Las prioridades en desorden

Faltan vacantes, pero Larreta gasta en micros escolares

Este año ya son 26.500 los niños y las niñas sin vacantes en la Ciudad de Buenos Aires. Mientras tanto, la administración porteña decidió gastar 460 millones de pesos en micros escolares para el traslado de niñes, adolescentes y docentes de CABA, un monto exorbitante con el que se podrían haber construido 10 nuevas escuelas.

El lanzamiento de la inscripción online escolar establecida por el Ministerio de Educación porteño en el año 2013 dejó al descubierto la enorme falta de vacantes en el distrito más rico del país. Con un número que crece y crece todos los años, la falta de vacantes se ha convertido en uno de los principales problemas educativos de la Ciudad de Buenos Aires. Hoy las familias suplican por una vacante para sus hijos e hijas en la escuela pública. Aunque en los últimos días se conoció que este año son ya 26.500 les niñes y adolescentes que quedaron por fuera del sistema educativo público, la administración de Horacio Rodríguez Larreta insiste en hacer oídos sordos a los reclamos de los padres y las madres de la Ciudad.

Mientras tanto, el Gobierno porteño ha decidido invertir más de 460 millones de pesos en la contratación de micros escolares para el traslado de niños, niñas, adolescentes y docentes -mayoritariamente de las villas de CABA- de una punta a la otra de la Ciudad. Este dato se desprende de la resolución Nº 18 de la Subsecretaría de Gestión Económico Financiera y Administración de Recursos publicada el 5 de febrero en el Boletín Oficial. En la misma se establece en su artículo primero: «Apruébanse los Pliegos de Bases y Condiciones Particulares (PLIEG2020- 05302317-GCABA-DGSE) y de Especificaciones Técnicas (IF-2020-01718994-
GCABA-DGSE), que regirán en la presente contratación que tramitará mediante el sistema Buenos Aires Compras ( BAC)».

Y en su artículo segundo estipula: «Llámese a Licitación Pública Nº 545-1952-LPU19 para el día 21 de febrero de 2020 a las 10 hs., al amparo de lo establecido en el Artículo 31, concordante con el primer párrafo del Artículo 32, y el Artículo 40 de la Ley N° 2.095 (texto consolidado por Ley N° 6.017) y su Decreto Reglamentario Nº 168/GCABA/19 y modificatorio Nº 207/GCABA/19, por intermedio del sistema BAC, para el servicio de transporte habilitado conforme la normativa vigente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para efectuar el traslado de niños, adolescentes, y docentes que concurren a los establecimientos escolares de Gestión Estatal, dependientes del Ministerio de Educación, solicitado por la Dirección General de Servicios a las Escuelas, por un monto de pesos cuatrocientos sesenta millones novecientos noventa mil trescientos veintidós con 51/100 ($ 460.990.322,51.-)».

«Los concursos son la mayor garantía de la calidad educativa»

El monto destinado a la contratación de micros escolares es el equivalente a la construcción de 10 nuevas escuelas, obras que permitirían acrecentar la oferta de vacantes y dar respuesta a los reclamos que desde -al menos- hace siete años vienen elevando las familias y les docentes de la Ciudad de Buenos Aires. «La falta de vacantes es una deuda del Gobierno de la Ciudad que no nos podemos permitir cuando estamos hablando del distrito más rico del país. Todos los años, entre 20 mil y 23 mil chicos, tienen problemas para acceder a una vacante en la Escuela Pública y esto es algo que solamente se soluciona construyendo más escuelas, una medida que, evidentemente, no está en las prioridades de Horacio Rodriguez Larreta», denunció Lucía Cámpora, legisladora por el Frente de Todos. «Reclamamos más inversión en infraestructura y construcción de más escuelas para dar solución de una vez por todas a este problema que golpea a la Ciudad de Buenos Aires», añadió.

Al mismo tiempo, no es casual que la contratación de dichos micros escolares esté destinada mayoritariamente para las villas de la Ciudad, donde la falta de vacantes es una constante y la construcción de escuelas no es más que una promesa de campaña que se la lleva el viento. Niños, niñas y adolescentes deben someterse cada año a largos viajes desde Lugano hasta Palermo, desde Retiro a Caballito, del Bajo Flores a Recoleta, por dar sólo algunos ejemplos de los esfuerzos y sacrificios que hacen para evitar la pérdida de su escolarización y estar condenados al futuro de miseria que le proponen las políticas expulsivas del Gobierno de la Ciudad.