Grave amenaza a la Tupac

“Dejen de joder con la Milagro”

El pasado 4 de noviembre un grupo de mafiosos atacó el local de la Tupac Amaru ubicado en Monserrat. El Grito del Sur dialogó en exclusiva con Alejandro “Coco” Garfagnini, coordinador nacional de la organización.

 

El pasado 4 de noviembre, mientras la CTA y decenas de organizaciones sociales y políticas marchaban hacia Plaza de Mayo, un grupo de mafiosos atacó el local de la Tupac Amaru ubicado en el barrio porteño de Monserrat. El Grito del Sur dialogó en exclusiva con Alejandro “Coco” Garfagnini, coordinador nacional de la organización.

 

Mientras miles de trabajadores reclamaban por reapertura de paritarias y bono de fin de año al gobierno de Macri, tres hombres con armas automáticas ingresaron a uno de los locales de la organización Tupac Amaru para intimidar a los presentes allí, con una advertencia clara: «Dejen de joder con la Milagro». Este grave hecho ocurrió el pasado 4 de noviembre y desde El Grito del Sur nos acercamos al acampe de la Tupac en Plaza de Mayo para dialogar en exclusiva con uno de sus principales representantes.

“Sacaron armas de fuego, pistolas automáticas, ataron a los compañeros y los amenazaron diciendo: dejen de joder con Milagro”, asegura Alejandro ‘Coco’ Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac, sobre los hechos acontecidos a inicio de este mes, en la organización barrial cuya sede porteña está ubicada en el barrio de Monserrat (calles San José y México).

Cerca de 20 minutos duró la presencia del grupo armado, quienes inclusive habrían gatillado un disparo sin balas, revuelto las cosas e intentado robar un plasma de la sede. “Me imagino quienes fueron porque la amenaza fue directa hacia la organización y hacia los comités”, asegura Garfagnini.

 

«Coco» Garfagnini en el acampe de la Tupac


“Hicimos la denuncia correspondiente en la Comisaría. Llegó la Policía a las tres de la mañana… seguiremos presionando para saber quiénes son estos tipos y quién los mandó”, advierte el vocero de la organización. Además, reveló que un acto represivo de este tipo se dio en Jujuy el pasado sábado, hacia un representante indígena local.

A finales de octubre, la Organización de Naciones Unidas (ONU) solicitó al gobierno nacional la liberación de Milagro Sala, alegando que la detención fue “arbitraria” y para Garfagnini, estas intimidaciones buscan apaciguar a la organización en un reclamo que ya tomó dimensión mundial. Sin embargo, “están equivocados pues seguiremos en los calles”, afirma el dirigente.

“La resolución de la ONU está dirigida al Ejecutivo, quien tiene el deber de liberarla”, sentencia Garfagnini, quien asegura que en primera instancia en Argentina no debería haber presos políticos y, en segunda, se estarían violando los acuerdos internacionales en un momento en que desde el gobierno nacional se reclama seguridad jurídica para la llegada de nuevas inversiones.

Analógicamente, el coordinador de la Tupac comparó la detención de Sala con la del líder opositor venezolano Leopoldo López, que en el 2015 fue detenido por haber pergeñado un intento de Golpe de Estado contra el presidente constitucional Nicolás Maduro. Un caso en el cual también intervino la ONU y el pedido de liberación fue respaldado por el presidente argentino Mauricio Macri.

Según Garfagnini, la comunicación con la líder indígena es permanente. “Milagro está con mucha ansiedad porque ella está consciente de la resolución y de que debería estar en libertad”. Según los responsables del encarcelamiento de Sala, la ONU solo habría emitido una opinión, más no un dictamen.

“Otros compañeros están detenidos en comisarías y no fueron trasladados hacia la penitenciaría, para que no tengan comunicación con Milagro. Pero ella es una mujer fuerte y muy respaldada”, reafirma ‘Coco’, quien pone como ejemplo los acampes en Plaza de Mayo, cuya carpa permaneció activa durante toda la semana con el apoyo de organismos de DD.HH., organizaciones sociales y políticas, sectores de la Iglesia y artistas populares.

Milagro Sala, líder jujeña de la Organización Barrial Tupac Amaru y actual diputada por el Parlasur, se encuentra encarcelada desde el 16 de enero de 2016 y acusada de incitación popular en diciembre del año pasado. Además, se mantiene bajo un proceso investigativo por parte de Gerardo Morales, gobernador de Jujuy.

Mientras tanto, durante toda esta semana los simpatizantes de la líder indígena de 55 años y la organización Tupac Amaru participaron de la vigilia en Plaza de Mayo, con cánticos y pedidos contra Morales, más la presencia de varios artistas de Música Protesta como es el caso de Ignacio Copani. Además, varios transeúntes aprovecharon la ocasión para fotografiarse con la imagen de Sala, como símbolo de respaldo.