condiciones. No están los listados actualizados ni  las correcciones hechas», informó a este medio Karin Liatis, delegada del sindicato de educadores. Asimismo, en esa reunión, la Comisión del Registro y Evaluación de Antecedentes Profesionales (COREAP), el organismo de clasificación y evaluación docente, se comprometió a publicar el cronograma para los concursos de Traslado, Acumulación e Ingreso que se tendrían que haber hecho en diciembre pasado.

Faltan vacantes, pero Larreta gasta en micros escolares

Schiazzano retrocede un poco en el tiempo y marca las diferencias entre el actual sistema de inscripción a los concursos curriculares y las Juntas que funcionaban anteriormente. «Al perderse las Juntas se estableció un sistema donde los vocales ministeriales tienen un poder casi absoluto sobre los concursos, los listados y las asignaciones de vacantes», explica. Y agrega: «Este es el primer año que se utiliza el sistema online, totalmente deficitario, para garantizar los listados transparentes».

El delegado de la UTE denuncia además que «el área curricular viene siendo objeto de avances hacia la precarización, saliendo del estatuto para que los docentes entren simplemente como contratados». Y asegura que, mientras existía la Junta, estos concursos siempre fueron realizados de manera transparente, en tiempo y forma, y había una total confianza de los trabajadores de la educación en el sistema.

Por último, Carolina de Bono -también delegada curricular del nivel primario- sentencia: «Los concursos son la mayor garantía de la calidad educativa, pues los docentes somos ganadores de concursos por nuestra formación y antecedentes pedagógicos y culturales. Avanzar contra esto es avanzar contra la educación pública de calidad».