Mes de la salud menstrual

Menstruar es político

Florencia Carbajal, creadora de Meluna y distribuidora de copas menstruales, habló con El Grito del Sur sobre la importancia de generar una menstruación consciente y visibilizar el daño a la salud y el ambiente que generan los apósitos descartables.

Millones de personas con vagina alrededor del mundo menstrúan desde el comienzo de la humanidad. Sin embargo, hasta el día de hoy, las marcas de toallitas siguen usando líquido azul para representar el sangrado, la menstruación es un tema que se habla en voz baja y un tampón asomando de una mochila genera vergüenza. Como si el solo hecho de nombrarla fuera a horrorizar a les demás, se impusieron múltiples eufemismos:  “el período”, “Andrés”, “la regla”, “me vino”, “estoy indispuesta”. Indispuesta significa no dispuesta. ¿Pero no dispuesta a qué?

Florencia Carbajal es fundadora de Meluna, que importa y distribuye copas menstruales en Argentina. Meluna comenzó en el año 2015 luego de que Florencia le trajera de Europa la copita a una de sus amigas que tenía dolores y candiasis por el uso de los descartables. En ese momento éstas no se conseguían en nuestro país, por lo cual, ni bien se corrió la bola más y más personas comenzaron a pedírselas. A la venta se le sumó el asesoramiento, la difusión y, casi sin darse cuenta, la demanda creció al punto tal de que Florencia debió firmar contrato de exclusividad con una fábrica alemana. Sin embargo, el intercambio comercial está lejos de ser la principal meta de Meluna, sino que el proyecto se basa en la visibilización de que menstruar es político.

Fotos: Catalina Distefano

“Intentamos brindar información entendiendo que aún es muy grande el desconocimiento sobre nuestros propios cuerpos. No es sólo la venta de la copita, hay un proceso de asesoramiento, de acompañamiento, porque también es raro cambiar si usaste toallitas toda tu vida”, explica Florencia. Como en la mayoría de las áreas, el desconocimiento lleva al miedo y a la vergüenza. Al no existir información sobre las diversidad de formas, tamaños y colores que pueden tener las vaginas, quienes no se ven reflejadas en las representaciones hegemónicas se sienten acomplejadas y creen que algo en su cuerpo está mal. “La mayoría de las copas tienen un talle único, como si todas las vaginas fueran iguales. Nosotras trabajamos del S hasta el XL porque no puede tener el mismo talle una persona que acaba de menstruar por primera vez y una madre que tuvo cuatro partos. También tenemos una línea para cervix bajo, colapso uterino, suelo pélvico débil y obesidad. No las traemos porque sea lo más comercial, sino porque nos interesa que haya opciones para todes”, agrega.

Fotos: Catalina Distefano

Los elementos de higiene menstrual contaminan tanto hacia afuera como hacia adentro: son el quinto contaminante de todos los océanos del planeta, contienen componentes prohibidos para la ingesta y cada tampón o toallita tarda entre 500 y 800 años en biodegradarse. Además, se estima que una persona menstruante genera en su vida fértil aproximadamente 2600 kg de basura menstrual, es decir el equivalente a un camión con acoplado. Por eso, Meluna realiza en mayo campañas de difusión y concientización en el marco del Día Mundial de la Higiene Menstrual (28 de mayo). La primera llevó el nombre de “La menstruación no es tabú” y tuvo como fin quitarle el manto de silencio. “En ese momento, hablar de menstruación estaba todavía muy mal visto y no teníamos espacios para hacerlo. Esa campaña fue más para romper el estigma. Después nos dimos cuenta que no era solamente hablar de eso, sino que teníamos que meternos en cómo menstruábamos”, asegura Florencia. Al año siguiente surgió “Menstruación es salud”, que llevó como eslogan ‘Sin basura afuera, sin basura adentro’ y sirvió para destacar que el sangrado menstrual es un síntoma de salud.

