Sólo el martes hubo 26 nuevos positivos

Ya son más de 100 los casos de coronavirus en hogares para niñes y adolescentes de la Ciudad

En uno de los hogares porteños hubo 26 positivos sobre 29 personas testeadas, entre pibes y trabajadores del lugar, lo que encendió las alarmas. Los casos se dispararon durante la última semana y expusieron la falta de inversión en las instituciones que contienen a pibes y pibas con vulnerabilidad. "La respuesta del Estado debe ser más rápida y eficiente", dijeron desde la Comisión de Seguimiento del Tratamiento Institucional de Niñas, Niños y Adolescentes de la Defensoría General de la Nación.

Entre el 11 de abril, día en que se confirmó el primero de los casos, hasta ayer, se acumularon más de un centenar de positivos de coronavirus en los hogares y centros de salud mental y contención para niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad de la Ciudad de Buenos Aires. Del total de 126 contagios, más de 50 se dieron entre los trabajadores y las trabajadoras de esas instituciones; los restantes 76, entre los propios menores de edad.

El conteo se actualiza a diario a partir del revelamiento que la Comisión de Seguimiento del Tratamiento Institucional de Niñas, Niños y Adolescentes de la Defensoría General de la Nación realiza a partir de entrevistas con el personal de más de medio centenar de instituciones que asisten a pibes y pibas, como el Hospital Tobar García, los hogares Vallecito y el PRONAT´S (para adolescentes mujeres), y los centros de día como La Boquita y el Caina, entre muchos otros.

Hasta ahora, el Gobierno porteño, del que dependen buena parte de esas instituciones, no lleva un conteo oficial de los casos, por lo que el relevamiento de la Comisión ofrece una dimensión real sobre el impacto que está teniendo el famoso «pico de contagios» no solo entre los chicos y chicas de la Ciudad que más necesitan del apoyo del Estado, sino entre los propios trabajadores que los asisten.

Durante las últimas semanas, fueron varios los reclamos gremiales que los trabajadores de varios de esos dispositivos elevaron a la directora general de Niñez y Adolescencia del Gobierno porteño, Carolina Díaz. La principal es la falta de inversión en el sector. Los trabajadores acumulan una carga de trabajo extra y piden que se amplíen los grupos interdisciplinarios para cubrir las necesidades de los propios chicos. También, mejores condiciones estructurales y un protocolo de acción específico para su área. Todos reclamos que fueron desoídos.

En ese sentido, la Comisión le envió a Díaz un pedido de informes para que dé cuenta de esas y otras situaciones que no están funcionando como deberían y que favorecen el crecimiento de los contagios. De hecho, en uno de los hogares en los que se testó ayer, confiaron a El Grito del Sur, se dieron 26 positivos sobre un total de 29 personas, entre niñes y trabajadores.

Alertan sobre la situación del Moyano tras el suicidio de una paciente con Covid

«Cuando se presenta un caso, los trabajadores, como es lógico, tienen miedo de ir a trabajar. No hay, tampoco, refuerzo de personal para cubrir las guardias necesarias y encargarse así del cuidado de todos los niños. Y son esenciales, desde el primer día, algo que muchas veces las autoridades no valoran como deberían. Hemos notado que el Gobierno muchas veces no se ha ocupado como debería, teniendo en cuenta la gravedad de la situación. Muchas instituciones y sus trabajadores están solos, arreglándose como pueden», relataron a este medio desde la Comisión.

«También recibimos quejas de demora cuando los trabajadores piden un hisopado en la institución o para que se ponga en práctica un protocolo específico. Nos parece además que debe hacerse una inversión mayor en infraestructura para que el asilamiento dentro de las instituciones sea más efectivo. Hubo falta de presupuesto para higiene y cuidados, que en algún momento se arregló con subsidios. Pero como todas las desigualdades que expuso la pandemia, en el caso de las instituciones de niñez también lamentablemente lo notamos. La respuesta del Estado debe ser más rápida y eficiente», concluyeron.