Apuntado por la muerte de Beatriz Mechato Flores

Matías Lanusse: de patota en patota

De la UCEP a la AGC: Lanusse tiene una vasta trayectoria como funcionario de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. Ahora está en la mira del MTE tras la muerte de una mantera que fue atropellada cuando escapaba de un operativo ordenado por él.

Cuando vio que los agentes de la Policía de la Ciudad y de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) se acercaban a su puesto, Beatriz Mechato Flores empezó a correr, con los pares de medias que vendía y sus 75 años a cuestas. Cruzó la calle Mitre sin mirar, lo más rápido que pudo; sabía lo que pasaba si la agarraban, había visto pasar por eso más de una vez a sus compañeros de Once y el Abasto: perder todo, plata y mercadería, y pasar varias horas en una comisaría. Fue un segundo: un auto se le cruzó en el camino. Falleció en el Hospital Ramos Mejía, tras cinco días de agonía. Sus compañeros del MTE recordaron a María Berrechea, atropellada por un colectivo de la Línea 31 en Pueyrredón y Rivadavia en octubre de 2018, en circunstancias idénticas, mientras huía de la Policía. Marcharon ayer para exigir justicia y señalaron a un responsable político: Matias Lanusse, director ejecutivo de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires, un funcionario con historial violento dentro de la administración porteña.

Lanusse ocupa ese cargo desde diciembre pasado. Rodríguez Larreta lo repatrió de su periplo por la gobernación de la Provincia, donde ocupó varios cargos en la gestión de María Eugenia Vidal, desde subsecretario de Aguas hasta titular del Instituto de Lotería y Casinos. Antes, Lanusse fue comunero electo por la Comuna 2, en 2011, y mucho antes, coordinador de la Unidad de Control de Espacio Público (UCEP), junto al actual diputado del Parlasur y ex asesor judicial de Mauricio Macri durante su paso por la presidencia, Fabían “Pepín” Rodríguez Simón.

La UCEP se disolvió en el invierno de 2009 ante las denuncias de los organismos de Derechos Humanos y de las organizaciones de personas en situación de calle. Había suficiente evidencia, que demostraba que la UCEP era una patota cuya única tarea era desalojar “ranchadas” a patadas, como fuerza de choque del Ministerio de Espacio Público, por entonces a cargo de Diego Santilli. Pero Lanusse fue absuelto, varios años después. La causa se había iniciado a partir de la denuncia de una mujer que vivía bajo la autopista en San Cristóbal y que perdió su embarazo por la brutal golpiza de los hombres que Lanusse “coordinaba”. Si bien la UCEP no continuó, durante los años subsiguientes se acumularon denuncias en la Defensoría del Pueblo porteña de nuevos hechos de violencia contra gente en calle, y los apuntados fueron efectivos de la entonces Policía Metropolitana en coordinación con agentes de Espacio Público.

Matías Lanusse repartiendo volantes del Pro. Año 2011

La causa que pesaba sobre él no pareció cortarle su carrera como funcionario, y tras el paso por la Comuna 2, Mauricio Macri volvió a meterlo en Espacios Públicos, esta vez como Director General de Fiscalización de la Vía Pública, cargo que se creó para él y que ocupó entre 2013 y 2015. La Dirección de Fiscalización, según el decreto 170/13 que la creó, debía “garantizar el buen estado, limpieza, mantenimiento y ordenamiento urbano y del espacio público”, y contó con más de 200 empleados.

En ese entonces llamó la atención de los medios opositores porque el cargo no era cualquiera, sino que Lanusse volvía a coordinar y direccionar acciones “en calle” de un organismo de control, a pesar de sus antecedentes. Tenía que “controlar” obras, la apertura de calzadas y la “higiene”, tanto de las calles como de los locales abiertos al público, y también las “recovas” de la Ciudad y las estaciones de Retiro y Constitución, donde viven y duermen cientos de personas en situación de calle.

A juzgar por el propio informe de gestión que entregó a las autoridades, su paso por Fiscalización de Espacios Públicos fue exitoso. Lanusse se jacta de haber realizado 2300 intimaciones y 400 confiscaciones en el marco del control de la ocupación indebida del espacio público, una función que se transfirió en 2015.

Lanusse y Vidal en los tiempos de Lotería. Año 2017

Qué hace Lanusse ahora

A partir de la muerte de Beatriz, Lanusse volvió a estar en la mira de las organizaciones sociales. Desde el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) denuncian que, a pesar de la muerte de la mantera, los operativos siguieron y continuaron con el mismo nivel de violencia. De hecho, radicaron una denuncia contra uno de los hombres a su cargo, el inspector Alejandro Gabriel Cohen, por un operativo realizado este lunes a una cuadra de donde Beatriz fue atropellada, en el que fueron llevados presos tres vendedores. El MTE señala que no se respetaron los protocolos de intervención, y que no se labraron actas de la confiscación de las mercaderías. Cohen y otros funcionarios fueron denunciados por lesiones, abuso y usurpación de autoridad.

“Hubo un impasse desde las elecciones y ahora se están recrudeciendo los operativos”, señaló a El Grito del Sur Omar Guaraz, presidente de Vendedores Libres. “El personal de la AGC conduce el operativo, están identificados. Pero una vez en el lugar hacen lo mismo que la Policía, sin detener: saca la mercadería, aprieta. Y salen a correr también a los vendedores”, describió. “También, igual que con la UCEP, suele aparecer algún que otro tipo sin identificar, como si fueran patoteros”.

Murió la mantera atropellada en un operativo de la Policía de la Ciudad