Florencia Carbajal explica: «El paradigma del sistema de salud tradicional medicaliza los cuerpos y acalla los síntomas, normalizando que menstruar signifique dolor, algo que los médicos resuelven con un Ibuprofeno. Nosotras hace cuatro años participamos de congresos de ginecología dentro y fuera del país. En los congresos internacionales nos dimos cuenta de que todas las grandes industrias están tendiendo a la desaparición del sangrado. Es decir, generan pastillas con más carga hormonal para que no menstrúes o elementos como el DIU o el SIU con los que no menstruás por tres o cuatro años. En Europa la menstruación no solo es tabú, sino que directamente no tenés que menstruar. Ahí aparece el control biopolítico de la fertilidad y de los cuerpos, porque si dejás de menstruar vas a tener mucha más energía productiva. Esto sumado al mercado de congelamiento de óvulos, que es la gran industria que se está generando para controlar la fertilidad».

 

Fotos: Catalina Distefano

Según la campaña #menstruaccion de Economía Femini(s)ta que investiga y difunde el tema, en septiembre de 2019 una persona menstruante debía gastar 2.468 pesos al año si usaba toallitas y 2.966 pesos si usaba tampones. Además, entre marzo y septiembre de ese año, el aumento del precio de las toallitas fue de un 27.8% y de los tampones un 39.4%.  

En Argentina existen dos reclamos de políticas públicas al respecto. La primera es la exención de impuestos en los productos de higiene menstrual, que exige que se les quite el Impuesto al Valor Agregado (IVA) -que en nuestro país llega hasta un 21%-  al considerarlos de primera necesidad. El otro es la provisión gratuita de productos de gestión menstrual para personas de bajos recursos en escuelas, cárceles y otros espacios comunitarios, teniendo en cuenta que la imposibilidad de acceder a éstos puede ser un factor de ausentismo escolar o laboral. Al día de hoy, ya se presentaron 12 proyectos de ley diferentes de distintos bloques a nivel nacional, provincial y local que engloban estos puntos. Además, en marzo de este año el Concejo Deliberante de Morón aprobó un proyecto presentado por la concejala Sandra Yametti, en el cual se garantiza a las mujeres y personas trans de bajos recursos el acceso gratuito a productos de gestión menstrual.

Fotos: Catalina Distefano

Sin embargo, estos proyectos no dan cuenta de la sustentabilidad ni de la educación menstrual. Es decir que, si el Estado compra tampones o toallitas, se continúa bajo el paradigma de la medicina tradicional que patologiza la menstruación. “Lo que estamos planteando es que, a estos dos proyectos, hay que sumarle un enfoque ambiental, de salud y de educación menstrual. Porque no solo menstruamos, sino que tampoco sabemos nada sobre eso. Además, creemos que es fundamental que la ESI cambie sus contenidos mínimos. No hay enfoque de menstruación con diversidad, no se explica que no solo las mujeres menstrúan sino que también hay varones que lo hacen. Aparte, los cuerpos que aparecen representados alrededor de la menstruación siempre son hegemónicos, flacos, esbeltos. Contra eso proponemos recuperar nuestra decisión, saber qué nos estamos metiendo, tener otros espacios de autonomía, conocer la ciclicidad y la importancia del sangrado y entender que eso es una resistencia política”, señala Carbajal.

Fotos:Catalina Distefano

Si bien el 28 de mayo es el Día Internacional de la Higiene Menstrual (avalado por la ONU y diferentes organismos de Derechos Humanos), Florencia habla de la importancia de desmitificar esta fecha: “Se festeja el 28 de mayo porque 28 días es lo que se estima que dura el período entre cada menstruación y cinco días el tiempo de sangrado. Nosotras, como no creemos en cuerpos promedios ni en relojes, hacemos acciones durante todo el mes y decimos que es el mes de la salud menstrual y no de la higiene”. Este año, la campaña de Meluna se denomina “Menstruar es político” y busca visibilizar la violencia hacia mujeres, lesbianas, travestis y trans en todas sus formas. “Coordinamos con otros colectivos para generar una campaña que abarque todas las violencias y tenga en cuenta el contexto. Por eso, lo que estamos haciendo es recolectar imágenes de barbijos intervenidos denunciando algunos de los índices tanto de violencia menstrual como los femicidios y la violencia de género bajo la frase ‘No nos tapan la vagina ni la boca’. Con todo esto vamos a editar un video que va a salir el 28 de mayo con el lanzamiento de la campaña”, concluye Florencia.