Marcha contra los travesticidios y transfemicidios

Se nombra porque existe: travestis y trans en repudio al genocidio

El sábado 12 de octubre, en el marco del 34° Encuentro en la ciudad de La Plata, se realizó la Marcha Plurinacional Basta de Travesticidios y Transfemicidios. Una multitud fue parte de este reclamo, que finalmente comienza a tomar una dimensión y a tener el acompañamiento colectivo que merece.

Dos chicos levantan pesas en el gimnasio y voltean hacia calle 7; una mujer lame un cucurucho y observa desde la vereda de una heladería; dos señores charlan en la vereda de un almacén y giran sus cabezas, abren la boca y miran sobre sus hombros. Como ante un estruendo imprevisto, contemplan, de la misma manera que se presencia aquello que sobrepasa los límites de lo conocido. Por la calle, impertinentes, avanzan las más de quince cuadras de la marcha que reclama “basta de travesticidios y transfemicidios”.

Fotos: Campaña Somos Plurinacional

Es sábado 12 de octubre y la noche está amenazante. Alma Fernández, referenta del colectivo travesti trans, se seca la transpiración con la manga de su remera, abre la boca, mira hacia arriba y grita. Sus compañeras y la cola humana escuchan atentas y en cuanto reconocen el canto, replican. La dinámica se repite a lo largo de las más de veinte cuadras de recorrido hasta llegar a Casa de Gobierno. Detrás suyo, encolumnadas, tantas más, como Marlene Wayar, Claudia Vasquez Haro, Florencia Guimaraes, Casandra Sandoval, Say Sacayán y Violeta Alegre.

Fotos: Campaña Somos Plurinacional

En junio de 2016, en distintos puntos del país, se realizó la primera marcha contra los travesticidios y para exigir justicia por Diana Sacayán. Meses después, en octubre, la marcha se replicó, en este caso por primera vez en el marco del 31° Encuentro en Rosario. Lo mismo en Chaco al año siguiente y en Trelew en 2018 -año en que el Observatorio de Crímenes LGBT registró 59 muertes-.
Este año más de 30 personas murieron a causa de asesinatos, suicidios, travesticidios y transfemicidios sociales. En ese marco la marcha tomó un cuerpo que representa la indignación ante las políticas de hambre del Gobierno y la desidia estatal y atravesó como una multitud los puntos claves e históricos del comercio sexual de la ciudad durante el 34° Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y No-binaries. Fue  la segunda vez que formó parte oficial del cronograma del Encuentro en plena discusión por qué las disidencias aparezcan en el nombre del evento.

Fotos: Campaña Somos Plurinacional

Desde la cocina de un restaurante, una mujer -delantal blanco, pañuelo verde atado al cuello- se asoma detrás de la cortina y alienta; en la puerta de su casa, un hombre aplaude e intenta seguir los cantos; a través de la ventana de un séptimo piso, unas adolescentes agitan sus pañuelos. Por La Plata camina, furiosa y colorida, una marcha contra los travesticidios y transfemicidios masiva sin precedentes.

Ya en su destino final, en Casa de Gobierno, Violeta Alegre y Marlene Wayar -cada una bengala en mano- humean colores e invocan a Diana y a Lohana a los gritos. Relampaguea, caen unas gotas. Violeta mira hacia su izquierda y ahí está Marlene. Cruzan miradas y se sonríen, como si tuvieran el poder de abrazarse con un gesto. Miran hacia arriba y vuelven a hacer contacto visual. Otra vez el mismo ademán. No cae una gota más.

Fotos: Campaña Somos Plurinacional