Un joven embarcado había dado positivo de coronavirus

Escándalo: utilizaron una camioneta del BAP para trasladar pasajeros del Buquebús

Fue ayer, durante el traslado de pasajeros del Buquebús proveniente de Uruguay en el que uno de sus pasajeros había dado positivo de coronavirus. Autoridades porteñas utilizaron una de las camionetas destinadas a la atención de personas en situación de calle para llevar a un grupo de personas en cuarentena hacia el Hotel Paramericano.

Pese a las críticas que sigue recibiendo por las escasas acciones para resguardar a las personas en situación de calle del contagio del coronavirus, el Gobierno porteño se tomó la licencia de utilizar una de las camionetas del programa Buenos Aires Presente (BAP), destinado a la atención de esa población, para el traslado de un grupo de los 400 pasajeros del Buquebús aislados tras el hallazgo de un caso positivo, hacia el Hotel Panamericano, donde cumplen su cuarentena obligatoria.

Así lo confirmaron a El Grito del Sur trabajadores y trabajadoras del propio programa, alertados por la situación. Si bien el Gobierno porteño informó hoy oficialmente que «ninguno de los 404 pasajeros» en cuarentena «tiene síntomas» de coronavirus, el hecho de que podrían haber entrado en contacto con el joven de 21 años que sí dio positivo alarmó a los trabajadores del programa, que utilizan a diario las camionetas para asistir a una de las poblaciones de mayor riesgo ante la pandemia como las personas en situación de calle.

«Ya en otras ocasiones hemos soportado por ejemplo que se utilicen móviles para ir a buscar a amigos del responsable del programa (el subsecretario de Fortalecimiento Familiar y Comunitario, Maximiliano Corach, hijo del ex ministro de Interior del menemismo, Carlos Corach), pero en este contexto donde estamos preocupados por la gente que está en la calle sin un lugar para poder aislarse y estando nosotros también expuestos, esto ya es demasiado», afirmaron.

Según informó ayer la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat porteña, María Migliore, desde el jueves hay «60 equipos capacitados en territorio repartidos en toda la Ciudad trabajando con móviles que se desinfectan diariamente» para asistir a los sin techo. De todas formas, según pudo saber este medio, los propios trabajadores se quejaron de la falta de insumos y la desprotección con la que son enviados al territorio, una constante de la gestión macrista.

Los más de 400 pasajeros del buquebús fueron trasladados ayer hacia el Hotel Panamericano, pero seguirán la cuarentena obligatoria en sus casas. El caso despertó las alarmas de las autoridades sanitarias cuando uno de sus pasajeros, que había logrado enbarcarse igual a pesar de sus síntomas, se autodenunció, con la confirmación posterior de que tenía el virus. El ferry venía de Uruguay, según los propios pasajeros, y “no hubo ningún tipo de control” al embarcarse.