Denuncian aprietes del Gobierno porteño a empleados públicos

De los militantes a los voluntarios truchos

Trabajadores y trabajadoras del Ministerio de Educación porteño denuncian haber sido apretados para realizar tareas "voluntarias" en los hoteles que albergan a argentinos llegados del exterior y puestos en cuarentena, sin ningún tipo de capacitación ni remuneración, y bajo la amenaza, siempre velada, de despido. La mayoría son monotributistas sin estabilidad laboral.

El Gobierno de la Ciudad sigue extorsionando a los empleados públicos para que realicen tareas extra por fuera de aquellas para las que fueron contratados, bajo la amenaza, siempre velada, de ser despedidos. Así lo denunciaron esta semana trabajadores y trabajadoras del Ministerio de Educación porteño, quienes fueron apretados por sus superiores (directores de área, secretarios y jefes de sector) para que se sumen a distintas actividades «voluntarias» dispuestas por el Ejecutivo en el marco de la emergencia sanitaria decretada a nivel nacional por el coronavirus, entre ellas atender llamados y consultas de la línea 147 o directamente salir a la calle para asistir a los turistas aislados en hoteles tras haber llegado del exterior. Lo mismo para realizar tareas administrativas en distintos hospitales públicos.

La extorsión llegó vía Whatsapp y también por mail. Según relataron a El Grito del Sur trabajadores de una de las áreas de Educación, se los intimó a completar un formulario electrónico en el que debían optar por una de esas tres tareas a cumplir como «voluntarios», sin percibir ninguna retribución económica y a costa de romper su propia cuarentena, sin que nadie les haya garantizado algún tipo de certeza sobre su seguridad personal.

«Es otra vez la misma historia del año pasado, cuando nos insinuaban que debíamos salir a repartir volantes de Juntos por el Cambio. Pero esta vez es para que seamos voluntarios, lo cual es contradictorio porque no existe el voluntariado a la fuerza. Llega como una amenaza, porque es obvio que si no lo haces estás a tiro del despido, corres un riesgo. Nosotros somos casi todos monotributistas y pueden echarnos unilateralmente sin explicación ni indemnización», relató a este medio uno de los trabajadores que denuncia haber sido apretado. En su área hay unos 100 laburantes que tampoco tienen los derechos básicos de la relación de dependencia, a pesar de que muchos de ellos llevan más de cinco años en la misma área. El Grito del Sur reveló el año pasado que esa es la situación del 74 por ciento de los trabajadores y las trabajadoras del Estado porteño.

Los «militruchos» de Macri y Larreta

«El objetivo de esta iniciativa es poder reasignar personas, a las distintas tareas que demanda el control y seguimiento del virus COVID-19», dice el encabezado del formulario enviado por las gerencias via mail a los trabajadores y al que tuvo acceso este medio. El mail sigue con un listado de las «necesidades» del Gobierno porteño: «buscamos personas para la realización de tareas administrativas en Hospitales. Jornada de 6hs»; «buscamos personas para realizar diferentes tareas, en el Hotel IBIS (Av. Corrientes 1334), recibiendo a personas provenientes del extranjero. Modalidad: presencial. Turno mañana: 7 a 15hs. Turno tarde: 15 a 23hs. Turno noche: 23 a 7hs».

«Nosotros no tenemos problema en trabajar de lo que hacemos cotidianamente. Tampoco de ser voluntarios, si es que algún compañero quisiera hacerlo. Lo que no vamos a permitir es que nos manden compulsivamente de un día para el otro, sin capacitación, a exponernos sin ningún tipo de garantía y con miedo a ser despedidos», agregó el trabajador consultado por este medio.

El 74% de los estatales porteños está precarizado

Ya el año pasado, un grupo de empleados públicos del Estado porteño se organizaron en la campaña «No es Mi Trabajo» para denunciar una situación similar, e incluso iniciaron una causa penal contra el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, por haberlos obligado a militar la campaña del Pro por fuera del horario laboral y bajo amenaza de despido.