“Derecho a un hábitat digno en la infancia”

Uno de cada dos niñes viven cerca de áreas contaminadas

Los números se desprenden del informe “Derecho a un hábitat digno en la infancia”, del Observatorio de la Deuda Social de la UCA. Además, uno de cada dos niñes de entre 0 y 17 años carecen de al menos un servicio público en su barrio.

Uno de cada dos niños, niñas y adolescentes viven cerca de zonas contaminadas. Así lo informó el «Barómetro de Deuda Social de la Infancia», del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, que ya viene insistiendo con la profundización de la pobreza en la infancia. Según la investigación, del total de pibes en riesgo, un 35 por ciento vive cerca de plagas, un 28,2 de basura, un 27,5 de quemas de basura y el restante 10,4 por ciento, de fábricas contaminantes.

Les más afectades son les chiques que viven en el Gran Tucumán, donde 3 de 4 viven cerca de al menos alguno de los contaminantes. Un 61 por ciento de los chicos/as que vive en los aglomerados urbanos del país en el estrato trabajador marginal reside en un espacio barrial afectado por la contaminación medio ambiental, configurando una brecha de 43,1 p.p. con respecto al estrato medio profesional.

Fotos: Nicolás Cardello

Además el 13,7% de les niñes tiene déficit en el acceso al agua de red, situación que se agrava teniendo en cuenta que beben más agua que les adultes en relación con su peso corporal y absorben una mayor proporción de algunos productos químicos transmitidos por el agua. En el desglose según estrato social, se muestra que un 19,3% de la clase trabajadora se ve afectada por esta situación, mientras que en el estrato medio profesional el porcentaje baja a sólo un 0,2%

Las cifras presentadas dentro del informe “Derecho a un hábitat digno en la infancia” demuestran que uno de cada dos niñes carecen de al menos un servicio público en su barrio, es decir alumbrado, recolección de basura, pavimento, vereda o desagüe. Los niños/as y adolescentes en las ciudades del país que viven en el estrato trabajador marginal tienen 67,1% de posibilidades de no tener al menos uno de esos servicios. Este porcentaje disminuye fuertemente a medida que mejora el estrato económico-ocupacional, llegando a un 7,1% de chicos/as en el estrato medio profesional. A nivel geográfico, las infancias tucumanas son las más afectadas con el 78%.

Para realizar la encuesta se trabajó separando los conglomerados urbanos en tres grandes grupos según tamaño de los mismos: 1) Gran Buenos Aires: Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Conurbano Bonaerense 2) Otras Áreas Metropolitanas: Gran Rosario, Gran Córdoba, Gran Tucumán y Gran Mendoza; y 3) Resto urbano: Mar del Plata, Gran Salta, Gran Paraná, Gran Resistencia, Gran San Juan, Neuquén-Plottier-Cipolletti, Zárate, La Rioja, Goya, San Rafael, Comodoro Rivadavia y Ushuaia-Río Grande.

Se desprende del informe que el 40,8% de les niñes vive sin desagüe, un 31,9% sin pavimento y 7,1% sin alumbrado. En el Conurbano Sur un 61,5% de les niñes sufre estas carencias, en el conurbano oeste se trata de un 60,2% y en un 12,5% en Capital Federal.

Foto: Julián Galán

A su vez un 44,3% de los niños/as vive en hogares con déficit de Infraestructura Básica de Subsistencia, es decir hogares en los que se carece de al menos uno de los siguientes recursos: tener un colchón para cada miembro, anafe o cocina con o sin horno, heladera con o sin freezer, calefactores móviles o fijos, o ventilador o aire acondicionado. Esto sucede incluso cuando el acceso a la vivienda digna está ampliamente considerado en la legislación internacional a través de diversos tratados y cristalizado en el artículo 14 bis de nuestra Constitución Nacional.

Desde el Observatorio advierten que “avanzar en mejorar el hábitat de vida de las poblaciones es un objetivo prioritario y con un efecto muy positivo que forma parte del marco normativo y Objetivos de Desarrollo Sostenible a los que adhiere el Estado argentino.

Más de uno de cada cinco chicos viven tanto en hogares con déficit de tenencia (la posesión de la vivienda es irregular) como en viviendas precarias en términos de los materiales de construcción. Geográficamente esto implica que más de un tercio de les niñes que GCBA sur y Gran Rosario viven en hogares deficitarios.

Finalmente se estima que un 10,5% de los niños/as en el estrato trabajador marginal vive en hogares que sufren temor a perder su vivienda.

Fotos: Nicolás Cardello