¿Cómo llegó el coronavirus al personal de la salud?

Cuando los aplausos no alcanzan

Ayer se conoció que el personal de tres hospitales de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano se infectaron de COVID-19. Los gremios ya venían advirtiendo sobre la falta de medidas de prevención y de insumos, pero sus reclamos no fueron escuchados a tiempo.

A lo largo del mes de marzo y en lo que va de abril, las trabajadoras y los trabajadores de la salud fueron reconocidos por su labor esencial desde miles de balcones y ventanas de departamentos en las grandes ciudades de la Argentina. Sin embargo, más allá de este mimo al alma que significaron los aplausos de las 21 horas, ayer quedó en evidencia que sus condiciones laborales en contexto de pandemia distan de ser las ideales: entre el personal de dos sanatorios porteños ya hay al menos 53 infectados, mientras que en un hospital del conurbano hasta ahora contrajeron el coronavirus otros 18 laburantes.

Los reclamos por la falta de medidas de prevención y de insumos vienen desde hace casi un mes. En el Hospital Ramos Mejía, allá por finales de marzo, se contaban entre los requerimientos para abordar los casos de pacientes que presenten síntomas sospechos de COVID-19 la necesidad de barbijos N95 y descartables, protectores antisecreciones para los ojos, camisolines, cofias, salas que permitan distancia entre las camas y boxes individuales para el aislamiento. Más cerca en el tiempo, el pasado 13 de abril CICOP y ATE sostuvieron en un comunicado que «desde el inicio de la cuarentena venimos insistiendo en que hay que reforzar sensiblemente los Equipos de Protección Personal (EPP) para el personal sanitario en general y en particular de aquellxs afectadxs a la atención directa de casos sospechosos o positivos del virus». «Estas medidas no son de responsabilidad individual, son responsabilidad del Estado», adujeron.

Precisamente, la situación terminó de estallar durante la noche del miércoles en el Hospital Belgrano de San Martín, con la confirmación de 18 trabajadores infectados, y en el Sanatorio de la Providencia (Balvanera, CABA), con 34 casos de coronavirus. Horas más tarde, se conoció que 19 personas -entre las que se encontraban médicos, empleados de farmacia y enfermeras- contrajeron el COVID-19 en el Hospital Italiano, también ubicado en la Ciudad de Buenos Aires. Paradójicamente, diás atrás pasó por el Hospital Belgrano el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, quien ayer se realizó un test de coronavirus y dio negativo. Voceros oficiales del gobernador afirmaron a este medio que «Axel no estuvo con los contagiados ni en la zona hospitalaria, sólo visitó obras. No tiene ningún síntoma y hace actividad normal».

El delegado de CICOP en el Hospital Belgrano, Orlando Restivo, explicó a El Grito del Sur que en la última asamblea decidieron «llevar la propuesta de hacer testeos a todo el personal y licenciar a aquellos que están en funciones, con excepción de los profesionales que atienden a los pacientes internados con COVID-19. Esa propuesta no fue aceptada hasta ahora por las autoridades del hospital». «Aunque llegaron insumos y Equipos de Protección Personal, éstos son insuficientes para una contingencia en la que aumenta sensiblemente el número de casos dentro y fuera del hospital. Pese a que advertimos sobre los peligros que enfrentábamos, se hizo caso omiso de nuestra opinión y se polemizó con el uso del barbijo estableciendo una especie de grieta, lamentable, entre quienes estamos a favor y los que amparados en discutibles opiniones científicas y epidemiológicas, nos decían que no era el momento, que no estábamos en fase II», se lamentó.

Restivo agregó que uno de los motivos de la propagación del coronavirus entre el personal de la salud es que «todos trabajamos en varios lugares. Dentro del Hospital Belgrano, el 90% tiene doble empleo». «Acá se puede contagiar cualquiera. Estamos dentro de un hospital en el que está circulando el virus. El principal temor es que no tenemos todas las condiciones apropiadas para protegernos del contagio», concluyó.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cuatro casos de coronavirus en la cárcel de Devoto